sábado, 23 de abril de 2011

Un cultivo que también da mucho trabajo

Por Clarín Rural

Expertos del instituto dicen que, en los diez próximos años, puede generar 400.000 puestos de trabajo.
Agregar valor en origen para generar más trabajo y duplicar los niveles de producción. Esa es parte de la formula para el crecimiento del país que estuvo en boca de muchos especialistas el fin de semana pasado en Marcos Juárez, Córdoba. Allí se llevó a cabo la muestra Inta Expone de la Región Pampeana. En ese marco, Mario Bragachini, el reconocido técnico del INTA Manfredi, dijo que “la cadena de la soja, con el paso de la producción primaria hasta la góndola, en 10 años puede generar 400.000 puestos de trabajo”.

Según el especialista, las 31 cadenas agroalimentarias de la argentina generan 1,9 millones de puestos de trabajo. La soja, por su parte, genera actualmente 197.000 puestos, el 10% de lo que generan las cadenas agroalimentarias, pero se lleva el 58% del área de siembra. “Por esto, insistimos en convertir a estos granos en productos balanceados, con posibilidades de que se transformen en carne bovina, porcina, caprina, aviar, leche y también pescado; así llegaremos en el año 2020 a 400.000 puestos de trabajo sólo en esta cadena”, detalló Bragachini.

En la misma línea, Cristiano Casini, coordinador de agroindustria del INTA, remarcó que el objetivo de la institución es que en la próxima década la Argentina sólo exporte productos con más agregado de valor.
Con la agroindustria como foco, Casini estimó que de las casi 100 millones de toneladas de granos proyectadas para la cosecha de esta campaña, el 45% se almacenará en bolsas plásticas. “El desafío también es agregarle valor a los granos que están dentro de la bolsa, transformándolos en expeller, harina y carne hasta llegar a la góndola”, remarcó. Y destacó los nuevos nichos que se están buscando para el uso de los granos, como la piscicultura, que está creciendo mucho y posee un gran potencial de desarrollo en el norte del país.

Por su parte, Bragachini se refirió a la importancia del agregado de valor en origen en relación al impacto social y económico. “En los últimos años se instalaron 200 plantas de extrusado-prensado de soja que producen aceite y expeller a nivel de pymes; esto se traduce en más de 1.300 puestos de trabajo directo que, además, le permiten al productor recibir una mayor renta por el grano de soja”, dijo. Luego, señaló que en 2016 unas 250-300 plantas de extrusado-prensado de soja procesarían el 7% de toda la producción de soja del país. “Es importante que el productor comprenda que asociarse es una ventaja”, concluyó el técnico.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...