miércoles, 22 de enero de 2014

¿Gran Bretaña es capaz de derrotar a China?

¿Gran Bretaña es capaz de derrotar a China?(La Voz de Rusia) - Los efectivos del Ejército Popular de China totalizan 2,3 millones, mientras que el Ejército británico, tan solo 225 000. No obstante, Gran Bretaña, que ya hace tiempo no se cataloga entre grandes potencias militares, lleva todas las de infligir una derrota a China, a condición de que el conflicto se produzca a una distancia igual entre ambos países, manifestó el profesor del británico Royal United Services Institute (Instituto Real de Servicios Unidos), Malcolm Chalmers.

Estos años últimos, el desarrollo de las FFAA de China acapara la atención del mundo, mientras el Ejército británico atraviesa una interminable fase de reducciones presupuestarias y numéricas. Ello no obstante, Gran Bretaña dispone de impresionantes recursos para trasladar sus tropas a las zonas alejadas del mundo, al tiempo que algunas unidades británicas por su dotación técnica y nivel de instrucción superan las chinas.

Igual que antes, Gran Bretaña dispone de mayores posibilidades que China para emplear fuerza en las zonas alejadas, digamos, en África u Oriente Próximo. Y no se trata únicamente de la cantidad del material de guerra que pueda ser rápidamente transportado, sino también de una rica experiencia de librar acciones de combate en diversas regiones del planeta que los británicos adquirieron siglos atrás, y ahora la aprovechan y multiplican.

Pese a sus minúsculas dimensiones, las FFAA de Gran Bretaña hacen acto de presencia permanente en diversas regiones y zonas climáticas, proporcionando el apoyo logístico, manteniendo en buen estado técnico el material, la salud de los efectivos y en alto la disponibilidad operacional. Aparte de ello, los británicos poseen una rica experiencia de combate en estas áreas. A rasgos generales, por su experiencia, nivel de adiestramiento y disponibilidad para pelear en zonas alejadas del planeta, con los británicos pueden compararse tan solo los estadounidenses y, en menor grado, los franceses.

Pese a los constantes recortes del presupuesto, las posibilidades técnicas de Gran Bretaña en materia de proyección de poder no tienen nada que envidiar a las de China. Los buques de guerra de la Royal Navy va disminuyendo constantemente, y ahora los británicos ni siquiera tienen un solo portaaviones capaz de cumplir misiones de combate, aunque hacia 2020 se planea construir y entregar a la Armada dos portaaviones del modelo CVF ("Queen Elizabeth"), capaces de llevar a bordo hasta cincuenta aeronaves cada uno.

El único portaaviones chino, de momento, no está en condiciones de cumplir misiones de combate. Los pilotos de la aviación naval china solo reciben el adiestramiento indispensable, y transcurrirá basta tiempo hasta que aprendan a actuar en condiciones complejas. Tomando en consideración la experiencia atesorada y las posibilidades de contar con la asistencia técnica de EEUU, los portaaviones británicos estarán listos mucho antes para actuar en zona alejadas del globo que los dos barcos chinos, actualmente en proceso de construcción.

Gran Bretaña dispone de una fuerte aviación de transporte militar, capaz de cumplir misiones estratégicas: ocho aviones C-17A Globemaster II y treinta y dos aparatos C-130, incluyendo los novísimos C-130J. Igual que antes, Gran Bretaña supera a China por el número de submarinos atómicos multipropósito (seis contra cinco), siendo de señalar que su nivel técnico y el adiestramiento de las tripulaciones son mucho más altos que los de los chinos. Tampoco cabe olvidar que Inglaterra es el único país del mundo que utilizó submarino atómico en combate real, al hundir en 1982 el crucero argentino “General Belgrano”.

Desde el punto de vista de la presencia económica en zonas alejadas del mundo, China ya hace tiempo que dejó atrás a Gran Bretaña y Francia, pero no puede decirse lo mismo en cuanto su capacidad para garantizar la seguridad de sus ciudadanos y bienes en el extranjero. Londres participa activamente en la guerra contra el terrorismo, capitaneada por EEUU, sus unidades militares están presentes no solo en Afganistán, sino también en Chipre, Oriente Próximo y territorios británicos de ultramar. Francia ha lanzado una eficaz campaña en Malí, ahora sus unidades están desplegadas en la República Centroafricana. Por ahora cuesta trabajo imaginar que los militares chinos sean capaces de realizar algo parecido.
Al propio tiempo, es evidente que China no ahorra energías por ampliar la geografía de su presencia militar. 

Los contingentes chinos participan cada vez más enérgicamente en las misiones de mantenimiento de la paz a escala mundial. Ya prestaron servicio en otros continentes miles de militares chinos, y no solo ingenieros y médicos, sino también unidades de combate. 

China incrementa rápidamente el número de sus aviones militares de transporte, desarrolla su propio avión de transporte pesado. La Fuerza Aérea china adquiere la experiencia de despliegue en otros países al participar en maniobras conjuntas con Rusia y Turquía. En los astilleros del gigante asiáticos se construyen barcos oceánicos. A menudo, los problemas técnicos se solucionan más expeditamente que los técnicos u organizativos. Ello no obstante, ya hacia el próximo decenio, el Ejército de China puede llegar a ser una fuerza de importancia global.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...