jueves, 23 de enero de 2014

Qué hay que saber del programa S80

Por Cesar Pintado - Atenea.digital







Lejos de ser un derivado avanzado del Scorpène francés, los S-80 españoles están muy por delante de los últimos submarinos de propulsión diesel-eléctrica. Por ejemplo, frente a la AIP (Air Independent Propulsion) clásica, la ventaja del S-80 reside en su tecnología de propulsión: no depende del hidrógeno, usa el bioetanol como combustible y además cuenta con una pila de combustible que no necesita un hidrógeno puro al 100%.
La idea de Navantia es convertir el astillero de Cartagena en un referente internacional en el diseño y construcción de submarinos de propulsión AIP, y lo está consiguiendo. Las armadas de Australia, Noruega e India ya se han interesado por el S-80. Una demanda potencial de hasta 30 unidades, que no se puede dejar pasar, pero volveremos sobre eso.

El desarrollo del S-80 comenzó hace más de tres décadas cuando empezaron a realizarse los primeros estudios preliminares (1982-1991). En ellos se vio claramente la necesidad de separar el proyecto de la plataforma del sistema de combate. Para la propulsión se estudió incluso la posibilidad de dotar el submarino con un reactor nuclear de baja potencia, aunque esa alternativa quedó pronto descartada.

A finales de los años 90 y principios de los 2000, se realizó la definición del programa. En el segundo trimestre de 1997 se reinicia el programa S-80 con el comienzo de la fase conceptual del proyecto. El estudio de viabilidad se realiza a lo largo de 1998 y en el primer trimestre del 2000 se dispone ya del "Proyecto Básico del Buque". Al año siguiente se actualizan los requisitos operativos de los nuevos submarinos y a lo largo de 2003 se desarrolla la documentación necesaria para la fase de desarrollo y construcción. La orden de ejecución de los cuatro primeros submarinos de la serie se firma en marzo de 2004.

Al final del programa del S-80 quedó planteado como dos proyectos distintos pero integrados, por un lado la plataforma, responsabilidad de Navantia, y por otro el sistema de combate con Lockheed Martin y Navantia. Las demoras se acumularon en las dos décadas anteriores debido en buena parte a las dudas e indecisiones de la Armada, a la escasez de presupuestos y a los cambios en el orden de prioridades.
Otras causas fueron la selección de los socios tecnológicos, los cambios en el proyecto y la necesidad de que pudiesen lanzar misiles de crucero.
Así se creó el consorcio para el desarrollo y comercialización de un nuevo submarino para exportación, participado a partes iguales entre Navantia y DCNS. A lo largo de los años hubo declaraciones que apuntaron a que el Scorpène podría finalmente ser el submarino S-80, pero fue el propio retraso del proyecto lo que obligó a buscar un producto más avanzado.

Finalmente, en los primeros días de enero de 2004 se dio la luz verde a las cuatro unidades. A pesar de que la primera entrega estaba prevista para 2011, diferentes problemas técnico hizo que se retrasara hasta 2015 y finalmente hasta 2016 ó 2017, objetivo con el que actualmente se trabaja tras solventar los últimos problemas técnicos detectados, relacionados con el sobrepeso y el excesivo tamaño de su unidad de propulsión.

En principio, se estima que el plazo de construcción de las cuatro unidades previstas sería de diez años, invirtiéndose en cada submarino 69 meses seguidos de un período de pruebas de 24 meses para el primero de la serie -que ahora es el S-82-y 15 para el resto, tiempos que ahora, posiblemente, se acorten.

Si bien los S-80 están proyectados para realizar misiones de muy diverso tipo, las clásicas seguirán siendo guerra antisubmarina, guerra antisuperficie, protección de la fuerza naval, minado ofensivo y adiestramiento de buques de superficie, aviones y helicópteros en guerra antisubmarina. Otra faceta interesante la constituyen las operaciones de inteligencia y vigilancia.

Al margen de esto, se considera un programa de gran importancia estratégica por cuanto estos buques, dotados con misiles de crucero, son importante vector de ataque a tierra y en un elemento de disuasión esencial.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...