jueves, 24 de noviembre de 2016

Venden terrenos ferroviarios en Retiro para financiar una obra (III)

(La Razón) - El Gobierno subastará playones ferroviarios en desuso para poder construir el “Paseo del Bajo”. Estiman que esos lotes podrían valer US$ 300 millones.
Los terrenos están, en su mayoría, en desuso.
Los terrenos están, en su mayoría, en desuso.
La construcción del tan postergado Paseo del Bajo pretende una multimillonaria inversión que se financiaría a través de la Corporación Puerto Madero con aportes de la Nación y la Ciudad. Por un lado, con un crédito por 400 millones de dólares de la Corporación Andina de Fomento, mientras que los otros 250 millones de dólares vendrán de la venta de playones ferroviarios de Retiro que quedan al lado de Catalinas Norte, donde se autorizaría la construcción de oficinas.

El terreno en cuestión tiene 91.337 metros cuadrados y está delimitado por las avenidas Madero y Antártida Argentina, y las calles Cecilia Grierson y San Martín, frente a Puerto Madero. Se trata de lotes ferroviarios que, aunque en su mayoría se encuentran en desuso, algunas partes están operativas bajo figuras de concesión o con permisos precarios. Por ejemplo, en la esquina de San Martín y Antártida Argentina opera una estación de servicio de Dapsa; a pocos metros, la terminal de micros de la empresa Tienda León. Por Madero, hacia Cecilia Grierson, hay playas de estacionamientos, galpones y una terminal que es utilizada por ocho líneas de colectivos. Según consultores inmobiliarios, esos terrenos podrían valer US$ 300 millones.

El predio hoy corresponde a la Nación, como todos los terrenos ferroviarios. En la Ciudad afirman que hoy el valor es nulo, y que todo el dinero de la venta se usaría únicamente para el Paseo del Bajo.

En mayo de 2009 la Legislatura aprobó que se subastarán tres terrenos en la zona entre Leandro N. Alem, Córdoba y Madero. En ese momento, la operación se justificó en que el dinero recaudado se usaría para invertirlo en edificios escolares. La primera subasta se concretó en diciembre de ese año, y se obtuvieron $ 95 millones que pagó el grupo IRSA. En junio de 2010 se vendió la segunda parcela por $ 181 millones, al empresario Eduardo Constantini. La tercera fue rematada en noviembre de ese año, por $ 110 millones al Banco Macro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...