martes, 6 de diciembre de 2016

Retiro: remodelan la terminal de ómnibus

Escaleras fuera de servicio, uno de los problemas
Por Diego Cabot - LA NACION

El Gobierno licitará la reforma integral del predio y luego lo traspasará a la Ciudad.


Foto: Escaleras fuera de servicio, uno de los problemas

Pasará el verano con las postales de miles de viajeros en Retiro, arrumbados en una terminal de ómnibus carcomida por los años. Mientras, en el Gobierno terminarán de dar forma a una licitación para hacer una estación prácticamente nueva en el principal puerto de acceso terrestre de la ciudad de Buenos Aires.

Según los plazos que manejan los funcionarios que trabajan sobre el expediente, en marzo se llamará a una licitación internacional para remodelar Retiro y poner en valor ese predio de siete hectáreas en la zona portuaria.

El gobierno nacional, por medio del Ministerio de Transporte, será el encargado de manejar el proceso. Se tratará de una licitación internacional para reconstruir la terminal, a cambio de una concesión por 20 años.

En los últimos meses, el abandono y el peligro se hicieron palpables en la estación. Escaleras mecánicas fuera de servicio con basura acumulada en su interior, luminarias rotas o apagadas y poca seguridad en los accesos suelen componer un paisaje desolador, especialmente por la noche.
Resultado de imagen para retiro terminal de ómnibus
Con la entrega de la concesión se iniciará otro proceso. Sucede que la Nación tiene la intención de pasar a la Ciudad la terminal, que actualmente es una concesión nacional sobre terrenos también nacionales. Por lo tanto, la jurisdicción la retiene la Casa Rosada.

La idea es que el predio termine en manos de la administración porteña. Sin embargo, ese paso se dará después de que se llame a licitación y se elija una adjudicataria. Este camino permitirá entregar la explotación por 20 años y sortear la disposición que establece que el gobierno porteño no puede dar concesiones más allá de los cinco años sin intervención de la Legislatura.

El pliego establece que se inviertan 47 millones de dólares en un nuevo proyecto. Si bien no está escrito, hay algunos dibujos que realizó el arquitecto inglés Norman Foster, el mismo que diseñó la sede del Banco Ciudad en Parque Patricios que terminó por ser la Jefatura de Gobierno porteña. Entre los que han mirado los trazos preliminares de la licitación se dice que seguramente será ése el proyecto que avanzará.

Quien se presente deberá conseguir el financiamiento necesario como para hacer frente a toda la obra. Se quedará, claro está, con la explotación de uno de los lugares más concurridos de la Capital.

Actualmente, la terminal está en manos de Néstor Emilio Otero, un cuestionado empresario que ha sido citado por el juez Sebastián Ramos por irregularidades en los convenios de concesión. Además está acusado de haber pagado los alquileres de dos departamentos de lujo en la Avenida del Libertador y en la calle Cerrito al ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, condenado a un año y medio de cárcel en un juicio abreviado donde reconoció haber recibido dádivas de esta empresa que él debía controlar.

Desconcertados y desconfiados, los empresarios que ya estudian los pliegos dicen que la licitación tiene algunas cláusulas que benefician a Otero. Por ejemplo, la condición de haber operado una terminal de más de 31 dársenas entrega 15 puntos de los 100 que conforman el total de mérito.

En el Gobierno explican que a Otero le costará ser de la partida ya que, como está en una de las cláusulas, están impedidas de concursar las personas que tengan cuentas pendientes con la Justicia. Los transportistas, según los primeros trazos de la licitación, también estarán impedidos de presentarse.

Uno de los puntos importantes de proceso es la descripción del predio que se entrega. Precisamente para que no haya reclamos posteriores se realizó un enorme detalle de su estado: se trata de una crónica trágica del espeluznante estado de la infraestructura argentina, porteña en este caso. La puerta que millones de pasajeros utilizan por año para salir o ingresar a Buenos Aires exhibe condiciones de increíble deterioro.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...