domingo, 5 de marzo de 2017

Qué son los cartuchos wildcat

POR PABLO CRESPO - WEEKEND
Derivados generalmente de otros cartuchos comerciales, algunas de estas creaciones tienen un lugar destacado en el universo del tiro deportivo y de la caza. Por qué.

Si bien wildcat significa “gato salvaje” en inglés, es utilizado para denominar a aquellos cartuchos metálicos no comerciales, derivados de otros existentes. Las razones para crearlos pueden ser incrementar la velocidad y, por ende, la potencia o buscar una mayor precisión.

Para aumentar la velocidad y su potencia es necesario lograr una mayor capacidad en la vaina para el propelente. Y aquí nos encontramos con algunas variantes. La más obvia sería alargar la vaina, pero no es la más común por razones técnicas. El .357 Magnum nace de una vaina extendida del .38 Spl y el .44 Magnum del .44 Special, pero en ambos fue necesario que una empresa produzca esas nuevas vainas, por lo que son calibres comerciales. 
Resultado de imagen para .458 Lott
No así el caso del .458 Lott –un wildcat en sus comienzos– en el que se utilizó una vaina del .375 Holland & Holland a la que se enderezó quitándole el hombro y logrando una vaina recta con el mismo diámetro que la del .458 Winchester, pero más larga.
Otra variante es reducir la boca de la vaina, para utilizar un calibre de menor diámetro y peso en una vaina de mayor capacidad. Así nacieron los calibres comerciales como el .357 Sig, merced al agotellamiento de la boca de una vaina de .40 S&W a la que se le instaló un proyectil de menor diámetro.

Las variantes son infinitas y cada recargador puede diseñar su propio calibre. Hace un par de años coincidí, en un coto pampeano, con un cazador norteamericano que utilizaba un rifle monotiro. Cuando le pregunté por el calibre, extrajo un cartucho de su bolsillo y me lo dio. Era una vaina de .45-70 Gvt a la que se le había colocado una punta de .308 Winchester. Cuando le pregunté el porqué, me respondió que existe una gran variedad de puntas de ese calibre de diferentes pesos y formas, la vaina del .45-70 tenía mayor volumen y albergaba más pólvora, y al tener reborde le aseguraba una segura extracción en un arma de quebrar. Sin duda, todas buenas razones.

A principio de la década del ´80 un cartucho irrumpió con fuerza en el mundo de la precisión extrema: el 6 mm PPC. Fue creado por dos tiradores –Palmisano y Pindell– que partieron de una vaina del .220 Russian (que a su vez es una 7,62×39 recortada), a la que luego de reducir el diámetro de su boca le instalaron una punta de 6 mm. La combinación de sus componentes arrojó uno de los más precisos calibres para distancias superiores a 300 metros de la actualidad, empleado casi exclusivamente en la disciplina de bench rest.

Sin tantas complicaciones, otras veces con sólo cambiar el ángulo del hombro logramos un notable incremento en la velocidad. Fue la técnica utilizada por Roy Weatherby para la confección de gran parte de sus calibres.
Más propuestas

Ahora es el turno para los whisper (susurro en inglés), creados por J.D. Jones. Lo buscado es mantener una buena energía con velocidades subsónicas, para utilizar el cartucho en armas con supresores de sonido. Y la mejor forma de reducir velocidad sin bajar la carga es aumentar el peso de punta.

Basándose en ese precepto Jones crea el .300 Whisper, partiendo de una vaina de .223 Remington a la que –previa apertura de boca– le instala una punta calibre .30 de 250 grains. Efectivo y silencioso a cortas distancias.

Indudablemente para realizar un wildcat son necesario dies de recarga hechos a pedido –lo que en nuestro país no es dificultoso gracias a los hermanos De Luca (DLH)– y un cañón del calibre del proyectil recamarado para su nueva vaina. Lo que sin duda requerirá de un armero experto.
Resultado de imagen para .300 Whisper
Las variantes, como ya dijimos, son infinitas. Se calcula en más de 6.000 los wildcat que existen en la actualidad. Muchos pasaron (o pasarán) a ser calibres comerciales, otros cayeron en el olvido o son solamente utilizados por una minoría, y algunos tienen tan poca aplicación práctica que sólo sirvieron para materializar la fantasía de su creador.

Nota completa publicada en revista Weekend nº 534, marzo 2017.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...