Mostrando entradas con la etiqueta Comercio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Comercio. Mostrar todas las entradas

viernes, 18 de agosto de 2017

Cuál es la estrategia comercial que planea el Gobierno post elecciones

Cuál es la estrategia comercial que planea el Gobierno post eleccionesPor  MARIANO BELDYK - Cronista.com
El Ejecutivo tiene la mirada puesta en cuatro nortes. Así, se aspira a profundizar la integración del país en el mundo de aquí hasta que termine el mandato.

La Argentina hoy tiene acuerdos comerciales con un 10 por ciento del PBI mundial pero estamos en proceso de negociación con otro 40, del cual, la mitad es la Unión Europea". Así define uno de los máximos negociadores del Gobierno el estado actual y las aspiraciones de inserción internacional para lo que resta del año y el próximo, con misiones en diverso grado de desarrollo que recorrerán todo el globo, desde Chile a Turquía y de Kenia a la India.

Es que, para el Gobierno nacional, el 2018 arrancará antes de lo que indica el calendario, el 23 de octubre próximo, un día después de las legislativas. Y estará cruzado por un gran eje entre el Foro de la Organización Mundial del Comercio, en diciembre de este año, y la visita de los principales líderes mundiales durante el G20, en noviembre de 2018, ambos eventos bajo responsabilidad local. En el medio, se extenderá un año con cuatro nortes muy definidos en materia de comercio y búsqueda de inversiones.

Revivir la OMC

Desde los 90, el rol de este Foro se ha visto cuestionado por sus políticas a favor de los países más desarrollados, impulsando la liberalización de la industria, al tiempo que demoraba definiciones semejantes en el plano de la producción primaria. En este sentido, el mayor temor del Gobierno es convertirse en el sepulturero de la OMC, tal como se la conoce.

El afán de la Casa Rosada está puesto en lograr un documento lo más contundente posible en cuanto a compromisos reales con el librecomercio. Y algunas de las reformas que se plantean cada vez más viables tras el resultado de las PASO -tributaria, laboral y jubilatoria-, serían el gesto local de vitalidad y previsibilidad que sueñan los inversores internacionales. A la vez, esto ha puesto en alerta a algunos sectores sensibles de la economía local -como el textil- que apostaban a una moderación en el levantamiento de barreras proteccionistas si a Cambiemos lo castigaban en las urnas.

Hay quienes alertan de la agenda paralela que trae la OMC y de su potencial nocividad. "Lo que la OMC pretende ahora es la desregulación de servicios y, en específico, del comercio electrónico", sostiene Francisco Cantamutto, investigador del IDAES-Conicet y de la Sociedad de Economía Crítica. Y añade: "En muchos lugares, como la Argentina, estos servicios no están regulados a nivel nacional. Se plantea una suerte de desregulación preventiva de modo tal que ya no pueda ser revertido por una ley local a riesgo de ser penado en la OMC."

El ascenso de Donald Trump tampoco colabora con la revitalización del Foro. Por el contrario, la Casa Blanca dinamitó los procesos de integración multiregional, como el TPP, por considerarlos injustos y ha optado por renegociaciones bilaterales. Asimismo, las potencias europeas que sí disponen de voluntad de multilarelatidad, carecen de una postura unificada, sumidas en su propia crisis del Brexit. Y los emergentes, como China, no tienen todavía estatus pleno en la OMC para encarar esta articulación, señala Cantamutto. Ergo, construyen sus propios foros alternativos.

Frente a este panorama, el ancho de espadas que el Gobierno pretende arrojar a la mesa de la OMC en diciembre es, a la vez, la construcción más ambiciosa y complicada de las últimas décadas para Argentina: el Acuerdo UE-Mercosur. En el entorno presidencial, las posturas están divididas: los hay optimistas y los hay más optimistas aún.

Los primeros se conforman con una expresión sustancial que ratifique la voluntad política de la integración. Los segundos, más pragmáticos, apuestan a más: "La integración completa, pensado desde lo político, puede tomar años porque abarca una multiplicidad de capítulos. Pero lo comercial, lo que se puede activar de forma provisoria, ya está casi conversado desde lo técnico. Si hay voluntad política, sale", aseguró una alta fuente del equipo negociador a este medio.

Levantar las fronteras con la UE

La pelota está del lado europeo, en el campo alemán. Resta que Berlín informe qué cuotas habilitará para el ingreso de dos productos catalogados de sensibles por los productores locales: carne vacuna y etanol. El primer rubro es de competencia directa para la Argentina. El segundo, en cambio, atiende a la maquinaria productiva de Brasil. Pero los negociadores alemanes ya aclararon que no habrá definiciones hasta después de las elecciones federales de septiembre cuando Angela Merkel busque su reelección.

Los números que exhibe en público la Cancillería argentina son promisorios. De alcanzar el acuerdo, el Mercosur tendrá un acceso preferente al 17 por ciento del PBI mundial, una potencia comercial global que representa el 15% de las importaciones globales, emite el 33% de la Inversión Externa Directa y posee un ingreso per cápita promedio de casi u$s 30.000, una alta capacidad de consumo. Son, además, unos 500 millones de habitantes que seducir a lo largo de 27 países. Hasta allí, la letra oficial.

En privado, los negociadores argentinos reconocen que hay una asimetría palpable entre ambos bloques y eso puede significar problemas para algunos sectores. Pero confían en poder manejarla con la herramienta del trato diferenciado que le permite al Mercosur ofertar un universo del 87 por ciento de sus productos frente al 90 por ciento europeo. Esto significa que el bloque sudamericano podrá resguardar, temporalmente, hasta tres puntos más de su actividad productiva y que solo lo liberalizará en forma escalonada, a diferencia del levantamiento de barreras total e inmediato de la UE.

Existen, de hecho, una serie de canastas de productos en cierre con plazos de desgravación que van de los 5 a 15 años. ¿Qué sectores quedarán finalmente incluidos en el escudo absoluto de los 10 puntos y cuáles en el universo reducido de los tres puntos sujetos a una eventual apertura por plazos?
Esas son definiciones en las que el Gobierno trabaja, aunque los rubros más comprometidos no son secreto para nadie: textiles, calzado, parte de la industria siderúrgica y el sector automotriz. Para este último, por ejemplo, se trabaja en un trato especial para las autopartes, elevando la cota actual del Mercosur para el caso de los componentes europeos. En contraposición, el sector agrícola es uno de los que más entusiasmados se muestra en las rondas negociadoras con desembarcar al otro lado del Atlántico, libre de obstáculos. Tampoco será tan así porque también para ellos se fijarán volúmenes de ventas, a pedido de países como Francia o Polonia. Si en Argentina resiste la industria, en Europa lo hace el agro, en particular si se trata de actividad primaria con valor agregado. A todos los sectores afectados, el gobierno nacional confía en satisfacerlos con horizontes alternativos, para lo cual viene trabajando intensamente en la apertura de nuevos mercados.

Consolidar nuevos destinos

"Desde el Ministerio de Agroindustria, la apertura de mercados está direccionada a aquellos destinos donde hay una demanda real que responda a nuestra calidad y precio. Cada acción en el exterior es coordinada con la Cancillería, ya que las misiones son asistidas por las embajadas en destino, y la organización de los viajes son desarrollada con la Agencia de Inversiones", señala a 3Días la Secretaria de Mercados Agroindustriales de la Nación, Marisa Bircher. Hoy mismo parte una misión empresaria bajo su mando rumbo a Corea del Sur y Japón, solo una de las más de 45 acciones de promoción desarrolladas y ejecutadas en 2017.

El trabajo es coordinado entre la Cancillería, Producción y Agroindustria y apunta a fortalecer las economías regionales y el sector agroindustrial, en particular, las pymes. De los mercados abiertos en 2017, 12 se emplazan en América, siete en Asia, dos en Rusia y exrepúblicas soviéticas, del Asia Central, y dos en África. Las misiones se dirigen a una multiplicidad de destinos: Argelia, Chile, Brasil, Polonia, España, Nicaragua, Colombia, Alemania, Bolivia, Turquía, Nigeria, India, Kenia y, en gran medida, a los Estados Unidos, entre otros destinos. Uno de los que se trabaja con expectativas desde la Cancillería es Australia y Nueva Zelanda, con los que se espera arrancar negociaciones antes de fin de año. En todos los casos, el objetivo es sumar el mayor valor agregado a las ventas.

No es casual que Asia-Pacífico sea la región que ha concentrado el mayor nivel de atención y lo seguirá haciendo en 2018. Conforme a las proyecciones de la OECD, la clase media urbana se incrementará de 1800 millones a 4900 millones de habitantes en 2030 y el 60 por ciento se concentrará en esta región, con India, China e Indonesia como los países con mayor número y mayor demanda de alimentos, entre ellos, trigo, carne vacuna, porcina, aviar y azúcar. Le seguirá África, donde el déficit es mucho mayor y abarca una mayor cantidad de rubros.

"La clave es la diversificación, no estar atados a un solo destino. Para que no nos pase de nuevo lo que nos pasó con China con el aceite de soja", explicó un funcionario vinculado a las negociaciones. Pekín dejó de adquirir el producto elaborado y limitarse al grano, para procesarlo por cuenta propia. Argentina debió compensar esa pérdida de valor en la exportación con otros socios que aceptaran su aceite y lo halló en la India que hoy adquiere más de la mitad de la producción local.

México es otro de los destinos que podrían crecer en el mediano plazo, gestiones de la Cancillería mediante. Lo que se busca es conquistar el espacio perdido por Estados Unidos al empujar al gobierno de Enrique Peña Nieto hacia una renegociación forzada del NAFTA. La nación azteca figura en el puesto 22 entre los destinos de exportación argentinos, con ventas por apenas u$s 779 millones en 2016. La amenaza del muro despierta optimismo entre las cámaras de alimentos, cereales, aceites y avícolas de la Argentina por las oportunidades que comprende para los que quedan al sur de la pared.

Como principal importador de leche en polvo del mundo, y un gran comprador de alimentos, la complementariedad es promisoria. Solo las automotrices miran con recelo este acercamiento: frente a los 18 autos que se fabrican por operario a nivel local, México produce 40, gracias a una industria mucho más consolidada y salarios más bajos que repercuten en los precios hasta un 60 por ciento menor de los vehículos. A sabiendas de ello, el Gobierno promete no abrir este capítulo en una negociando de librecambio y respetar el acuerdo firmado en 2015 que demora el librecambio en el sector para 2019.

De igual modo, un segundo país del Norte con el que se comenzará a negociar en el corto plazo es Canadá, otro favor de Trump.

¿Abrir Trumplandia?

Los Estados Unidos es el tercer socio comercial de la Argentina. Desde 2006, la balanza comercial es deficitaria para nuestro país. Si bien el año pasado se ha logrado disminuir la brecha, resta aún equilibrar un déficit de poco más de u$s 2.000 millones entre ambos puertos. Además, el intercambio es cualitativamente desigual: desde el Sur se embarca producción primaria -combustible, minerales y alimentos- mientras que el Norte envía gasoil y manufacturas del rubro de la aviación, motores de autos, videojuegos y hasta grupos electrógenos.

Si bien el Gobierno se trajo los limones de Washington como conquista política -aún así la reapertura se prolongó por meses-, el negocio que realmente incide en el comercio bilateral y está en riesgo es el del biodiesel, 24 veces mayor al de los cítricos. En 2016, la venta de combustible verde totalizó u$s 1200 millones, el 60 por ciento de la producción local y el equivalente al 26 por ciento de las exportaciones a Estados Unidos. Se trata, además, del destino del 91 por ciento de estas exportaciones.

La Argentina ha presentado dos alternativas a Washington, aunque es la Comisión de Comercio la que debe resolverlo, un órgano autónomo del poder político.

Una opción sería limitar el posible arancel a un 8 por ciento ante el riesgo de que lo fijen en torno al 24 por ciento, lo que liquidaría las ventas al Norte. Es el mismo que baraja la Comisión Europea luego del veredicto de un panel de la OMC avalando la posición argentina contra la acusación de dumping pero que, paradojas al margen, podría caer si se cierra el acuerdo UE-Mercosur.

La segunda opción es fijar cuotas que limiten los embarques locales a Estados Unidos al volumen de metro cúbicos comercializados en 2016. Para esto, se necesita un acuerdo con privados, o sea, las grandes cerealeras como Bunge, Cargill, General Deheza, Dreyfuss y demás que concentran la producción sojera, y concretar la promesa de compensarles la pérdida con nuevos destino, o viejos, llegado el caso, si de recuperar el europeo se trata. Así se daría respuesta a la capacidad ociosa que tiene esta industria y que contribuye, al fin y al cabo, con sumar valor agregado a las exportaciones primarias argentinas.

Por supuesto, nada es gratuito y, en una ronda de negociaciones en Washington con el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaille, el secretario de Comercio Wilbur Ross -uno de los funcionarios con mayor ascendencia sobre Trump- le recordó la voluntad de Estados Unidos de ingresar al mercado local con su producción porcina, compitiendo con los brasileños. También aspiran a vender frutas con carozo de sus farmers y hasta carne vacuna.

En este último punto, choca con la intención argentina de recuperar las 20.000 toneladas que importaba el Norte hasta 2001, cuando un brote de aftosa bloqueó su ingreso. Desde mediados de 2015, el camino se ha despejado pero las ventas no se concretan.

La segunda y tercer exigencia de los negociadores de Washington son un tanto más complicadas, cabe decir: el endurecimiento de las normas que atienden a la propiedad intelectual y poner coto al uso de semillas propias de manera indiscriminada, con la opción de abonar regalías por su reutilización. Esto apunta directamente sobre el campo, la fuente de recursos alimenticios desde los cuales la Argentina pretende catapultarse en los próximos tiempos al mundo.

EE.UU. se abrió a los limones a cambio de la carne porcina

Macri y Pence, durante su reunión en Buenos AiresPor Fernando Bertello - LA NACION
Trump dio por habilitado el mercado argentino para sus ventas de cerdo; según el Gobierno, antes debe haber una inspección del Senasa; el país podrá exportar esos cítricos.


Macri y Pence, durante su reunión en Buenos Aires. Foto: Archivo 

Estados Unidos y la Argentina llegaron a un acuerdo, en el marco de la reciente reunión del vicepresidente norteamericano, Mike Pence, con el presidente Mauricio Macri, que le permitirá al país finalmente ingresar con sus limones en ese mercado, a cambio de que las autoridades sanitarias argentinas viajen para inspeccionar el sistema de producción porcina en EE.UU., que quiere colocar su producto en la Argentina.

El probable ingreso de carne porcina norteamericana es resistido por los productores locales, ya que EE.UU. tiene una enfermedad, denominada síndrome respiratorio y reproductivo porcino (PRRS), de la cual la Argentina está libre. Si bien el riesgo de transmisión por carne sería bajo, como sostienen algunas fuentes, lo cierto es que la enfermedad una vez instalada afecta severamente la productividad. En EE.UU., tenerla en un criadero puede implicar gastar o no US$ 500 más por madre en producción, según afirman los productores argentinos.

Anoche, fuentes oficiales de la negociación entre ambos países confirmaron que EE.UU. dio el visto bueno para el plan de trabajo para que la Argentina venda sus limones a ese mercado. Luego, la Cancillería informó que hubo una autorización definitiva de los norteamericanos.

En cuanto a la carne porcina, las fuentes señalaron que, si bien habrá una inspección sanitaria argentina a EE.UU., se seguirán los estándares de la Organización Mundial de la Sanidad Animal en cuanto a sanidad. Esa organización plantea criterios técnicos duros. "Todavía tiene que haber una aprobación del Senasa", expresó la fuente oficial.

Ayer, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció desde la página web de la Casa Blanca que su país comenzará a exportar carne porcina a la Argentina luego de 25 años. "El anuncio de hoy es una gran victoria para los productores estadounidenses de carne de cerdo y demuestra que el presidente Trump está obteniendo resultados reales para los agricultores y rancheros de Estados Unidos", expresó el vicepresidente Mike Pence, según el comunicado con el anuncio de la decisión.

Estados Unidos es el principal exportador mundial de carne de cerdo y este acuerdo les abre un mercado potencial de 10 millones de dólares por año a los productores estadounidenses. EE.UU. reconoció, no obstante el triunfalismo de las declaraciones de Pence, que todavía debe haber una visita sanitaria argentina.

La comunicación de EE.UU. se produjo tras la visita al país esta semana del vicepresidente Pence, que se reunió con el presidente Mauricio Macri. Cuando Macri viajó a los Estados Unidos en abril pasado para entrevistarse con Trump, las autoridades estadounidenses reiteraron un pedido para entrar con carne porcina y así competir con Brasil, el país que más vende este producto a la Argentina. En ese momento, trascendió que fue el ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien recogió la solicitud y hasta ensayó un compromiso.

Pence volvió sobre el tema en su visita y, según confiaron algunas fuentes, allí se dio el entendimiento político para que la Argentina pueda colocar sus limones a cambio de la inspección por la carne porcina.

En tanto, fuentes oficiales señalaron que están avanzadas las negociaciones para que la Argentina venda carne vacuna, carne ovina patagónica y cítricos dulces. En el caso de la carne vacuna, el país le ganó un panel a EE.UU. por la demora en reabrir su mercado y técnicamente ya cumplió todos los pasos formales.

Apenas EE.UU. ayer hizo el anuncio que favorece a sus productores porcinos, aquí hubo críticas de entidades del sector si la Argentina habilita ese ingreso de carne de cerdo. "Sería un suicidio desde el punto de vista sanitario", señaló Juan Uccelli, presidente de la Asociación Argentina de Productores de Porcinos, en relación con la enfermedad que tiene EE.UU. "Es una enfermedad que jode a la producción", indicó. Agregó que a ese país no se le está pidiendo el mismo rigor en materia de protocolos sanitarios que a otros que venden a la Argentina, como Dinamarca y Canadá.

En tanto, desde Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, su presidente, afirmó que en la entidad hubo una decisión de no avalar el ingreso de carne porcina estadounidense. "Corremos el riesgo de meter una enfermedad que no tenemos", subrayó el dirigente rural. Agregó que el país debería exportar a EE.UU. carne vacuna porque ya le ganó un panel para la reapertura. "No hay que hacer ningún canje", apuntó.
Con la colaboración de Rafael Mathus Ruiz, desde Washington

miércoles, 16 de agosto de 2017

Acuerdo bilateral para aumentar el comercio agrícola con EE.UU.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, junto al vice presidente de Estados Unidos, Mike PencePor Martín Kanenguiser - LA NACION
La presencia de Pence generó entusiasmo entre los empresarios reunidos en la Bolsa de Comercio.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, junto al vice presidente de Estados Unidos, Mike Pence. Foto: AFP 

Con música de fondo y muy aplaudido, el vicepresidente de los Estados Unidos, Michael Pence, aseguró ayer que llegó a un acuerdo con el presidente Mauricio Macri para que aumentar el comercio agrícola entre ambos países.

En un discurso pronunciado en la Bolsa de Comercio, Pence generó un fuerte entusiasmo entre los empresarios que colmaron el salón principal del edificio de 25 de Mayo y Sarmiento.

A las 15.40, minutos después de lo anunciado, el vicepresidente ingresó al recinto para hablar, básicamente, del compromiso de la administración Trump con América latina y la necesidad de promover políticas que aseguren la "prosperidad, la seguridad ciudadana y la protección de los valores democráticos".

En este sentido, marcó un claro contrapunto entre los avances registrados por la Argentina desde que asumió Macri y la "tragedia" que vive Venezuela, a la que calificó como un "Estado fallido".

Aunque la mayor parte de su discurso tuvo el objetivo de destacar el cambio de aire en América latina, Pence no dejó pasar la ocasión para elogiar a Macri. "El presidente Macri trajo una gran transformación, que generó crecimiento económico, y aplaudimos esas reformas", sostuvo el vicepresidente, señalado por muchos analistas como el potencial sucesor de Donald Trump.

Destacó como logro concreto que llegó a un acuerdo con Macri "para fortalecer el intercambio de productos comerciales" de ambos países. Previamente, Pence había estado en una reunión en la que, entre otros, participó el secretario de Comercio, Miguel Braun. Allí se habló del pedido argentino para que finalmente ingresen los limones y la carne vacuna, mientras que los norteamericanos quieren importar carne porcina.

La orden del presidente Macri a sus funcionarios fue avanzar en todo aquello que signifique "conveniencia mutua", pese a que la Cancillería no quiere que se haga un trato de "limones por carne porcina". Más pragmáticos, en el equipo económico entienden que hay que lograr que, luego de tantos anuncios, entren los limones a EE.UU., una medida que había sido anunciada, pero no concretada, por el entonces embajador ante Washington, Martín Lousteau.

Ante el pedido para interceder por la denuncia de los productores norteamericanos de biodiésel contra ese producto de la Argentina, Pence se limitó a decir que es un tema del secretario de Comercio, Will Ross, quien la semana pasada se reunió con Braun por esta y otras cuestiones. La sensación predominante entre los funcionarios y los empresarios argentinos es que avanzarán las sanciones por presunto dumping y subsidios, por lo que habrá que negociar un precio más alto más alto y redireccionar parte de las exportaciones a la Unión Europea.

Por otro lado, Pence destacó el arreglo de la deuda en default, el levantamiento del cepo cambiario, la reducción de las restricciones a las importaciones y de otras barreras. En cuanto a las inversiones, sólo mencionó la importancia de la participación de las empresas Exxon y Chevron en el proyecto de Vaca Muerta.

Lo escucharon los empresarios Paolo Rocca, de Techint; Eduardo Elsztain, de IRSA; Miguel Gutiérrez, de YPF; el presidente de la Sociedad Rural, Luis Etchevehere; el presidente de la Cámara de Comercio, Jorge Di Fiori; el presidente del HBSC Argentina, Gabriel Martino; el presidente del JP Morgan Argentina, Facundo Gómez Minujin; Guillermo Stanley, del Macro; el presidente de la Cámara de Exportadores, Enrique Mantilla, y su par de la Copal, Daniel Funes de Rioja, entre otros. También, estaba el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de los EE.UU., Myron Brillant, y el presidente de la AmCham Argentina, Alejandro Díaz.

Además, estaban el presidente de la UIF, Mariano Federici; el secretario de Comercio, Miguel Braun; el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, y los economistas Martín Redrado, Daniel Marx, Marcelo Elizondo y Beatriz Nofal.

Previamente, la delegación de empresarios que acompaña a Pence brindó una charla para los periodistas, en la que Brillant y Díaz destacaron la mejora en la situación de las inversiones para el país. Desde la US Chamber of Commerce destacaron el "impresionante cambio de ánimo" de las empresas norteamericanas hacia la Argentina. "Es el país de la región con mayor potencial para las inversiones", señaló un alto directivo. En ese sentido, Díaz reveló que existen "grandes chances" de que ingresen a la Argentina entre 15.000 millones y 16.000 millones de dólares entre 2018 y 2019, en caso de que el "proceso de transformación" emprendido por el Gobierno se consolide después de las elecciones de octubre.

El Estado vendió un inmueble en Palermo por US$ 1,9 millones

(La Nación) - Se trata de un predio ubicado en Godoy Cruz y Costa Rica, que fue adquirido por la firma de recolección de basura Ashira S.A.; el terreno tiene 685,5 m2 descubiertos
El predio vendido por US$ 1,9 millones está ubicado en Godoy Cruz 2014, en el barrio de Palermo.
El predio vendido por US$ 1,9 millones está ubicado en Godoy Cruz 2014, en el barrio de Palermo.

El Estado aprobó la ejecución de una nueva subasta de bienes públicos y adjudicó la venta de un inmueble en el barrio porteño de Palermo por US$ 1.870.000. Así lo oficializó la resolución 222/2017 de la Agencia de Administración de Bienes del Estado publicada hoy en el Boletín Oficial.

El terreno vendido está ubicado en Godoy Cruz 2043, entre las calles Costa Rica y Nicaragua y tiene 685,5 metros cuadrados de superficie descubierta. Además, cuenta con una edificación de 313 m2 descubiertos.

Según la resolución, firmada por Ramón Lanús y Pedro Villanueva, presidente y vicepresidente de la Agencia Admistradora de Bienes del Estado (AABE), la compañía adjudicada con el predio es Ashira S.A., una empresa que se dedica a la recolección de residuos y otros servicios de higiene urbana.

Congelar o bajar algunos precios, la nueva estrategia de los supermercados

Por Alfredo Sainz - LA NACION
Dos grandes cadenas reaccionaron ante la caída del consumo y el cambio de hábito de los usuarios.

Un regreso a las fuentes. Así podría definirse la acción Precios Corajudos que ayer anunció Carrefour, y que contempla el congelamiento por seis meses de una canasta de 1300 productos de marca propia. La propuesta llega para romper con una política sostenida de la cadena, con algunos vaivenes, durante los últimos 10 años basada en las acciones promocionales y los descuentos asociada con los bancos y la industria.

"Desde hace 35 años tenemos el compromiso de ofrecer «el precio más bajo garantizado». Con Precios Corajudos buscamos reforzar ese compromiso y brindar la más amplia gama de productos de calidad al mayor número de personas, dándole prioridad al precio. Estos 1300 productos representan el 80% de los artículos que forman parte de la canasta básica alimentaria, por lo cual se convierte en el mejor aporte que la compañía puede ofrecer a sus clientes para ayudar en la economía familiar", explicaron en Carrefour Argentina.

La acción incluye únicamente los productos de la marca Carrefour, que en realidad no son fabricados por la propia cadena, sino elaborados por terceros en un sistema conocido como "a facón". Las marcas propias son una propuesta relativamente conocida en la Argentina -los primeros antecedentes se remontan a la década del 70-, aunque a diferencia de lo que ocurre en otros mercados más desarrollados, donde su participación ronda el 40% de las ventas, a nivel local su incidencia sigue siendo minoritaria y ronda el 10% del total de la facturación de una cadena.

En realidad, Carrefour no fue la pionera en volver a apostar al precio en detrimento de las promos. Hace un par de semanas, Walmart anunció una campaña con más de un punto de contacto. Con el eslogan: "Precios imbatibles", la cadena fundada por Sam Walton retomó su tradicional política de "precios bajos todos los días" y lanzó un compromiso público de ofrecer una canasta de 480 productos con precios similares a los de los mayoristas, y disponibles todos los días y con todos los medios de pago (es decir, sin necesidad de participar de una promo).

Detrás de este tipo de acciones se encuentran las graves dificultades que enfrentan los grandes supermercados, que no sólo son víctimas de un consumo que no termina de reactivarse, sino también del cambio de hábito de los consumidores.

Como pasó en 2002, en los últimos dos años y coincidiendo con el declive de políticas impulsadas durante el kirchnerismo, como el plan Precios Cuidados, se intensificó un proceso de éxodo de clientes de los hipermercados a los mayoristas.

El Gobierno, satisfecho

Cadenas como Maxiconsumo, Diarco o Vital reconvirtieron sus locales para hacer convivir a su tradicional clientela, compuesta por pequeños comerciantes, almaceneros y supermercadistas chinos, con los consumidores finales que se volcaron a los mayoristas buscando precios claros. En este sentido, un dato a tener en cuenta es que según un relevamiento de la consultora Scentia, sólo el 45% de los hogares argentinos considera que las promociones de los supermercados son convenientes y el 73% cree que las grandes cadenas aumentan los precios antes de lanzar una promoción. Este último punto no es menor, aunque los especialistas del sector relativicen que se trate de maniobras masivas.

La decisión de Carrefour y Walmart de volver a apostar por el precio fue bien recibida por el Gobierno. "Por fin los supermercados están viendo que es por acá, que la agenda de transparencia en los precios de consumo masivo que impulsa el Gobierno está en sintonía con el cambio cultural del consumidor que reclama honestidad en la propuesta comercial y que rechaza las ofertas distorsivas. Por otra parte demuestra la confianza en la baja de la inflación de dos empresas internacionales", explicó a LA NACION una fuente cercana a la Secretaría de Comercio.

1300 Productos - Carrefour anunció ayer el congelamiento por seis meses de una canasta de artículos de marca propia a la que bautizó como Precios Corajudos

sábado, 12 de agosto de 2017

Avanzan con EE.UU. para destrabar exportaciones

Por Rafael Mathus Ruiz - LA NACION
Una misión del Gobierno pidió ayer por la carne, los limones y el biodiésel

Avanzan con EE.UU. para destrabar exportaciones
Avanzan con EE.UU. para destrabar exportaciones. Foto: Archivo

WASHINGTON.- Una misión comercial del gobierno nacional avanzó ayer con el gobierno de Estados Unidos en el sendero burocrático para destrabar o ampliar exportaciones argentinas por unos 260 millones de dólares de productos agrícolas y agroindustriales, incluidas las ventas de carne, frutas y biodiésel.

La misión, integrada por el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile; el secretario de Comercio, Miguel Braun, y el secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería, Horacio Reyser, mantuvo reuniones en el Departamento de Agricultura, el Departamento de Comercio y la Oficina del Representante del Comercio de Estados Unidos (USTR, según sus siglas en inglés) con el fin de ampliar el intercambio comercial, uno de los principales objetivos del oficialismo en la relación bilateral.

Buryaile se reunió con el secretario de Agricultura, Sonny Perdue. Los funcionarios argentinos mantuvieron además una conversación telefónica de media hora con el secretario de Comercio, Wilbur Ross, quien no se encontraba en Washington.

La agenda comercial estuvo dominada principalmente por tres productos: las ventas de carne, limones y biodiésel. Buryaile dijo que el Gobierno está resolviendo "rápidamente" los pedidos de información y las aclaraciones técnicas que ha solicitado el Servicio de Seguridad e Inspección de Alimentos (FSIS) sobre la carne de la Argentina, que perdió el mercado norteamericano en marzo de 2001 por un brote de fiebre aftosa que fue ocultado por meses.

"No hay ninguna cuestión sanitaria de fondo, sino de certificados y papelería. Quedan solamente algunas cuestiones burocráticas", dijo el ministro de agroindustria argentino.

Una vez terminado este último ida y vuelta, el país quedaría habilitado para volver a vender carne. Buryaile no espera nuevos pedidos de información. En los últimos tres meses, afirmó, la Argentina avanzó lo que "no avanzó en años". Pero el ministro tampoco quiso arraigar las expectativas respecto de cuándo llegará la luz verde.

"Yo no quiero poner fechas porque los servicios sanitarios tienen sus tiempos y las burocracias tienen sus tiempos. Hace 15 años que estamos esperando y vamos a entrar en muy poco tiempo", señaló.

Otro tema dominante en las discusiones comerciales: los limones. Buryaile afirmó que sólo resta la aprobación de Estados Unidos de un plan de trabajo operativo, una formalidad para terminar de levantar la veda. "En la próxima cosecha vamos a tener limones argentinos en Estados Unidos", prometió el funcionario argentino.

Más allá de las demoras burocráticas -que, en parte, se deben también al caótico comienzo que tuvo el gobierno de Donald Trump y las demoras en las designaciones de funcionarios y nombramientos en las segundas y terceras líneas de la administración-, los funcionarios argentinos se mostraron confiados en que todas las discusiones comerciales terminarán con un resultado favorable para la Argentina.

"Hemos coincidido todos en que estamos ambos países en un enfoque muy constructivo, muy pragmático de la relación de poner sobre la mesa todos los temas, hablarlos abiertamente, y resolverlos en forma rápida", dijo Reyser.

Negociaciones por el SGP

Otro tema pendiente: la denuncia de dumping de los productores de biodiésel estadounidenses contra productores argentinos. Reyser dijo que "hay mecanismos que Estados Unidos tiene que seguir", y que la delegación planteó la importancia de las exportaciones dentro del comercio bilateral, y el impacto que tienen en el déficit comercial de la Argentina con Estados Unidos, que ronda los 2500 millones de dólares.

"Nosotros miramos lo que hay para crecer en la relación porque el comercio está muy por debajo de lo que puede ser. Eso es lo que estamos mirando", agregó.

El Gobierno también cumplió con una serie de pedidos de la USTR para que la Argentina reingrese en el sistema general de preferencias (SGP), algo que permitiría reducir el arancel que pagan productos agrícolas y agroindustriales que favorecería a las economías regionales. A cambio, Estados Unidos quiere vender más carne de cerdo, carne vacuna y frutas.

La Argentina deberá primero superar una audiencia del USTR, y luego recibir la aprobación de Trump. Braun estimó que eso permitiría el ingreso con un arancel más bajo de productos que hoy representan ventas por unos 450 millones de dólares.

viernes, 11 de agosto de 2017

Relevaron 63 saladitas en toda la ciudad

Resultado de imagen para 63 saladitas(La Nación) - Estas ferias suelen ser lugares de falsificación de marcas y evasión.

Un relevamiento efectuado durante julio por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) registró una leve reducción en el número de ferias internadas, popularmente conocidas como Saladitas, en distintas áreas de la ciudad. La merma alcanzó el 3% respecto del mismo mes del año pasado.

Se contabilizaron, según un comunicado difundido por la CAC, 63 ferias, con una superficie promedio de 985 m2 y una cantidad media de 600 puestos. La cámara realiza un seguimiento sobre ellas, porque suelen ser lugares de falsificación y evasión, entre otras prácticas ilegales.

Con 23 Saladitas, el barrio de Floresta encabezó el ranking de zonas con más oferta de este tipo, en la avenida Avellaneda, la calle Bogotá y arterias aledañas. El segundo foco fue relevado en Once, con 18 ferias. Liniers sumó ocho ferias y Flores, cinco. En Constitución se detectaron tres; en Retiro y San Nicolás, dos en cada uno; una en Caballito, y una en Villa Crespo.

Del análisis de la mercadería comercializada surge que el rubro con mayor predominio era indumentaria y calzado, en casi todas las Saladitas. También se destacó alimentos y bebidas, que en algunos predios ocupó la primera posición. Desde la CAC denunciaron el peligro potencial que esto último representa para la salud de los clientes, ya que a menudo los puestos no cuentan con las condiciones de higiene apropiadas para la elaboración y conservación de comida.

La venta de productos falsificados o de dudoso origen fue constatada en el 52% de las ferias. Adidas, Nike y Puma estuvieron entre las marcas más afectadas.

En lo que respecta a condiciones de seguridad e higiene, el relevamiento de la CAC informó que buena parte de las Saladitas tiene significativas falencias. El 59% no dispone de salidas de emergencia o alternativas, y el 25% presentó claras deficiencias en las condiciones de limpieza.

La disponibilidad de agua potable fue más positiva: el 85% de los predios contaba con ese suministro. En tanto, el 82% de las ferias ofrecía sanitarios para el público y sólo el 26% carecía de matafuegos.

martes, 8 de agosto de 2017

Rusia entregará aviones militares a Indonesia a cambio de aceite, café y té

(T13.cl) - El país firmó la semana pasada con Rusia un protocolo de acuerdo que prevé la compra de 11 cazas rusos Sukhoi a cambio de productos de primera necesidad.
Resultado de imagen para Indonesia va a adquirir 11 aviones caza rusos
Indonesia va a adquirir 11 aviones caza rusos a cambio de aceite de palma, café y té para aprovechar las nuevas sanciones internacionales contra Rusia, anunció este martes un portavoz del ministerio indonesio de Comercio. 

Indonesia firmó la semana pasada con Rusia un protocolo de acuerdo que prevé la compra de 11 cazas rusos Sukhoi a cambio de productos de primera necesidad, indicó Marolop Nainggolan, portavoz del ministerio indonesio de Comercio. "La idea fue lanzada el año pasado, algunas personas sugirieron que Indonesia canjeara sus principales productos contra los aviones", dijo a la AFP Marolop Nainggolan.

A comienzos de agosto, Estados Unidos y la Unión Europea adoptaron nuevas sanciones económicas contra Rusia, ya sea por su supuesta injerencia en la elección presidencial estadounidense o por la anexión de la región ucraniana de Crimea. Esas sanciones pueden ser una buena noticia para Indonesia, estimó por su parte el ministro indonesio de Comercio, Enggartiasto Lukita. "Es una oportunidad que no debemos perder de vista", declaró Lukita la semana pasada en Moscú.

Este acuerdo, que será implementado por el conglomerado ruso Rostec y el grupo PT Perusahaan Perdagangan Indonesia, podría abrir la vía a otros acuerdos bilaterales en los sectores de la energía y la aviación civil.

El anuncio de este acuerdo tiene lugar el día en que el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, inicia una visita de dos jornadas a Indonesia.

lunes, 7 de agosto de 2017

Buscan un acuerdo de libre comercio con México, pero sin incluir los autos

Los autos no serán parte del acuerdo de libre comercio con México
(La Nación) - Una delegación del Gobierno llega hoy a ese país, con la idea de cerrar el trato antes de fin de año; alimentos, aceites y químicos, los rubros con más potencial; advierten por la competitividad local.



Los autos no serán parte del acuerdo de libre comercio con México. Foto: Archivo.

"No se va a negociar autos, sí todo el resto de las cosas", adelantó a LA NACION una fuente de la delegación, con la condición de no ser identificada. "Además, para autos se acaba de firmar un acuerdo que está vigente", dijo, en referencia al acuerdo que se firmó en 2015 y que rige hasta 2019.

Para muchas otras industrias -no así la automotriz-, México es un mercado casi tan atractivo o más que el de la Unión Europea, con la que se negocia por estos días vía Mercosur. De ahí que a la delegación oficial, integrada por el secretario de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Horacio Reyser; el secretario de Comercio, Miguel Braun, y el subsecretario de Comercio Exterior, Shunko Rojas, se sumarán representantes de muchas de las principales cámaras empresarias locales: Copal (alimentos y bebidas), Ciara (industria aceitera), CERA (exportadores), CEC (exportadores de cereales), CAC (comercio) y CEPA (procesadoras avícolas).

En la CIRA (agrupa a los grandes importadores) dijeron a LA NACION que no irá nadie en su representación, pero sí viajarán dos socios de la cámara -"la facilitación del comercio es fundamental", declararon-, mientras que en la Sociedad Rural (SRA) explicaron que, si bien no van a participar de este encuentro, "sí se transmitió el interés concreto del sector agroindustrial por el mercado mexicano, que es el principal importador de alimentos de América latina". Y apuntaron: "Entre los productos que se busca incorporar están yogur, quesos, miel, genética bovina (reproductores en pie, semen y embriones), harina de trigo y de maíz, frutas (cítricas y de pepita) y carnes, entre otros".

"México es crucial", definió, por su parte, Daniel Funes de Rioja, presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal) y vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA). "En negociaciones internacionales, la Unión Europea es estratégica, pero es muy compleja por la protección agraria, agrícola y alimentaria. Antes del Nafta [siglas en inglés del Tratado de Libre Comercio de América del Norte], la Argentina exportaba a México más de US$ 400 millones en alimentos, que los perdió con el Nafta. Ahora vamos por eso", explicó.

Marcelo Elizondo, presidente de la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), destaca que México ocupa apenas el 22º lugar entre las exportaciones argentinas, con un volumen de ventas en 2016 por US$ 779 millones. Su arancel de importación promedio, en tanto, es de sólo 4,9 por ciento. "Es una economía abierta por sus muchos acuerdos -dice Elizondo-. Pero para la Argentina las trabas de ingreso son mayores, porque no hay un acuerdo de libre comercio".
Las importaciones en México representan el 37,5% del producto bruto interno (PBI), contra el 12% en la Argentina. Sólo el año pasado, dice Elizondo, representaron US$ 386.000 millones, mientras que sus exportaciones sumaron US$ 397.000 millones.

"El acuerdo con México no es casual. Tiene que ver con que ese país tiene una dispensa dentro del Mercosur, que les permite a sus miembros negociar por separado. Brasil ya lo tiene. Además, son economías muy complementarias. Es un gran importador de alimentos; por ejemplo, es el principal importador de leche en polvo del mundo. Veo mucho potencial en la relación bilateral", afirma Elizondo, para quien el tratado representa una gran oportunidad para los sectores de agroalimentos, manufacturados y algunos industriales, como autopartes y químicos.

Claro que, como todo tratado de libre comercio, también tiene sus exigencias. "Que la Argentina se abra va a exigir a las empresas argentinas prepararse para competir. México es una economía muy competitiva y con muchas empresas muy internacionales: el 80% de sus exportaciones van a los Estados Unidos, lo que significa que compite con ese país y prevalece", agrega Elizondo.

La industria automotriz argentina es, por lejos, una de las más reticentes a un acuerdo de libre comercio con México, y de hecho así se lo vienen haciendo saber al Gobierno. Para los empresarios locales del sector, el libre ingreso de vehículos mexicanos al país representaba más que una amenaza. Con costos mucho más bajos que los argentinos y una industria automotriz consolidada -México exporta desde allí a Estados Unidos, entre otros mercados-, muchos advertían sobre la imposibilidad de competir en el corto plazo.

De acuerdo con un informe elaborado por Adefa, la asociación que agrupa a las terminales locales, en la Argentina se producen 18 autos por operario, mientras que en México se producen 40,2 unidades, lo que implica una productividad un 120% superior. Un 0 km en la Argentina, en tanto, cuesta un 60% más que en México, mientras que el salario promedio de un trabajador local es un 85% más alto que el de un par mexicano.

domingo, 6 de agosto de 2017

Tras las sanciones de la ONU, el régimen de Kim Jong-un amenazó con responder a EEUU con un "mar de fuego"

Kim Jong-un, líder supremo de Corea del Norte.(Infobae.com) - Lo aprobado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas castiga a Corea del Norte con cerca de mil millones de dólares en ingresos anuales.

Kim Jong-un, líder supremo de Corea del Norte.
Corea del Norte amenazó este domingo con responder con "un mar de fuego" a las acciones militares o a las sanciones en su contra, tras la adopción en la víspera de nuevas medidas de presión sobre Pyongyang por parte del Consejo de Seguridad de la ONU.

"El día en que Estados Unidos se atreva a provocar a nuestra nación con armas nucleares o con sanciones, el territorio estadounidense será sumergido en un inimaginable mar de fuego", advierte hoy en un editorial el diario oficial norcoreano Rodong Sinmun.

El artículo acusa a Estados Unidos y a sus aliados de mantener su política "hostil" contra el país asiático y de arriesgarse a la "autodestrucción", y recalca la necesidad de que Corea del Norte cuente con armas nucleares para defenderse.

Resultado de imagen para sanciones de la ONU, el régimen de Kim Jong"El empeño de la banda de Trump por continuar en este atolladero sólo tendrá como consecuencia motivar más a nuestro Ejército, y dar más razones a la República Popular Democrática de Corea (nombre oficial del país) para poseer armas nucleares", destaca el diario del Partido de los Trabajadores.

El empeño de la banda de Trump por continuar en este atolladero sólo tendrá como consecuencia motivar más a nuestro Ejército. "La capacidad de emprender una potente guerra disuasoria es una elección estratégica de defensa para nuestro pueblo, que ya atravesó un conflicto bélico horrendo", añade el editorial.

Las sanciones adoptadas el sábado por el Consejo de Seguridad de la ONU elevan la presión al régimen que lidera Kim Jong-un con vetos a varios sectores de su economía, y envían un mensaje de unidad frente a la "amenaza global" que ve en sus ensayos con misiles.

Los quince países del organismo adoptaron por unanimidad una resolución que llevó un mes de negociaciones, y que reduce hasta en 1.000 millones de dólares (849 millones de euros) al año los ingresos que régimen de Pyongyang obtiene con sus exportaciones.

El texto incluye el veto a las exportaciones de carbón de Corea del Norte, que le supondrán al país una pérdida de 401 millones de dólares/340 millones de euros al año; de hierro (250 millones de dólares / 212 millones de euros); plomo (110 millones de dólares/ 93 millones de euros) y mariscos (300 millones de dólares/254 millones de euros), entre otras medidas contra empresas y entidades que apoyen los programas armamentísticos del país.

Con información de EFE.

Un triunfo necesario y esperado por Macri

Resultado de imagen para presidente Mauricio Macri en el plano regional. La suspensión permanente de Venezuela del MercosurPor Santiago Dapelo - LA NACION
El Presidente gestó el consenso frente al gobierno de Maduro.


Se trató de la primera batalla diplomática con consecuencias tangibles para la política exterior argentina, pero sobre todo para el posicionamiento del presidente Mauricio Macri en el plano regional. La suspensión permanente de Venezuela del Mercosur, que en rigor se trata de una expulsión, ratificó la ascendencia del jefe del Estado entre los líderes de América latina.

La Argentina impulsó la salida del país caribeño del bloque regional desde que Macri se hizo cargo del Poder Ejecutivo. En cada foro internacional, el Presidente denunció la violación de los derechos humanos y reclamó la libertad de los presos políticos. Tal vez pasó inadvertido, pero la única persona que no pertenecía a Cambiemos en el escenario triunfal del 25 de octubre de 2015 fue Lilian Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, el preso político más emblemático del chavismo.

Pero la posición de la Argentina siempre chocó con la falta de voluntad del gobierno de Uruguay. Eso fue hasta hace unos días. La decisión del régimen de Nicolás Maduro de sacar de sus casas a Leopoldo López y Antonio Ledezma el lunes pasado para llevarlos nuevamente a la prisión militar de Ramo Verde fue el disparador final para terminar de convencer al presidente uruguayo, Tabaré Vázquez.

Ni siquiera hizo falta un llamado entre los mandatarios. La elección de la cuestionada Asamblea Constituyente y las arbitrarias detenciones de los dos líderes más reconocidos de la oposición pusieron en estado de alerta a los cancilleres de los países miembros del Mercosur.

Fue el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, el que se puso al frente de las negociaciones con sus pares Aloysio Nunes (Brasil), Rodolfo Nin Novoa (Uruguay) y Eladio Loizaga (Paraguay).

Si bien desde el Gobierno aclararon que "la inserción inteligente en el mundo" es el principal éxito de la gestión diplomática de Macri, lo cierto es que la situación en Venezuela siempre fue un objetivo del macrismo, que ve en el régimen que domina los destinos de Venezuela desde 1999 una línea directa con el kirchnerismo.

En la última cumbre del Mercosur, hace dos semanas en Mendoza, ante un grupo reducido de testigos, Macri se mostró fastidiado por el resultado final del documento, pero al mismo tiempo rescató que ya nadie ponía en duda que en el país caribeño la democracia estaba en riesgo. "Pensar que hace dos años sólo nosotros hablamos de presos políticos y ahora nadie lo discute", resaltó el Presidente con satisfacción.

Hoy, con la suspensión de Venezuela consumada, Macri celebró una victoria personal. Es que pasó de la soledad más absoluta al respaldo total, única forma de que el Mercosur sancione a un integrante. "Mauricio fue quien tomó la iniciativa durante todo el proceso", destacó uno de los principales asesores del Presidente.

La vuelta de la Argentina al mundo -desde que asumió Macri se reunió con más de 50 jefes de Estado-, con las incipientes inversiones, aunque la gran mayoría aún espera un resultado positivo en octubre, sirvió de disparador para que los principales líderes del mundo pongan sus ojos en Macri. Pero el jefe del Estado necesitaba un triunfo de estas características para que no hubiera dudas sobre su lugar y representatividad en la región.

Otra clave de la gestión del caso venezolano fue la unificación del discurso de la Casa Rosada con el de la Cancillería. Es que durante la gestión de Susana Malcorra había diferencias. Mientras Macri era explícito en la denuncia, la ex canciller siempre promovía el diálogo y dilataba el pedido de sanciones.

Hoy, con la llegada de Faurie, las palabras de denuncia contra la represión y el autoritarismo confluyeron en un mismo sendero.

sábado, 5 de agosto de 2017

Ofensiva oficial para destrabar el mercado de EE.UU.

Resultado de imagen para Viajan funcionarios a Washington por carne y biodiéselPor Martín Kanenguiser - LA NACION
Viajan funcionarios a Washington por carne y biodiésel; también irán a México

El Gobierno buscará la semana próxima acelerar el tratado de libre comercio con México y destrabar el ingreso de algunos productos agrícolas en los Estados Unidos. Así lo indicaron a LA NACION calificadas fuentes oficiales, que precisaron que, por esta razón, viajarán el secretario de Comercio, Miguel Braun, y el secretario de Relaciones Económicas Internacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores, Horacio Reyser.

Primero estarán en México, donde avanzarán en la ampliación del Acuerdo de Complementación Económica (ACE) entre la Argentina y ese país, acordada por los presidentes Mauricio Macri y Enrique Peña Nieto hace un año en Buenos Aires. La intención es lograr un acuerdo de libre comercio.

Ofensiva oficial para destrabar el mercado de EE.UU.Luego, ambos funcionarios argentinos viajarán a Washington, donde, por la gestión del ministro de Producción, Francisco Cabrera, serán recibidos por uno de los hombres más importantes de la administración Trump, el secretario de Comercio, Wilbur Ross.

Ofensiva oficial para destrabar el mercado de EE.UU.. Foto: Archivo

Con 55 años de experiencia en el sector financiero antes de su entrada en el gobierno, Ross maneja la estrategia comercial de los Estados Unidos.

Resultado de imagen para destrabar el mercado de EE.UU.Por esta razón, Braun le planteará la necesidad de abrir el mercado norteamericano para una serie de productos argentinos, como la carne vacuna, vedada desde hace varios años. En este sentido, también se discutirá el pedido de los productores norteamericanos de ingresar el producto en la Argentina, que encuentra resistencia local por la "peste porcina" que hay en ese país; la idea es acordar un protocolo de seguridad.

La segunda cuestión se relaciona con el demorado ingreso de los limones argentinos a ese mercado, que presuntamente se había destrabado a fines del año pasado. "Hay cuestiones burocráticas sin resolver", admitió la fuente del gabinete nacional. Y subrayó que Braun también hablará sobre esta cuestión.

Resultado de imagen para destrabar el mercado de EE.UU.Respecto de la denuncia del dumping del biodiésel argentino, formulada por los productores norteamericanos, en el Gobierno creen que el conflicto finalmente se tendrá que resolver con alguna suba en el precio del producto local, aunque admiten que esa decisión lo volverá menos competitivo.

Otra cuestión, que no tiene tanta relevancia en términos numéricos pero sí como señal de distensión, es el reingreso de la Argentina en el Sistema General de Preferencias (SGP), que permite que algunos productos ingresen con un arancel reducido en los EE.UU. Al respecto, se espera que en noviembre llegue a Buenos Aires el jefe de la oficina del representante del comercio (USTR), Robert Lighthizer.

La Argentina, que ha tenido un déficit comercial estructural con los EE.UU. salvo en el período 2004-2007, logró en 2016 un intercambio bilateral de US$ 11.466 millones, con un déficit de US$ 2502 millones.

El rojo comercial se recortó en 2016 a la mitad respecto del resultado de 2015, pero se ubicó muy lejos del superávit de US$ 495,4 millones logrado por la Argentina en 2005, según las cifras procesadas por la Amcham Argentina.

Justamente, el biodiésel es el principal producto de exportación argentina a ese país, con ventas por US$ 1240 millones en 2016. Luego siguen los vinos y el petróleo crudo.

Según un informe de Abeceb, las exportaciones a EE.UU. crecieron 11,1% en lo que va del año, impulsadas por las ventas de biodiésel, que no se han frenado pese a las investigaciones por antidumping y subsidios que lleva a cabo Estados Unidos sobre ese combustible procedente de la Argentina.

"Las importaciones en cambio crecen tímidamente (1,1%), resultando en un menor déficit externo: US$ 1245 millones en los primeros seis meses del año, frente a 1417 millones en el mismo período del año pasado", indicó la consultora dirigida por Dante Sica.
Resultado de imagen para Viajan funcionarios a Washington por carne y biodiésel
Los principales sectores de exportación a EE.UU. son químicos, bienes agrícolas, metales y sus manufacturas, bienes de capital, minerales y combustibles, y automotriz.
Resultado de imagen para argenina exporta a EE.UU
Las principales importaciones desde Estados Unidos son químicos, bienes de capital, minerales y combustibles, autopartes, farmaceúticos y electrónicos.

La cámara de comercio norteamericana en el país, Amcham, destacó que EE.UU. sigue siendo el primer inversor extranjero directo en la Argentina, con un stock de US$ 19.800 millones, seguido por España y Holanda.

viernes, 4 de agosto de 2017

China, el Gran Hermano: la verdadera invasión del país asiático

Por  CLEDIS CANDELARESI - Cronista.com
Consecuencia de una estrategia de expansión global, y por el interés de garantizarse la provisión de energía y alimentos, empresas chinas ganan espacio en el mapa económico local con inversiones que van del petróleo a las viviendas modulares. 
China, el Gran Hermano: la verdadera invasión del país asiático
Se suele asociar el emprendedurismo chino a la amplia cadena de supermercados de tamaño mediano, precios convenientes para comprar vinos de primera marca y horarios de atención generosos. Ese link es correcto pero no hace justicia a la heterogénea gama de apuestas asiáticas en nuestro país, realizadas por empresas estatales o mixtas de primera línea, que invierten y producen básicamente en sectores primarios clave: energía, minería, transporte y alimentos.

Build Your Dreams (construye tus sueños) es la sugerente apertura de las siglas de BYD, empresa que se dispone a fabricar en Salta coches y micros eléctricos, planta muy próxima a una de producción de litio, imprescindible para las baterías que los propulsarán. Beijing Ghengdong montará un campamento de viviendas modulares para el personal que construirá las centrales hidroeléctricas sobre el Río Santa Cruz, con financiamiento y tecnología asiática. Mientras, Unipesca SA captura merluza y langostinos en costas marplatenses, al tiempo que Sinopec produce petróleo en la Patagonia y el ICBC se consolida en la banca minorista. Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC) es la empresa encargada de administrar la extensa y tecnológica base científico militar que China estableció en la Patagonia, con la promesa de cederle al Estado argentino un 10% del tiempo de uso de su tecnología de observación celeste. Y van...

Un paneo por sectores económicos muestra que hay presencia de empresas chinas que trasciende ampliamente la cadena de alrededor de 10.000 supermercados barriales en todo el país, montados básicamente por ciudadanos de aquel país naturalizados. También, que se gestan nuevas radicaciones, atraídas por las perspectivas de negocios diversos.

La ferroviaria CRRC participa en la renovación del Belgrano Cargas con ingeniería y equipamiento, pero desde la base de sus nuevas oficinas en Puerto Madero busca dónde instalar un gran taller de reparación ferroviario. Para ello tuvo contactos con Sergio Taselli, dueño de Materfer. Apenas un ejemplo de aquellos afanes.

Las firmas llegan solas o, según su fórmula preferida, se asocian a jugadores locales. Quizás el ejemplo más conocido es la vinculación de la petrolera Cnooc con Bulgheroni en Bridas, lo que no sólo consolida a los chinos como un importante productor de hidrocarburos a través de PAE (Pan American Energy) sino también como vendedora de combustibles bajo la marca Axxion.

Esta asociación se produjo en otros rubros como el automotriz, con el vínculo del Grupo Macri para la producción de los vehículos Chery en Uruguay. O la que ligó a Petro Ape, la subsidiaria de TCL Group, una de las mayores fabricantes de TV del mundo, con la local Radio Victoria para fabricar televisores en Tierra del Fuego. Joint venture que está en miras de consagrarse en otros tantos segmentos.

La modalidad de ganar espacio asume diversas formas. Con la compra a nivel mundial de Nidera y Noble, Cofco (China National Cereals, Oil & Foodstuffs) se consolidó en el negocio de las semillas, también en el mercado local. Y, de prosperar una operación que anima al gobierno de Mauricio Macri, otra firma de aquel origen podría ser proveedora de viviendas sociales modulares para las casas que se construyan con los planes oficiales del rubro. Chance que puso nerviosos a algunos constructores, pero que podría ganar el guiño de la Cámara que los nuclea.

Desde ingeniería ferroviaria, servicios bancarios de primera línea o de e-commerce, la presencia de firmas de aquel origen se va afianzando paulatinamente, como parte de una estrategia global que trasciende las particularidades de su vínculo con Argentina.

"Su política es posicionarse en sectores estratégicos como agro, energía o minería. Eso involucra a nuestro país", ratifica Ernesto Fernández Taboada, vicepresidente de la Cámara Argentino China.

Hay dos dimensiones estratégicamente asociadas por el gobierno de Beijing para afianzar su universo de negocios en territorio foráneo.

La comercial, en la que los chinos son claramente proveedores de bienes con alto valor agregado, íntegramente producidos allá o sólo ensamblados acá. Y la inversora, en la que producen acá lo que les interesa comprar (ahora o en el futuro) o en los bienes que les sirven para trasnacionalizar la producción de empresas que luego oficiarán de proveedoras de insumos.

El made in china va desde las lamparitas led, computadoras, químicos, calzados deportivos, teléfonos o trenes. Ambicioso catálogo diverso, promete serlo cada vez más. Se añadieron los tubos para gasoductos de Córdoba, la cerveza de arroz Tsingtao o los molinos eólicos o paneles fotovoltaicos para desarrollar proyectos de energía eólica que están en plena ebullición.

Así el último año se registró un déficit comercial cercano a los u$s 4500 millones: los productos primarios, protagonistas de las exportaciones argentinas, están muy lejos de equilibrar la balanza.

Más allá de los supermercados

La otra dimensión del vínculo es la inversora, menos visible para el ciudadano consumidor pero más eficaz para consolidar el entramado económico bilateral. En rigor, regional, ya que todos los especialistas coinciden en que la decisiones que involucran a la Argentina se enmarcan en una estrategia para América Latina y África, donde los chinos decidieron fortalecerse a partir de un plan diseñado en 2008.

Un documento oficial de ese año reveló la vocación del país actualmente gobernado por Xi Jinping de consolidar los vínculos con estos continentes en todos los ámbitos, incluyendo el deportivo y el cultural. Según la frase que se le atribuye al filósofo y orador romano Séneca, no hay vientos favorables para el barco que no tiene rumbo. China tiene propósitos definidos con antelación y los honra debidamente.

Según un trabajo de Abeceb, para el 2025 las inversiones chinas en América Latina se habrán incrementado más de 8,4 veces, llegando a u$s 250.000 millones. Una porción, alcanzará a este confín austral.

"Piensan a largo plazo y a través de programa plurianuales: hoy ya resolvieron su estrategia hacia el 2030", aclara Dante Sica, líder de esa consultora en temas económicos.

El otro papel clave de China es el de ser prestamista de última instancia, con swap de monedas o financiador de las grandes obras de infraestructura como las usinas hidroeléctricas sobre el río Santa Cruz o las dos nuevas centrales nucleares proyectadas. Los fondos llegan acompañados de la venta de tecnología y productos propios.

Tanto el actual Gobierno como el anterior habilitaron ese papel, bendiciendo los dólares que ponen sobre la mesa los asiáticos. Un tercer andarivel del vínculo con un socio poco conocido, cuyos pasos en territorio propio llaman la atención y alimentan mitos.

El economista especializado en el vínculo bilateral, Guillermo Santa Cruz, recomienda sensatamente no sobreestimar la radicación de empresas asiáticas ni malinterpretar sus estrategias. "Es la segunda economía del mundo y en pleno proceso de expansión global y acá aún está subrepresentada", asegura el experto, advirtiendo un dato de sentido común: si la que llega es una firma norteamericana o europea, es una más. Si es china, plantea la incógnita de por qué lo hace.

"En mi experiencia y según observo, trabajan como cualquier otra empresa de cualquier otro país: persiguen rentabilidad, bajar costos, ser más eficientes. Invierten sólo si ven un negocio y en la medida que lo valga. Como cualquier empresario", simplifica Santa Cruz.

Pero el rápido crecimiento de las firmas asiáticas en nuestro país y su posicionamiento en sectores económicos considerados básicos o estratégicos, mueve algunas fantasías en empresarios que están obligados a competir con productos chinos, en particular siderúrgicos. "Estamos ante una nueva forma de imperialismo", sentencia el alto ejecutivo de una trasnacional argentina, que sigue con mucha atención los pasos asiáticos.

La idea suena exagerada y el término "imperialismo" tiene una connotación negativa, ya que alude al presunto afán de dominación política y expoliación económica. Pero la idea no es tan descabellada si se considera que el país comandado por Xi Jiping quiere expandirse por el mundo y garantizarse la provisión de productos esenciales que seguirá demandando su consumo interno en expansión, gracias a una clase media cada vez más nutrida y dinámica.

China se encamina a desplazar a los Estados Unidos como primera economía, lo que le confiere el rol de potencial líder político mundial. Después, su lógica siempre puede ser inferida con mayor o menor margen de error. El ex diplomático local, asesor de inversiones chinas en la región, Mario Quinteros, apunta que aquel país prestó a Venezuela "más dinero que a cualquier otro de la región, seguramente movido por el afán de reafirmar sus negocios en el rubro petrolero. Pero ahora está revisando el error".

Otra especulación. Más allá de la vocación de expandirse que tenga China, también talla qué hace el Gobierno local para abrir sus puertas. La ex presidenta Cristina Kirchner firmó una serie de acuerdos que propiciaron ese arribo, quizás valorando la posibilidad de que aquella nación aporte los dólares que acá escaseaban. Pero en este caso, Mauricio Macri no parece discutir a su antecesora.

jueves, 3 de agosto de 2017

Investigan a los supermercados por presuntas prácticas anticompetitivas

Resultado de imagen para Investigan a los supermercados por presuntas prácticas anticompetitivasPor Florencia Donovan - LA NACION
La Comisión de Defensa de la Competencia tiene indicios que ameritan revisar la relación entre las cadenas y sus proveedores en varios sectores; cree que puede impactar en los precios; además quiere analizar las promociones.

El Gobierno decidió ahora enfocar la mira sobre los supermercados, según confirmó LA NACION. Tras haber realizado un estudio sobre el sector a comienzos de este año, la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) decidió la semana pasada que había suficientes indicios como para iniciar una investigación sobre los supermercados por posibles conductas anticompetitivas.

"Del análisis de la situación de varios productos de consumo masivo, surgió que la relación entre proveedores y los supermercados es un tema para investigar por posibles problemas de competencia", explicaron fuentes al tanto de la investigación. "Es difícil hacer un diagnóstico en tiempos de inflación. Pero cuando la competencia no funciona, los precios pueden estar distorsionados o altos", deslizaron.

La diputada Elisa Carrió y el secretario de Comercio, Miguel Braun
Puntualmente, la CNDC, organismo que encabeza Esteban Greco, estaría apuntando a la relación de los supermercados con los proveedores, al acceso que tienen las diversas marcas en las góndolas y al esquema de promociones de las cadenas, entre otras conductas.



Imagen: La diputada Elisa Carrió y el secretario de Comercio, Miguel Braun.

Consultado al respecto, Juan Vasco Martínez, director de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU), dijo: "Estamos absolutamente tranquilos porque no participamos en ningún tipo de esas conductas". Este diario además llamó a los voceros de las principales cadenas de supermercados y ninguno hizo declaraciones.

Según pudo saber LA NACION, hasta ahora la CNDC no citó a los responsables de las cadenas. En muchas de ellas, la noticia causó sorpresa. "Si hay un sector que no está cartelizado, es el de los súper. Es un sector que, aunque parezca raro, además está perdiendo plata. Los precios de los alimentos han subido, sí, pero por otros motivos.", dijo una fuente del sector, con la condición de no ser identificada.

Defensa

"Por la naturaleza del negocio, en ningún otro lugar del mundo pasaría lo que está pasando acá. Si hay un sector competitivo es el nuestro, por la cantidad de actores que hay; rige la ley de oferta y demanda. Hay como 40 o 50 cadenas, 100.000 almaceneros, 20.000 súper chinos. es absolutamente imposible pensar que se pueden poner de acuerdo. No resiste el menor análisis. Que trabaje la CNDC y lo va a ver", agregó.

La CNDC, que depende del secretario de Comercio, Miguel Braun , empezará a convocar a los responsables de los principales supermercados en las próximas semanas para que hagan su descargo.

La investigación es el paso previo para que luego la CNDC emita un dictamen y decida o no una sanción sobre una compañía o un sector, como sucedió en el caso de Prisma, la responsable de Visa y Banelco, que tras el dictamen de la Comisión y, para evitar ser sancionada, decidió presentarle al Gobierno un plan de desinversión.

La decisión de iniciar la investigación sobre los supermercados se vio reforzada luego de que en los estudios sobre distintos bienes de consumo de primera necesidad -como los lácteos y los aceites, entre otros- también dispararan alertas sobre posibles conductas anticompetitivas en el último eslabón de la cadena minorista.

Por su parte, la Secretaría de Comercio ya había intentado en el pasado desarmar el esquema de promociones de supermercados, bancos y shopping centers, por considerar que atentaban contra la transparencia de los precios.

Tema de campaña

La investigación también llega en un momento en que muchos candidatos para las próximas elecciones, tanto del oficialismo como de la oposición, están arremetiendo en contra de los supermercados como parte de la campaña electoral.

"No compren en supermercados, salvo que haya descuentos, porque están poniendo precios que son terriblemente superiores a lo que realmente valen", dijo hace algunos días, Elisa "Lilita" Carrió , la candidata a diputada por el oficialismo en la Ciudad de Buenos Aires.

Por su parte, el candidato a senador por la provincia de Buenos Aires por el frente 1País, Sergio Massa, impulsa una "ley de góndolas", como parte de su propuesta para que bajen los precios de los alimentos.

En el sector de consumo masivo, sin embargo, hace tiempo que se vienen preparando para la embestida. La Asociación de Supermercados encargó a la consultora Abeceb, que conduce el economista Dante Sica, un estudio sobre el sector. Según el informe, tomado por Vasco Martínez en una reciente columna de opinión en un matutino, en la Argentina sólo el 38% de las compras minoristas se hacen en supermercados. "Por lo tanto -dijo-, existen otros responsables [de la suba de precios], ya que los argentinos compran más en los almacenes, los mercados, las verdulerías o carnicerías que en los supermercados. De manera similar, la consultora Nielsen afirma que la participación del sector en la compra minorista es del 35 por ciento".

Los supermercados esgrimen que los precios que ofrecen responden a que los productos en góndolas tienen un 42% de impuestos (IVA, Ingresos Brutos, tasas municipales, entre otros tributos), a lo que se suman los costos de energía, transporte, importaciones y Ganancias. Afirman, además, que el 100% de los trabajadores del sector (unos 120.000, estiman) están formalmente registrados.

Londres busca potenciar el comercio con la Argentina

Por Alan Soria Guadalupe - LA NACION
El ministro de Economía británico elogió el rumbo de la economía y arengó a los empresarios ingleses a invertir en el país
Hammond y Macri, ayer, en Olivos
Hammond y Macri, ayer, en Olivos. Foto: Presidencia

La visita oficial de Philip Hammond a la Argentina comenzó con elogios a las reformas económicas que implementó el gobierno de Mauricio Macri y con promesas de intensificar el vínculo comercial, deteriorado durante los años de kirchnerismo.

El ministro de Economía británico, que llegó con una comitiva de empresarios, llamó ayer a "recuperar el espíritu de aquellos tiempos en los que el Reino Unido era el primer socio comercial de la Argentina", y ratificó la voluntad del gobierno de Theresa May de encontrar nuevos mercados más allá de la Unión Europea (UE), una búsqueda que el Brexit volvió inevitable.

La primera jornada del funcionario en el país se desarrolló en un clima de optimismo, pero no hubo efusividad. Así lo señalaron a LA NACION desde la Casa Rosada luego del encuentro que Hammond mantuvo al mediodía con el presidente Mauricio Macri en la quinta de Olivos, durante la que se conversó, entre otros temas, sobre la posibilidad de impulsar el vínculo comercial entre ambos países y la agenda de la Argentina en el G-20, grupo que presidirá hasta la realización de la cumbre en Buenos Aires, a fines de 2018.

No se habló de la disputa por la soberanía de las islas Malvinas.

Tras el encuentro con el Presidente, Hammond almorzó en la Cancillería, donde brindó un brevísimo discurso junto al ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie, ante la delegación de empresarios británicos y funcionarios del gobierno de Cambiemos.

"El Reino Unido se concentrará en expandir el comercio más allá de Europa, a economías dinámicas y de crecimiento rápido. Si la Argentina continúa con las reformas y logra un crecimiento sustentable e inclusivo, los vínculos económicos y comerciales continuarán profundizándose", sostuvo en el Palacio San Martín.

El intercambio comercial con el Reino Unido se estancó durante el kirchnerismo, cuando las relaciones políticas también entraron en una etapa de congelamiento.

El año pasado, el país europeo quedó en el puesto 24 de los países a los que más le exporta la Argentina, con el 1,1% de los envíos (US$ 697 millones), según un informe de la Fundación Ideal. Las importaciones provenientes de ese país, por su parte, se ubicaron en el puesto 17 y representaron sólo el 0,8% (US$ 471 millones).

En ese sentido, Hammond destacó las "reformas de los últimos 18 meses" aplicadas por el macrismo, que "construyeron la base del crecimiento a largo plazo", y arengó a los empresarios a que inviertan en la Argentina.

El ministro se mostró esperanzado para que las compañías locales también "vean a las británicas como un socio natural para sus inversiones en el futuro".

A su turno, Faurie destacó que "la Argentina ha comenzado una nueva etapa, abriéndose al mundo con reglas claras para el comercio", y que "el Reino Unido es un muy importante inversor a nivel global y en nuestro país".

El evento fue compartido con los ministros de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne y Luis Caputo, y con el secretario de Asuntos Estratégicos de Jefatura de Gabinete, Fulvio Pompeo.

Después, Hammond mantuvo un encuentro con Dujovne y su equipo en el Palacio de Hacienda, donde se profundizó sobre las posibilidades de impulsar las exportaciones argentinas al Reino Unido. También se abordó la organización de la cumbre del G-20 del año próximo.

Más tarde, el británico se reunió con Caputo, con quien conversó sobre posibles inversiones en infraestructura, y con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich.

El funcionario británico terminará hoy por la mañana su acotada visita oficial por la Argentina con reuniones con empresarios. Por la tarde regresará al Reino Unido.

Con la colaboración de Jaime Rosemberg
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...