Mostrando entradas con la etiqueta Defensa - Buques. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Defensa - Buques. Mostrar todas las entradas

martes, 26 de septiembre de 2017

La Marina de Guerra de los EEUU puede incorporar fragatas viejas

Por  David Axe - WIB  (Traducción Desarrollo y Defensa)
La Marina de Estados Unidos está considerando seriamente la posibilidad de reactivar hasta siete fragatas de misiles guiados de clase Oliver Hazard Perry recientemente desmanteladas para aumentar rápidamente el tamaño de la flota de superficie de la Marina de los Estados Unidos.
La marina de guerra de los EEUU pudo realmente traer detrás fragatas viejas
Pero la Armada no modernizaría significativamente las fragatas recalentadas, ni agregaría armamento pesado, dijo el Secretario de Marina Richard V. Spencer .

En lugar de enviarlos en peligro en el Medio Oriente o en las abarrotadas y peligrosas aguas del Pacífico Occidental, la Marina asignaría las 4100 toneladas de las Perry al Caribe en "un modo limitado para la interdicción de drogas", dijo Spencer.

En un papel de interdicción de drogas, las fragatas podrían liberar a los destructores de misiles guiados y a los buques de combate del Litoral para más misiones de alto nivel. Pero el Congreso se ha mostrado escéptico respecto de la posibilidad de añadir buques de guerra ligeramente armados a la flota.

La Marina adquirió 51 Perry entre 1977 y 1989. Durante la Guerra Fría, las fragatas funcionaron como escoltas de convoy, con misiles anti-aire SM-1, misiles anti-buque Harpoon y dos helicópteros anti-submarinos fueron bien equipados.

Fueron resistentes a pesar de sus superestructuras de aluminio. En 1987, el USS Stark sobrevivió dos golpes de misiles Exocet iraquíes. El USS Samuel B. Roberts golpeó una mina iraní en 1988 pero también sobrevivió. Durante un ejercicio de fuego real en 2016, la fragata desarmada Thach absorbió golpes de cuatro Harpoon, varios misiles Hellfire y Maverick, un torpedo y dos bombas. Tomó unas 12 horas para que Thach se hundiera.

Pero, la Marina dejó que la flota de fragata languideciera a favor de los destructores clase Arleigh Burke. En 2000, se comenzó a retirar los lanzadores de misiles de las Perrys , dejando a los buques con sólo sus armas para la autodefensa.

En sus últimos años, las fragatas se desplegaron en su mayoría a América Latina para patrullas de contrabando, aunque al menos dos buques transportaron drones Scout y navegaron a lo largo de la costa africana para apoyar a las Fuerzas de Operaciones Especiales. El último buque activo en la clase, USS Simpson fue desarmado en septiembre de 2015.

Funcionarios de la Marina reflotaron la idea de recomisionar algunos de los Perry aprovechando la nueva presidencia de Donald Trump. Trump había aceptado el crecimiento de la flota durante el gobierno de Obama de aproximadamente 280 navíos de guerra de primera línea a 355.
En la parte superior - USS Simpson en 2006. Arriba - la flota inactiva en Hawai. Fotos en Wikipedia

Los planes comenzaron a tomar forma para la adquisición creciente de destructores de la clase de Burke, de submarinos de ataque y de buques de propósito múltiple. Una propuesta para reactiva el portaaviones Kitty Hawk , que se desmanteló en 2009, se presento. Hablar de traer de vuelta algunos Perry s parecía menos extravagante. El Departamento de Defensa ya ha transferido varios Perry a aliados extranjeros, pero al menos siete permanecen en la flota inactiva.

Spencer dijo que no sería costoso reactivar las fragatas. Afirmó que Taiwán colocó dos viejos Perry s de nuevo en servicio en marzo de 2017 por un costo de sólo $ 35.000 por barco. Pero ese precio no incluía la modernización. "No hay sistemas de combate, pero están listos para el mar, listos para la navegación y listos para activar el radar", dijo Spencer. "Esa es una plataforma probada bastante barata allí."

Mientras que los operadores extranjeros de los buques de clase Perry han añadido armas modernas a sus buques - sobre todo Australia - la Marina de los EE.UU. no está considerando el armamento pesado para las fragatas que se reanuda. -¿Pueden armarlas con Tomahawks? -preguntó Spencer retóricamente. "No."

La desventaja de traer de vuelta Perry viejos es su utilidad limitada. Aunque eran perfectamente adecuadas para interceptar contrabandistas de drogas, las fragatas no serían capaces de defenderse en una gran guerra de cañoneros, por no hablar de un papel ofensivo contra un enemigo bien armado.

También, el mismo problema ha plagado al Buque de Combate Litoral, esta clase de buques que ha comenzado a reemplazar el Perry en la estructura de la Fuerza Naval. Inicialmente entrando en servicio sin un sistema de misiles antiaéreos o antibuques, los LCS eran inadecuados para las patrullas de primera línea en zonas de guerra potenciales.

A principios de 2016, el senador estadounidense John McCain, presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, dijo que el LCS era incapaz de hundir una fuerza enemiga "a menos que la flota enemiga consista en un pequeño número de barcos ligeramente armados de un alcance extremadamente corto".

Bajo la presión del Congreso, la Marina anunció en 2015 que reduciría la clase LCS de 52 buques a sólo 40 y adquiriría una nueva fragata de misiles guiados con armamento significativo de misiles . Los constructores navales estadounidenses y extranjeros están compitiendo para construir hasta 20 de las nuevas fragatas a partir de 2020.

Mientras tanto, los Perry podrían ayudar a mantener la flota -modestamente, y en un pequeño papel. Pero a menos que la Armada invirtiera fuertemente en mejoras, volver a poner en servicio las viejas fragatas es sólo una solución parcial a corto plazo para el problema a más largo plazo de construir una Marina estadounidense más grande. Una que puede luchar en todas partes.

Zarpa el Rompehielos Almirante Irizar para realizar pruebas de mar y de hielo

(Telam) - El buque partirá desde el Complejo Industrial y Naval Argentino (CINAR) para verificar sus equipos con vistas a futuras campañas antárticas.

El Rompehielos Almirante Irizar zarpará este martes para realizar pruebas de mar y verificación de sistemas y equipos previo a las pruebas en zona de hielo con vistas a las futuras campañas antárticas, informó el Ministerio de Defensa.

El buque partirá a las 11 desde el Complejo Industrial y Naval Argentino (CINAR), y durante su travesìa "se exigirà al máximo el rendimiento de cada uno de los sistemas y se ajustarán de roles de las diferentes operaciones que realiza la unidad en navegación".

El Irizar, al mando del Capitán de Fragata Maximiliano Mangiaterra, cuenta con una capacidad de alojamiento total para 313 tripulantes, de los cuales 111 pertenecen a la dotación del buque y el resto destinados al Grupo Aeronaval Embarcado, al Estado Mayor del Comando Naval Antártico, personal en tránsito y científicos.

domingo, 24 de septiembre de 2017

La Foto: Buque de desembarco clase LCU Mk.II (Holanda)

Con el lanzamiento del buque holandés de transporte anfibio HN LMS  Rotterdam en 1998 hubo una necesidad de contar con LCU. El LCU holandés es similar al LCU británico Mk.10 pero el puente es fijado a un lado lo que permite un diseño roll-on roll-off. 
NL LCU MK2
Entre el  2005 y 2006, los cinco barcos fueron modernizados al tipo Mark II. Los buques se han alargado 9 metros, lo que aumentó su capacidad de carga de 20 toneladas y les permite acercarse a la costa. Además, estaban equipados con una rampa de proa reforzada. 
Resultado de imagen para LCU Mark II
Ahora, pueden acomodar el tanque Leopard 2 A6. Debido al alargamiento del Mark II, el Rotterdam puede transportar dos LCU (más tres LCVPs ).
Especificaciones:
Operador: Real Armada de Holanda  
Tipo: Barco de desembarco Ro-Ro
Desplazamiento: 255 toneladas 
Longitud: 36,3 m
Ancho: 6,85 m 
Capacidad: 65 toneladas 
Tripulación: 7
Armamento: 2 ametralladoras Browning calibre 12,7 mm

jueves, 21 de septiembre de 2017

Patrullera Oceánica Insular (POI) (Astilleros Gondan)

Otro astillero entró en la discusión sobre los futuros buques POM que podrían incorporarse en el futuro a la Armada Argentina. Un aspecto a considerar es la capacidad de comportarse como un Patrullero o modificando su equipamiento como una corbeta, algo para pensar. Ademas, al poseer sistemas modulares ingresan al compartimento MEKO, los cuales la ARA posee licencias y experiencia desde hace años. A seguir esperando...

La empresa española Astilleros Gondán ha diseñado una serie de buques de patrulla de distintas esloras y desplazamientos para cubrir una amplia gama de misiones marítimas. De ellos, el de mayor tamaño es la denominada Patrullera Oceánica Insular (POI), un OPV que puede ser adaptado para llevar a cabo desde misiones de patrulla a misiones de combate, gracias a sus sistemas modulares.
Resultado de imagen para Patrullera Oceánica Insular (POI) (Astilleros Gondan)
Con unas 2.000 toneladas de desplazamiento y 98 metros de eslora, este diseño puede funcionar como un auténtico buque multirol, actuando tanto como un OPV o como una corbeta con plena capacidad de combate. Su autonomía de 30 días y sus 8.000 millas de alcance le permite largas estancias en patrulla.

Su tamaño permite acoger un amplio abanico de sistemas electrónicos y de armamento a elección del cliente. Cuenta con una plataforma para un helicóptero mediano a popa, bajo la cual se halla un espacio de trabajo que puede ser adaptado para distintos tipos de misiones. En ambas amuras, dispone de espacio para largar y recoger dos RHIB para misiones de patrulla o interdicción.

Su diseño multirole se hace patente en las capacidades de sus diferente tanques de a bordo, pudiendo almacenar en ellos combustible diesel (550 m3), agua dulce (125 m3), aceite (5 m3), dispersante (6 m3) y combustible para aeronaves (8 m3).
Resultado de imagen para OPV + astillero gondan
Su amplio espacio le permitiría instalar una amplia panoplia de armamento como cañón de 76 mm, misiles SSM, SAM (lanzador VLS), CIWS, ametralladoras, etc.

Especificaciones:
Tipo: Patrullera Oceánica Insular
Desplazamiento: 2.000 t.
Eslora: 98,70 m.
Manga: 13,50 m.
Calado: 4,00 m..
Velocidad: + 22 nudos.
Autonomía: 30 días
Alcance: 8.000 mn

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Buques, en suspenso: pulseada con Francia no sólo es por biodiésel (II)

Por Edgardo Aguilera - Ambito.com
EL GOBIERNO YA MIRA OTROS MODELOS DE PATRULLEROS COMPETIDORES
Resultado de imagen para clase L’Adroit
La trama detrás de la suspensión de la negociación con los franceses por la compra de cuatro buques de patrulla. Los presupuestos alternativos.

DISPUTA. Argentina ya había acordado con Francia la compra de cuatro buques de la clase L’Adroit para patrullaje. Ahora está suspendida.

El presidente Mauricio Macri ordenó que el canciller Jorge Faurie tome las riendas en el inesperado entuerto político-comercial con Francia. Como publicó ayer este diario el chispazo lo provocó la presión de los productores locales franceses para que se frenen las exportaciones argentinas de biodiésel a la UE.  El Presidente respondió con la suspensión de una compra -casi resuelta con el estado francés- de 4 navíos de patrulla marítima. 

El 12 de setiembre último el ministro de Defensa, Oscar Aguad, expuso en la quinta de Olivos los temas de actualidad del ministerio. Comunicó la molestia de Francia por la interrupción de la negociación de gobierno a gobierno y el nuevo planteo de abrir una licitación internacional. Macri le dio instrucciones para que dejara el conflicto en manos del canciller Faurie. 

No fue sólo el biodiésel. Hay un tercero que sopló la dama, como sucede en todo triángulo amoroso. Gustavo Lopetegui, secretario de Coordinación de Políticas Públicas, dio una pista en esa reunión: "Hay otros interesados con mejores precios como los españoles...". Se trata del astillero español Gondan, desconocido en el mundo de los grandes fabricantes de buques de guerra. 
OPV Shujaa Gondan
Los contactos del grupo privado español con la jefatura de Gabinete ocurrieron cuando ya había culminado la compulsa internacional de precios organizada por la Armada Argentina para dotar a la flota de mar de 4 OPV (sigla en inglés de Ocean Patrol Vessel) un contrato de 360 millones de euros. 

En ese concurso participaron tres astilleros estatales, uno de China, otro de Francia (DCNS) y el tercero de España (Navantia). Se optó por empresas estatales para encuadrar la operación de gobierno a gobierno, modalidad que asegura mejor financiación y transparencia en el proceso de decisión. Quedó seleccionado por mejor precio, financiación (100 por ciento de la operación a tasa soberana) y prestaciones operativas, el navío de origen francés, un patrullero oceánico de la clase L'Adroit. 

Las partes, DCNS, la Armada y el Ministerio de Defensa avanzaron, se perfeccionó el contrato comercial y quedó en revisión en la oficina de Legales del ministerio justo cuando se produjo el cambio entre Julio Martínez y el designado Oscar Aguad. 
Al mismo tiempo, Roberto Martín, funcionario colaborador del secretario de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui, presentó a los marinos un proyecto del grupo privado español Gondán. Se encendieron las alarmas en el alto mando naval. La búsqueda de antecedentes del astillero Gondán de Figueras acerca de desarrollos de buques de combate no arrojó resultados favorables. Sólo una fragata vendida al Gobierno de Kenia (N.R.: Jasiri) que se entregó al cabo de 8 años tras un proceso de negociación teñido de desacuerdos entre cliente y fabricante y presunta corrupción. 
A mediados de agosto Martín, el enviado de Lopetegui, redobló la presión y pidió a los marinos evaluar cómo dar cabida a la oferta de Gondán y una salida administrativamente ordenada al trámite casi listo de la negociación con Francia. Hubo señales previas del interés privado español inadvertidas en la Armada. 
El 7 de julio pasado Ramón Puerta, embajador ante el Reino de España, aprovechó el festejo del vínculo migratorio con los gallegos que se celebró en Ribadeo, Galicia, y visitó la empresa Astilleros Gondán de Figueras. En esa oportunidad se dieron a conocer los aprontes de una negociación entre el Gobierno argentino y el astillero español para la construcción de cuatro patrulleros oceánicos. El vocero fue el agregado militar, comodoro Juan Pérez Ortiz, integrante de la delegación que acompañó a Puerta. 

Cuatro días más tarde, el entonces ministro de Defensa, Julio Martínez, hizo declaraciones públicas a la agencia oficial Telam sobre la compra de cuatro buques de la clase OPV 90, de patrullaje marino, "está en el plan plurianual, en proceso de estudio y seguramente las autoridades que me sucedan van a seguir trabajando en eso".

domingo, 10 de septiembre de 2017

Rusia quiere poner un cañón de 76 milímetros en un rompehielos

Por Robert Beckhusen - WIB - (Traducción Desarrollo y Defensa) - El 'Ivan Papanin' parece inspirado por Noruega.
Rusia quiere poner un cañón de 76 milímetros en un rompehielos
Rusia, es por mucho la flota de rompehielos más grande del mundo, empleados por un total de más de 40 empresas públicas y privadas, que emplean entre ellas seis rompehielos de propulsión nuclear capaces de perforar el hielo marino del Ártico. También están construyendo otros nuevos después de un retraso de más de cuatro décadas, lanzando el Arktika de 33.500 toneladas en junio de 2016 y preparándose para introducir en servicio los 6.000 toneladas del buque Ilya Muromets en otoño de 2017.

Después de eso, Rusia introducirá el Ivan Papanin de 7.000 toneladas o Proyecto 23550. Excepto que una adicción de importancia serán  la incorporación de dos misiles de crucero antibuque tipo Kalibr y de un cañón naval AK-176MA de 76 milímetros en una torreta diseñada para proporcionar una señal transversal baja de radar.

Si bien es bastante facil dar a los marineros un misil antiaéreo de hombro o armas pequeñas, un rompehielos con un arma de este tipo -más parecido a las empleadas en un destructor- es un poco inusual.
Resultado de imagen para Svalbard icebreaker
No es inaudito. El Svalbard, un rompehielos de 6.375 toneladas de la Guardia Costera Noruega , aunque pequeño comparado con los rompehielos más grandes, es el buque militar más grande de Noruega y lleva un cañón Bofors de 57 milímetros. El arte conceptual de Ivan Papanin se parece mucho a Svalbard , y podría muy bien inspirarse en él.

Los diseños de los próximos rompehielos de Harry DeWolf de Canadá son facsimiles cercanos del barco noruego. Asimismo, el enorme rompehielos nuclear de Rusia Sibir, que sirvió desde 1978 hasta 1992, también fue fotografiado con un cañón emplazado en su cubierta.
Un cañón AK-176 en el USNS 'Hiddensee' en 1993. 'Hiddensee' fue originalmente un buque de Alemania oriental adquirido después de la Guerra Fría. Foto: Marina de los EE.UU.

Los rompehielos han adquirido una importancia estratégica ya que la disminución del hielo marino debido al cambio climático mundial promete abrir grandes reservas de petróleo en un área con una confusión de fronteras marítimas y demandas competitivas.

Los rompehielos son principalmente barcos de tiempo de paz diseñados para abrir pasajes para el transporte civil, pero estos buques con sus cascos reforzados rompiendo el hielo podrían de igual manera despejar un camino para los buques de guerra en caso de un conflicto.

Los rompehielos armados podían patrullar en esas situaciones, e igualmente importante, hacerlas cumplir en teoría. Los Estados Unidos, en comparación tiene sólo dos rompehielos operacionales, y está financiando un tercero. Pero la mayor parte de los recursos economicos para el Ártico ya están repartidos, como recientemente señaló Andreas Kuersten, "los rompehielos son menos útiles militarmente de lo que los medios de comunicación populares consideran que son".
Resultado de imagen para Svalbard icebreaker
Por otro lado, Rusia está comenzando con una desventaja, ya que requiere un gran número de rompehielos para despejar los accesos hacia y desde sus astilleros del Norte. Y mientras estos buques abren más senderos en el Ártico para que los buques de guerra puedan maniobrar, esos buques deben seguir los rompehielos de una manera predecible, lo que los hace vulnerables a los ataques de submarinos, mucho más útiles en el Ártico que los buques de superficie.

La guerra submarina es donde la Marina de los EE.UU. -que posee 41 submarinos capaces de perforar el hielo desde abajo- tiene una gran ventaja comparada con Rusia, que tiene 25 submarinos adecuados y que también navegan con menos frecuencia. Un nuevo rompehielos ruso con unos misiles de crucero y un cañón de 76 milímetros no cambiará eso.

jueves, 7 de septiembre de 2017

La proxima 'fragata' Tipo 31 de la Royal Navy no es una fragata, es solo una corbeta estirada con menos capacidad

Por Robert Beckhusen - WIB (Traducción para Desarrollo y Defensa)
En 2023, la Royal Navy espera que la primera de sus nuevas fragatas de Tipo 31 golpee las olas para reemplazar al HMS Argyll, la primera de 13 fragatas de Tipo 23 programadas para comenzar a retirarse ese año, y otra para retirarse cada año hasta 2035. Los nuevos buques añadirá los barcos de guerra modernos desesperadamente necesarios a la flota agotada del Reino Unido.
La siguiente 'fragata' de la Royal Navy no es una fragata
Sin embargo, esa es la esperanza. No es realista , según funcionarios del programa citados en un informe de Defense News . El calendario comprimido probablemente retrasará el Tipo 31, y los presupuestos más peores están forzando compromisos con las armas y capacidades del buque. El resultado será una Armada Real adoptando una nave más pequeña y menos capaz de combatir que la de tipo 23, que ha servido desde los años 80 como la columna vertebral de la flota británica de caza submarina.

Hay que tener en cuenta que el Reino Unido no está reemplazando todos sus tipos 23 con tipo 31s. Gran Bretaña planea construir cinco o seis tipos 31 - el número no está claro - junto con ocho nuevas fragatas Tipo 26, que contarán con equipos dedicados a la lucha contra el submarino. Si bien la Royal Navy no ha seleccionado un diseño final para el Tipo 31, las propuestas preliminares de los constructores navales británicos quedan cortas.

Si el tipo 31 será incluso fragata apropiada está para para la discusión. Una posibilidad para la fragata es una versión estirada del buque de patrulla offshore Samuel Beckett construido por Babcock Marine, actualmente en servicio con la Armada Irlandesa. Otra es una ampliación construida por BAE de la corbeta de clase Al Shamikh en servicio con el Cutlass renombrado por Omán o una embarcación de patrulla costa afuera en el río.

BMT Servicios de Defensa debe ofrecer un nuevo diseño, el Venator-110 , que es favorecido por los oficiales de la Marina Real. Un cuarto diseño es el Proyecto Spartan de Stellar Systems, que es un distintivo por su rampa de proa - empleado para desplegar pequeñas embarcaciones - y un gran hangar para helicópteros y aviones no tripulados.
Arriba - el Venator-110. Concepto del concepto BMT. En la parte superior - el BAE 'Cutlass.' Arte conceptual de BAE Systems

Este último buque ofrece sonares equipados con remolque y casco, pero parece carecer de armas anti-submarinas dedicadas a menos que sea transportado y desplegado por un helicóptero a bordo. La fragata Tipo 23 existente tiene ese equipo, además de sus propios torpedos, misiles antibuque y un lanzador de misiles antiaire de 32 celdas.

En cualquier caso, el Tipo 31 corre el riesgo de ser superado en un conflicto del siglo XXI. Mark Stanhope, ex Primer Lord del Mar, dijo al Comité de Defensa de la Cámara de los Comunes que el Tipo 31 puede carecer de capacidades antisubmarinas y sonares de gran alcance, sobre todo porque carece de una estructura construida para estar en silencio, permitiendo así a los submarinos enemigos para detectar la fragata y escapar.

Todos los diseños tentativos tipo 31 cuentan con un cañón naval. Si bien es un arma importante para la lucha contra la piratería y el apoyo de combate en tierra, la Marina Real tendrá un diseño capaz de montar un sistema de lanzamiento vertical para los misiles antiaéreos o antibuque para el Tipo 31 para soportar una gran oportunidad de lucha en el mar. Podría plausiblemente presentar alguna combinación, pero el pequeño tamaño de la nave forzará compensaciones.

La fragata será excelente en la persecución de piratas, aunque una corbeta adecuada podría hacer el mismo trabajo por menos. Si esta historia le suena familiar, se hace eco de las propias tribulaciones de la Marina de los Estados Unidos, convirtiendo el Buque de Combate Littoral en una costosa pseudo-fragata que es a la vez poco potente y dominada por los retos a los que posiblemente se enfrentará.
La fragata de tipo 23 HMS 'Kent', programada para retirarse en 2033. Foto del Ministerio de Defensa británico

"No tiene sentido tener fragatas que no sean fragatas", escribió el periodista Gabriele Molinelli en el Comentario de las Fuerzas Armadas del Reino Unido. "Si no son útiles para ASW y sólo tienen un área local básica de defensa aérea en forma ... ¿para qué son buenos? ¿Cuál es su rol y posición realistas en tiempos de guerra? ¿Cómo solucionan la escasez de buques de escolta en la Royal Navy?
"Simplemente: no hacen nada para resolver esa escasez".

El pequeño tamaño del Tipo 31 también tiene analistas preocupados de que los buques de patrulla de tamaño más alto estarán sometidos a cañonazos en comparación con un verdadero enemigo.

"Esta es, sin duda, una re-ejecución de la toma de decisiones que llevó a la adquisición de Snatch Land Rovers para el ejército británico", escribió Peter Roberts del Royal United Services Institute en marzo de 2017. "Es sin duda un vehículo que pero no era bueno para Irak, donde no protegía a los soldados británicos y causó muchas muertes y heridas a militares británicos en Irak ".

"¿Serían realmente capaces de derrotar a una embarcación explosiva no tripulada en el Golfo de Adén (como hizo recientemente la Armada Real Saudita), contra una ausencia de misiles de crucero anti-buque (como hizo la Armada de Estados Unidos el mes pasado en el Mar Rojo) enfrentar los desafíos iraníes en una travesia inocente a través del Estrecho de Ormuz o conocer a la nueva corbeta china y sobrevivir? "

La Royal Navy lo descubrirá. La flota de Gran Bretaña necesita números y no puede esperar mucho más mientras que sus naves más viejas se hacen más largas en el diente, sin embargo, existe el peligro de compensar una flota de fragatas con corbetas estiradas que son buenas para poco más que el trabajo de seguridad marítima.

martes, 29 de agosto de 2017

En el futuro, los buques de asalto de la marina estadounidense se enfrentarán a más amenazas en más lugares

Por Kris Osborn (War is boring) - Traducción Desarrollo y Defensa
Las embarcaciones nodrizas funcionarán independientemente. En el futuro, los buques de asalto de la marina estadounidense se enfrentarán a más amenazas en más lugares
En el futuro, los buques de asalto de la marina estadounidense se enfrentarán a más amenazas en más lugares
El USS Portland , o LPD 27, recientemente completó una serie de pruebas en el mar, incluyendo travesias a potencia completa, ejercicios de detección de autodefensa para detectar, sistemas de combate y comunicaciones, operaciones rápidas de carga y maniobras de manejo de anclas.

El Portland es parte de una estrategia más amplia de la Armada y del Cuerpo de Marines para preparar naves de transporte anfibias para el futuro. La Marina también está construyendo un nuevo buque de asalto anfibio de misión múltiple diseñado para funcionar en un ambiente de amenaza moderno para conducir una gama más amplia de misiones que desempeñan a los buques que está reemplazando y ayudar al servicio a incrementar el número de anfibios de la fuerza, dijeron altos funcionarios.

Mientras que LPD 27, es el undécimo buque LPD de transporte anfibio de la clase de San Antonio para unirse a la flota, se está diseñando una nueva nave llamada LX (R), basada en un casco LPD 17, con tecnologías ampliadas.
Resultado de imagen para LPD 27
La Marina planea construir al menos 11 nuevos buques LX (R), estando el primero programado para entregarse en 2026, dijeron los diseñadores. En septiembre del año pasado,  Huntington Ingalls Industries  obtuvo un incremento de 19,1 millones de dólares para acelerar el trabajo de diseño del nuevo programa de reemplazo de buques anfibios LX (R) de la Marina de los Estados Unidos.

La Armada espera agregar un número mucho mayor de naves de asalto anfibias a la flota mientras que simultáneamente se ajusta a las amenazas modernas. Esto requerirá que los Grupos Amphibious Ready - o ARGs - realicen una gama más amplia de misiones. Los adversarios modernos de casi igualdad estrategica poseen cada vez más sensores de largo alcance y municiones de precisión, un fenómeno que requerirá una mayor diversidad operativa de los ARG.
Arriba el buque LX (R). Ilustración de Huntington Ingalls. 

El nuevo LXR de la Armada

La Armada planea nuevos anfibios LX (R) para reemplazar su flota actual de buques de desembarco costero o LSD 41, que han funcionado durante años como buques de apoyo de ARG. Este movimiento para reemplazar los antiguos buques con LPD 17 parecen indicar de un esfuerzo de la Marina para ayudar a compensar un déficit anfibio del buque de asalto.
Resultado de imagen para LX (R)
La Marina solía ser capaz de desplegar hasta cinco ARG a la vez, sin embargo, ahora la flota es más pequeña de lo que era en la década de 1980. Y hoy, la Marina responde a una gama más amplia de contingencias, incluyendo operaciones de lucha contra el terrorismo, contra-piratería, misiones humanitarias, respuesta a desastres y, por supuesto, operaciones de combate anfibias a gran escala.

Esto requiere que los tres buques en cada ARG tengan la capacidad de dispersarse cuando sea necesario y operar de forma independiente, conocido en el lenguaje militar como operaciones divididas o "desagregadas".

Un buque de asalto anfibio, un buque LSD y el transporte anfibio LPD 17 -clase San Antonio- son parte integral de un ARG encargado de transportar al menos 2.200 marines y su equipo como parte de una Unidad Expedicionaria de Marines.

Los LPD 17s de 684 pies de largo pueden alcanzar velocidades de 22 nudos y transportar cuatro helicópteros CH-46 Sea Knight o dos MV-22 Osprey. El LSD viaja alrededor de 20 nudos, sin embargo, es de sólo 609 pies de largo y no está equipado para albergar a los aviones.
Resultado de imagen para LPD 17
Tanto el LPD 17 como el LSD tienen almacenaje para operaciones anfibias junto con la capacidad de lanzar aerodeslizadores, o LCACs. Sin embargo, el LPD 17 pesa cerca de 25.000 toneladas y el LSD es de sólo 16.000 toneladas.

Los LSDs de la década de 1980 constaba de ocho  buques de clase Whidbey Island, eran buques de 15.000 toneladas, configurados en gran medida para albergar y transportar cuatro LCAC, pero ya están llegando al final de su vida útil. La Armada Argentina, esta en busqueda de uno de ellos.

Mientras que la misión del LSD existente es, entre otras cosas, lanzar LCACs para operaciones anfibias, el nuevo barco LX (R) tendrá un conjunto de misiones mucho más amplio - incluyendo un mayor apoyo de aviación y tecnologías de mando y control. Esto permitirá que el buque se comunique con  el cuartel general de la fuerza conjunta, mientras permanece en contacto con los barcos cercanos y controla la fuerza de aterrizaje, añadieron los desarrolladores de la Marina y del Cuerpo de Marines.

El Pentágono considera que tener más anfibios específicamente construidos para operaciones independientes es una ventaja estratégica a la luz del reequilibrio del Pacífico y de la extensión geográfica de la región. Los territorios ampliamente dispersos en la región pueden requerir un mayor grado de operaciones independientes donde los anfibios individuales operan separadamente de un ARG más grande.

Funcionarios del Cuerpo explican que el mayor uso de naves de asalto anfibias es probable que el Cuerpo de Marines continúe cambiando hacia más operaciones basadas en el mar desde su enfoque terrestre durante las guerras en Irak y Afganistán.
Resultado de imagen para anfibius  US task force
Al mismo tiempo, los líderes de la Marina y el Cuerpo de Marines se apresuran a reconocer que hay un gran déficit de buques de asalto anfibios. En los últimos años, los almirantes han solicitado que EE.UU. requiere al menos 50 buques anfibios para su tareas alrededor del mundo. La Marina opera actualmente sólo unos 30 buques anfibios y planea llegar a 38 buques a finales de la década de 2020.

sábado, 26 de agosto de 2017

Lanchas Guardian 22

Dentro del plan de modernización para la Infantería de Marina de la Armada Argentina (IMARA) que se llevó a cabo durante la última década que incluyó la incorporación de medios terrestres, la fuerza a adquirido un número no precisado de lanchas patrulleras o de apoyo de fuego tipo Guardian 22. 
Resultado de imagen para Lanchas Guardian 22
Diseñadas originalmente por la firma estadounidense Boston Whaler y comercializadas por Brunswick Commercial & Government Products, la clase Guardian es una familia de lanchas rápidas de entre 15 y 27 pies, con casco de fibra de vidrio en V y consola de comando central también de fibra de vidrio pensadas para uso civil y/o militar. Las adquiridas por la Infanteria de Marina de Argentina tienen una eslora de 22 pies. 
Resultado de imagen para boston whaler guardian 22 + combat
Su casco en forma de V facilita un veloz desplazamiento desplazamiento y le otorga buena estabilidad lateral. Además posee achique automático al contar con desagües, lo que lo hace “insumergible”. Está equipado igualmente con 2 bombas de achique con interruptor de flotador automático. 
En su versión militar pueden ser empleadas como “cañoneras” fluviales, lanchas de apoyo al fuego, transporte de tropas, SAR (Búsqueda y Rescate), remolque de embarcaciones menores, reconocimiento, entre otras configuraciones. 
Resultado de imagen para boston whaler guardian 22 + combat
Su mayor debilidad es la falta de blindaje y protección para su tripulación, compensada en parte por factores como su bajo perfil, su alta velocidad y maniobrabilidad, y el importante poder de fuego con la que se las dotó en la IMARA. 

Especificaciones:
Origen: EE.UU. 
Astilleros: Boston Whaler 
Eslora: 6,78 m 
Manga: 2,26 m 
Calado: 0,35 m 
Peso: 1156 kg. 
Peso Máx.: 1204 kg. 
Capacidad Inundado: 2267 kg. 
Transporte: 12 hombres. 
Propulsión: 2 motores Johnson, 150Hp a 5500 RPM. 
Velocidad máxima: 40 nudos. 
Capacidad de Combustible: 283 litros 
Blindaje: no posee. 
Equipamiento electrónico: GPS y radar. 
Armamento (configuración apoyo al fuego IMARA): en proa una ametralladora Browing M2HB de 12,7mm ó un lanzagranadas MK19 de 40mm, y en las bandas 4 ametralladoras FN MAG de 7,62mm (2 x banda). 

Buque de Mando USS Blue Ridge

El USS Blue Ridge (LCC-19) es el barco principal de los dos Blue Ridge -clase de los buques de mando de la Marina de los Estados Unidos , y es el buque de mando de los Estados Unidos de la Séptima Flota . Su función principal es proporcionar apoyo de mando, control, comunicaciones, computadoras e inteligencia (C4I) al comandante y al personal de la Séptima Flota de los Estados Unidos. 
Actualmente se encuentra desplegada en las actividades de la flota de la Armada de los Estados Unidos, Yokosuka en Japón. Es el más antiguo buque de guerra desplegable de la Marina de los Estados Unidos, después del desmantelamiento del USS  Denver  (LPD-9) en Pearl Harbor el 14 de agosto de 2014. Se espera que permanezca en servicio hasta 2039. 
Resultado de imagen para USS Blue Ridge
El Blue Ridge fue la primera nave de su clase y representó casi siete años de planificación y construcción. El resultado fue un barco diseñado específicamente desde la quilla como un barco de mando y control. Tal como estaba diseñado, Blue Ridge era capaz de apoyar al Comandante de un Grupo de Tareas Anfibio como del personal del General Comandante de la Fuerza de Aterrizaje. El sistema informático avanzado, el paquete extenso de las comunicaciones y los sistemas modernos de la vigilancia y de la detección fueron moldeados para el más avanzado centro anfibio común del comando y de control construido nunca. 
Especificaciones:
Origen: Estados Unidos
Nombre: USS Blue Ridge
Operador: Marina de Estados Unidos
Ordenado: 31 de diciembre de 1964
Constructor: Astillero Naval de Filadelfia
Lanzado: 4 de enero de 1969
Apostadero: Yokosuka , Japón
Identificación: LCC - 19
Estado: En servicio activo
Clase y tipo: Buque de mando de la clase Blue Ridge
Desplazamiento: 19.609 toneladas
Longitud: 194 m
Ancho: 32,9 m
Calado:  8,8 m
Propulsión: Dos calderas, una turbina de engranaje
Velocidad: 23 kn (43 km / h)
Autonomia: 10,000 nmi (19,000 km)
Tripulación: 52 oficiales, 790 alistados
Con el personal de mando: 268 oficiales, 1173 alistados
Armamento:
2 x armas Phalanx CIWS
2 Cañones x Bushmaster 25 mm
8 ametralladoras × calibre .50 (12,7 mm) M2 Browning
Cohetes chaff 36 SRBOC
Aeronaves transportadas: 2 helicópteros (Sikorsky SH-60 Seahawk)

Qué es la Séptima Flota, la fuerza de guerra naval más grande de Estados Unidos, y qué hay detrás de los misteriosos accidentes que ha sufrido en los últimos meses

Por Lioman Lima - BBC Mundo
Es la flota de guerra más grande de Estados Unidos, la más equipada y la que tiene más personal. Y, últimamente, también la más insegura.
El Blue Ridge
El Blue Ridge es el barco de comando de la Séptima Flota. 

Tiene alrededor de 70 barcos y submarinos, unos 300 aviones y más de 40.000 hombres y mujeres que surcan en ellos las aguas del Pacífico, desde Australia hasta el estrecho de Bering.

Es la Séptima Flota de Estados Unidos, responsable del área donde está China y del extremo oriental de Rusia, y la que primero respondería a un potencial ataque de Corea del Norte. Fue esta la unidad que comandó las operaciones en la Guerra de Corea y en la de Vietnam, quien controló el Pacífico cuando lo intentaba dominar la Unión Soviética, y quien acudió primero al golfo Pérsico cuando Estados Unidos atacó a Irak en 1991.

Pero, por su causa, la Armada de Estados Unidos ordenó este lunes la suspensión de todas sus operaciones y mandó a detener sus equipos en todo el mundo.
buques de la Séptima Flota
Los buques de la Séptima Flota son los encargados de responder a cualquier amenaza para Estados Unidos en el Pacífico Oriental.

Por un día, la marina de guerra más poderosa del mundo dejó de funcionar. Fue la primera vez desde antes de Segunda Guerra Mundial que ocurrió algo así. ¿La causa? Los inexplicables accidentes que han sufrido los barcos de la Séptima Flota: cuatro en lo que va de año, con decenas de marinos muertos y otros tantos desaparecidos.

El último de ellos, ocurrido la pasada semana, dejó diez desaparecidos, cinco heridos y le costó el puesto finalmente al comandante de la flota, el vicealmirante Joseph Aucoin, un renombrado militar que fue despedido por "falta de confianza".

Pero, ¿cómo fue esto posible? ¿Y qué tan grave es para EE.UU.?

Los orígenes

El comandante David Kohnen, director del Centro para la Investigación Histórica Marítima del Colegio de Guerra Naval de Estados Unidos, asegura que para entender la dimensión de estos accidentes es preciso comprender la importancia de esta flota para las Fuerzas Armadas estadounidenses.
barco
La Séptima Flota tuvo un papel protagónico durante la Guerra del Golfo, en 1991. 

Kohnen explica que existen tres momentos básicos para definir la evolución de la Séptima Flota y su rol para "mantener los intereses estratégicos de Estados Unidos en la región"."Un primer momento estaría en su surgimiento durante la Segunda Guerra Mundial, en la que tuvo un rol primordial en el combate contra Japón y en el posicionamiento de Estados Unidos en el Pacífico Oriental", explica a BBC Mundo.

Ese cuerpo naval, parte estratégica de la Flota del Pacífico, se formó en marzo de 1943 en Australia, donde tuvo su primera base de operaciones, hasta que después de la guerra se trasladó a China y, luego, a Japón, donde todavía mantiene su sede. "Otros momentos notables tuvieron lugar durante los conflictos entre las dos Coreas y en Vietnam. Y luego, su restablecimiento después de 1986 también ofrece interesantes perspectivas sobre la cuestión de la estrategia estadounidense en el Gran Oriente Medio", asegura.

Armada de Estados Unidos - En cifras
  • Oficiales activos: 322.421
  • Barcos de guerra desplegados: 276
  • Embarcaciones desplegadas en ejecución: 52 (19%)
  • Embarcaciones en curso para operaciones locales / Capacitación: 33 (12%)
  • Armada de Estados Unidos(datos hasta el 23 de agosto de 2017)

De hecho, uno de los principales cometidos de la Séptima Flota durante la época fue operar en esa zona durante la Guerra del Golfo en 1991.

Fueron sus miembros quienes protagonizaron mayoritariamente la Operación Tormenta del Desierto, la primera gran ofensiva de Estados Unidos contra Saddam Hussein.
Mantuvieron sus operaciones en el Oriente Medio hasta 1995, cuando tuvo lugar el restablecimiento de la Quinta Flota. "Esto explica que su poder no era limitado al Pacífico Oriental. Eran, de alguna forma, el cuerpo operativo naval más confiable y mejor entrenado del Ejército", opina.

Emblema de la Armada

Seth Cropsey, director del Centro de Poder Naval de Estados Unidos en el Instituto Hudson, un think tank con sede en Nueva York, considera que la Séptima Flota ha sido desde la Segunda Guerra Mundial símbolo del poderío militar de Washington.
flota
La Séptima Flota es la más grande de las desplegadas por Estados Unidos en todo el mundo.
"La flota en su propia composición como la más grande de las desplegadas por el mundo ha proyectado a través de los años el poder de la Armada de Estados Unidos", asegura a BBC Mundo.
"Es importante decir que esta flota, que hoy está siendo lamentablemente cuestionada, fue la insignia de nuestro Ejército durante algunas de las guerras más importantes de la segunda mitad del siglo XX", afirma.

Entre sus principales tareas en los últimos años, dice, ha estado el control sobre una potencial amenaza de China sobre Taiwán y las operaciones militares en la Península Coreana.

Cropsey, quien fungió como subsecretario adjunto de la Armada durante los gobiernos de Ronald Ronald Reagan y George Bush, explica que la función principal de este escuadrón naval a través de los años ha sido fortalecer el posicionamiento geoestratégico de Estados Unidos en el área. "La presencia de esta flota es estratégica porque garantiza llevar a cabo despliegues de rotación en la región, al tiempo que reduce los tiempos de tránsito y los costos de apoyo por operar desde bases en el extranjero en caso de una agresión", indica.

Para que se tenga una idea: solo entre la base de Yokusuka, en Japón, donde tiene su sede la flota, hasta la isla de Guam, el enclave más oriental de Estados Unidos en el Pacífico, operan 23 barcos de guerra en una distancia de 2.000 kilómetros: un promedio de un navío por cada 100 kilómetros.

Las tareas de vigilancia y los ejercicios militares constituyen el día a día de los miembros de la Armada de Estados Unidos.
soldado
¿Cómo entonces la flota más grande de Estados Unidos, la que controla una de las zonas más estratégicas del mundo, se volvió ahora la menos segura de toda la Armada?
¿Qué dice esto y qué revela del Ejército de la nación más poderosa del orbe?

Las misteriosas colisiones

Según datos de la compañía de seguros Allianz, durante 2016 ocurrieron 85 pérdidas totales de grandes buques en el mundo, una caída del 16% con respecto al año anterior. Pero de ellas, sólo una fue resultado de una colisión entre dos barcos.

Entonces, ¿cómo es posible que los buques de esta flota, muchos de gran calado, equipados con radares y sistemas de navegación, seguimiento GPS, sistemas de identificación automática (AIS) y comunicaciones por radio hayan podido chocar?

Comparación entre el USS John S. McCain y el petrolero con el que chocó la semana pasada cerca de las costas de Malasia
Comparación entre el USS John S. McCain y el petrolero con el que chocó la semana pasada cerca de las costas de Malasia.

Desde el primer accidente las teorías se han desatado: unas hablan de posibles hackeos al sistema de posicionamiento de los buques, a aumentos del tráfico marítimo en las zonas por la que circulaban, a problemas técnicos o errores humanos…

Cropsey considera que es demasiado pronto para tener una respuesta, pero asegura tener una certeza: "No se trata de una coincidencia". "Han sido cuatro barcos en un promedio de ocho meses. Nunca antes en la historia de la Armada se había visto algo igual", afirma.

El caso más reciente, el choque del destructor USS John Mccain contra un buque petrolero cerca de Malasia fue solo el caso más reciente.
mapa

En julio pasado, siete marinos estadounidenses murieron cuando el destructor USS Fitzgerald colisionó con un buque portacontenedores en aguas japonesas, cerca de la ciudad portuaria de Yokosuka.

En mayo, un crucero de misiles guiados colisionó con un barco de pesca surcoreano, mientras que en enero, otro buque de guerra encalló cerca de la base de la flota, también en Yokosuka.
Hallan muertos a los 7 marinos que habían desaparecido en el choque de un destructor de EE.UU. cerca de la costa de Japón. Los accidentes ocurrieron en zonas de gran tráfico marítimo. Pero para los expertos esto, de por sí, no constituye una respuesta.

La culpa es de…¿Corea del Norte?

Cropsey, quien fuera responsable de reformar la estrategia naval de Estados Unidos durante el gobierno de George Bush (padre), opina que las colisiones se debieron a un conjunto de factores, casi todos relacionados con elementos operativos de la flota.

Como primer elemento explica que, tras las crecientes amenazas de Corea del Norte desde el pasado año, ha ocurrido un aumento notable en el nivel de operaciones de la Séptima Flota. "Ha sido un número creciente de nuevas operaciones, de cambios de estrategias, de correcciones en las existentes y nuevas directivas para la que no estoy seguro que el cuerpo de marines esté del todo preparado", asegura.
USS John S. McCain
Así quedó el destructor lanzamisiles USS John S. McCain tras el choque con un buque petrolero de bandera liberiana cerca del Estrecho de Malaca, en aguas de Singapur.

Este creciente número de operaciones, explica, ha llevado a que los barcos estén fuera de puerto por largo tiempo, lo que dificulta las reparaciones y el mantenimiento que, en el caso de muchas unidades, por su edad y uso, constituyen un factor prioritario para la seguridad.

La Marina de EE.UU. confirma que la flota que Trump dijo haber enviado a Corea del Norte navegaba en dirección contraria. "Otro factor a tener en cuenta son problemas de dirección, de la cadena de mando y en el entrenamiento del cuerpo de marines. O mejor dicho, de la falta de entrenamiento de los marines y del propio cuerpo de infantes", apunta Cropsey. "Sé que resulta extraño escuchar algo así del cuerpo de marines de Estados Unidos; pero, lamentablemente, son cosas que pasan", concluye.

martes, 22 de agosto de 2017

Argentina busca una nave de asalto anfibia de segunda mano

Por Jose Higuera - IHS Jane Defence
Argentina está estudiando opciones para la adquisición de un buque de asalto anfibio -incluyendo un buque de segunda mano o construyendo localmente un nuevo buque a medio-largo plazo- informaron fuentes militares de Buenos Aires a Janes .
[​IMG]
El interés de Argentina en transferir un LPD de segunda mano de la clase Austin de los Estados Unidos, ya en estado de reserva, fue discutido durante una visita a Buenos Aires por el vicepresidente estadounidense Mike Pence "que escuchó con simpatía", dijo una fuente militar local.

La idea de adquirir una embarcación de transporte anfibio de segunda mano fue discutida previamente durante una visita de 2016 a Washington, DC, por el ex viceministro de Defensa de Argentina, Ángel Tello, pero las conversaciones no fueron más allá.

lunes, 14 de agosto de 2017

La Armada de Chile incorpora el cuarto patrullero oceánico (OPV)

La empresa Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) entregó el patrullero oceánico OPV-84 Cabo Odger a la Armada de Chile. Este buque es la cuarta unidad que construye la compañía para la Marina y permitirá incrementar la vigilancia y control de la zona económica exclusiva del país. La construcción requirió 28 meses e implicó un costo de 70 millones de dólares. 
Resultado de imagen para patrullero oceánico OPV-84 Cabo Odger
El OPV-84 Cabo Odger forma parte del proyecto Danubio IV iniciado en 2005 con el propósito de destinar a cada zona naval uno de estos buques y poder reforzar sus capacidades para ejecutar misiones de patrullaje y resguardo de la zona marítima jurisdiccional, efectuar labores de búsqueda y rescate, ejercer fiscalización de actividades marítimas, brindar apoyo logístico a zonas aisladas, realizar el mantenimiento de la señalización marítima, controlar la contaminación acuática y proteger el medio ambiente.

El diseño del nuevo buque está basado en el OPV-80 Fassmer GmbH. Entre sus características destacan el casco reforzado para navegar en aguas antárticas, puente extendido para facilitar el desarrollo de operaciones marítimas y el cañón Leonardo Compatto de 76/62 mm con control de tiro DESA Maitén-3/CH.
Resultado de imagen para patrullero oceánico OPV-84 Cabo Odger
El buque tiene 80,6 metros de eslora, 13 metros de manga y 3,8 metros de calado. Desplaza a plena carga 2.100 toneladas y tiene una autonomía de navegación de 30 días. Tiene un rango de acción de 8.000 millas náuticas a una velocidad de 12 nudos. Posee dos motores diésel Wärtsila modelo 12V26 de 4.080 KW que le permiten alcanzar una velocidad máxima de 22 nudos y su planta eléctrica está compuesta por dos generadores diésel de 800 kVa cada uno además de un generador de emergencia de 100 kVA.

El patrullero oceánico tiene una dotación de 32 tripulantes y capacidad para transportar 30 pasajeros. Dispone de hangar y cubierta de vuelo para la operación de un helicóptero tipo Dauphine y de dos lanchas semirrígidas modelo PUMAR AR740 OPV fabricadas por Asmar para ejecutar operaciones de interdicción marítima y rescate de náufragos.

Pensar que la idea era construir junto con Chile, los futuros POM de la ARA... Chile 4 POM y Argentina 0 POM...

miércoles, 9 de agosto de 2017

El portaviones español que nadie quiso comprar zarpa hacia su desguace

(Sputnik Mundo) - El portaviones Príncipe de Asturias, buque insignia de la Armada española entre 1988 y 2013, ha iniciado su último viaje. La empresa propietaria ha comenzado su traslado al astillero turco de Leyal Deltas, donde será desguazado.
Resultado de imagen para portaaviones Príncipe de Asturias + desguace
​El buque fue dado de baja el 13 de diciembre de 2013, después de que el entonces ministro de Defensa, Pedro Morenés, decidiera que el coste de mantenimiento anual —unos 100 millones de euros— suponía una suma inadmisible dada la difícil coyuntura económica que atravesaba España.

Después de ser dado de baja del Listado Oficial de Buques de la Armada, el Príncipe de Asturias fue subastado y, tras varios intentos infructuosos, fue por fin adquirido a precio de saldo por la compañía turco-española Surus Inversa. Costó 2,7 millones de euros.

Si bien este buque era el único portaviones que quedaba en servicio de España, la Armada del país tiene a su disposición el buque de asalto anfibio Juan Carlos I, capaz de cargar un ala aérea embarcada.

lunes, 7 de agosto de 2017

El Battlecarrier era parte acorazado y parte portaaviones

Por Kyle Mizokami  - War is boring (Traducción Desarrollo y Defensa) - Esta historia apareció originalmente el 6 de diciembre de 2013. Los proyectos para transformar los acorazados de la Segunda Guerra Mundial habrían producido las naves más extrañas y poderosas jamás .
El Battlecarrier Era Parte Acorazado, Parte Portaaviones
A principios de los años 80, cuatro acorazados rápidos de clase de Iowa construidos originalmente durante la Segunda Guerra Mundial (Iowa , Missouri , Nueva Jersey y Wisconsin) fueron sacados de las bolas de naftalina y regresaron al servicio activo.

Con casi 900 pies de largo y desplazando cerca de 60.000 toneladas, los buques de batalla podrían disparar por su borda unas nueve armas que envíaban 18 toneladas de acero y explosivos hacia sus blancos.

Los acorazados fueron modernizados para incluir los nuevos misiles de crucero, misiles antibuques y armas de defensa antiaereas Phalanx. Regresados ​​a la flota, los buques vieron acción frente a las costas de Líbano e Irak. Al final de la Guerra Fría, los acorazados se retiraron nuevamente. Todos estaban programados para convertirse en museos.

Pero, pocos sabían, que devolver los acorazados al servicio en los años 80 había sido sólo parte de un plan. La segunda fase de este, era más ambiciosa, comprendia un rediseño radical de los buques de guerra que habrían combinado los atributos de los acorazados y los portaaviones.

El barco resultante, un "battlecarrier", era uno de muchos proyectos en el lapso de 30 años para modernizar los acorazados estadounidenses en los buques más poderosos jamás construidos. Las diversas propuestas, todas ellas timidas, se basaban en barcos de la Segunda Guerra Mundial transportando cientos de marines estadounidenses, lanzando aviones Harrier e incluso disparando proyectiles atómicos.
Arriba-un acorazado que provee armas de fuego a Okinawa. En la parte superior-USS Iowa . Fotos de US Navy

Un agujero en la Marina

Antes de la Segunda Guerra Mundial, los planificadores habían asumido que las naves de grandes cañones ganarían guerras por su poder de fuego con barcos enemigos de la misma clase. Pearl Harbor y la Batalla de Midway disiparon esa noción, ya que la flexibilidad y el poder de ataque a largo alcance de los portaaviones eran superiores al de los acorazados.

Los acorazados fueron relegados a un papel secundario en la flota, bombardeando las defensas costeras antes de desembarcos efectuados por el ejército y los infantes de marina. Ya después de la guerra, la Marina paso a la reserva la mayoría de sus cruceros pesados y acorazados mientras conservaba sus portaaviones. La prisa por abrazarlos con misiles redujo aún más la influencia de los poderosos cañones, y asi llego el final de la era del acorazado que parecía haber terminado para siempre.

Para el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos, esta era una situación preocupante. La invasión marítima de Inchon durante la Guerra de Corea mostró que la era de los asaltos anfibios aún no había terminado. A los planificadores militares apreciaban la flexibilidad de los aviones, pero desde el punto de vista de los Marines, un buque artillado que podía fondearse frente a una costa y bombardearla con armas pesadas durante horas y horas era vital.

Había una solución. Los cuatro acorazados Iowa acorazados - que estaban en "bolas de naftalina" desde la Segunda Guerra Mundial, se reactivaron brevemente durante la Guerra de Corea para proporcionar el apoyo del fuego a las fuerzas de la ONU y se retiraron de nuevo después del final de la guerra. Pero, para  algunos planificadores de la Marina, los acorazados estaban de nuevo en boga. Hubo intentos frecuentes de devolverlos al servicio.

Crucero USS Toledo lanzando un misil Regulus II. Foto de la Marina de los EE.UU.

Acorazado nuclear

En 1958, la Marina propuso la revisión de los buques de la clase de Iowa, eliminando todos los cañones de 16 pulgadas y reemplazándolos con misiles antiaéreos y anti-submarinos. Pensaron que los nuevos "acorazados con misiles guiados" también llevarían cuatro misiles de crucero Regulus II, cada uno de los cuales podría aplastar una ciudad a mil millas de distancia con una ojiva nuclear más de 100 veces más poderosa que la bomba utilizada en Hiroshima.

El resultado habría sido ciertamente el acorazado más poderoso de todos los tiempos, pero el concepto estaba plagado de ineficiencias. Según la propuesta, 2000 marineros habrían tenido que navegar en aguas hostiles en un costoso buque de 900 pies para atacar sólo cuatro objetivos con armas nucleares. Un bombardero de la Fuerza Aérea podría atacar tantos objetivos, a un rango mayor, con menos de una docena de tripulantes. Y en $ 1.5 mil millones en dólares de hoy, la conversión habría sido costosa.

Al mismo tiempo, la Marina había ordenado que submarinos transportaran misiles balísticos Polaris. Los submarinos de misiles propuestos podrían atacar blancos más del doble de distancia que el acorazado armado con Regulus II, al llevar cuatro veces más misiles y pasar la mayor parte del tiempo bajo el agua evitando su detección. El concepto de acorazado nuclear estaba muerto en el agua.
Propuesta de conversión de acorazados anfibios, era de los años setenta. Via IPMSUSA.org

Acorazado anfibio

En 1961, aparece una nueva propuesta para utilizar los acorazados clase Iowa para aumentar la capacidad de transporte de tropas de la Armada. La torreta trasera y sus tres cañones de 16 pulgadas habrían de ser sido removidos. En su lugar habría un hangar y una cubierta de vuelo capaz de transportar 30 helicópteros. La nave también transportaría 14 embarcaciones de desembarco para transportar tanques y vehículos a tierra y añadirían 1800 marines. Así, cada uno de los Iowas -anfibios- habría sido una fuerza expedicionaria de un solo barco.

Capaz de establecer su propio apoyo contra fuego con los seis cañones restantes de 16 pulgadas y desplegar una unidad anfibia marina de tamaño batallón por aire y por mar, la nave habría sido una colmena de actividad. Pero aún sería caro convertir y operar, y la Armada tenía muchos medios de transporte sobrantes que podrían ser convertidos a plataformas anfibias más baratas. Tres portadores más viejos fueron modificados, y la clase de Iowa volvió a quedarse en las bolas de naftalina.
USS Iowa se convirtió para transportar aviones Harrier. Via Militaryphotos.net

Portabateria

El costo de la guerra de Vietnam puso una suspensión temporal en la charla de revivir el Iowa s en alguna nueva forma. Uno de los acorazados, el Nueva Jersey , fue reactivado brevemente para servir en Vietnam.

A principios de los años ochenta, la Administración Reagan comenzó un ambicioso programa de construcción naval. Se decidió traer nuevamente los cuatro Iowas. En la fase uno, los barcos fueron modernizados con la adición de los misiles del ataque a tierra Tomahawk, de los misiles del antibuque Hapoon y de armas de defensa antiaerea Phalanx. A mediados de los años ochenta, los cuatro habían regresado al servicio.

Hubo una fase dos que nunca se ejecutó, y fue más interesante. Esta fase nuevamente implicó quitar la torreta trasera del arma de 16 pulgadas. En su lugar se construiría una cubierta de vuelo  y plataformas "Jump Skies" orientados hacia el frente que arrojarían a los Harrier al aire. La nave llevaría hasta 20 Harriers, así como un hangar y un ascensor. Y eso no es todo. Ubicado entre los dos saltos de esquí habria un gran lanzador de silos para misiles, cada uno de los cuales contendría misiles de cruceros estándar antiaéreos o los Tomahawk.
Resultado de imagen para Battlecarrier
El poder de fuego de los acorazados -y su rango destructivo- habría aumentado sustancialmente. El costo de una torre para 20 aviones Harrier era un buen negocio. Añadir los Tomahawks y su capacidad para golpear con precisión a mil millas y las mejoras se veía aún mejor. El buque de guerra resultante habría igualado el poder de fuego de un super portaviones clase Nimitz. Pero como antes, las ineficiencias inherentes del Iowa funcionaron contra ellos. Con una tripulación de casi 2000 hombres cada uno, los altos costos de personal de los barcos los hicieron prohibitivamente caros de funcionar en una marina totalmente compuesta por voluntarios a sueldo. Además, los buques de la clase Tarawa ya podían transportar aviones Harrier y los silos de misiles proliferaban por toda la flota.

La Marina llegó a la conclusión de que si el país deseaba obtener el valor de su dinero de los cuatro acorazados, los buques tenían que concentrarse en sus habilidades únicas: disparar proyectiles de artillería masiva contra el enemigo. Eso significaba mantener las tres torres principales de los cañones. Los esquemas de conversión "maravillosas" tendría que quedarse sólo en propuestas.
Zumwalt en construcción. 

Futura batalla

Hoy el argumento de los bombardeos navales se prolonga. Incluso en la era de los aviones no tripulados y la guerra de precisión todavía hay llamadas ocasionales para llevar a los pesadamente tripulados Clase Iowa de nuevo al servicio. Hay un cierto romance con los acorazados, y tener cuatro Iowas que se hallan en buenas condiciones ha seducido a muchos entusiastas y planificadores navales por más de 60 años con propuestas para traerlos nuevamente.

Los nuevos destructores Clase Zumwalt irán un largo camino hacia ser el nuevo proveedor de apoyo de fuego para los marines. Minimalmente tripulados, relativamente pequeños, furtivos y precisos, los Zumwalt son la antítesis de los Iowa, pero funcionalmente son sus sucesores.

Aunque cada Zumwalt sólo puede proveer la masa explosiva de una sola de las armas de 16 pulgadas del Iowa , la nave más nueva puede disparar sus proyectiles más pequeños con precisión ayudada por GPS desde 83 millas de distancia, frente a las 20 millas de un Iowa .

Si el diseño de Zumwalt tuviera éxito, la antorcha del acorazado podría finalmente ser transferida a ellos, y los Iowa podrán finalmente dormir en paz como museos, a salvo de los planes de aquellos que los revivirían.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...