Mostrando entradas con la etiqueta Ganadería. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ganadería. Mostrar todas las entradas

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Ganadores y perdedores del nuevo reparto de la Hilton

Por Fernando Bertello - LA NACION
Ayer se conoció la distribución del cupo para exportar a Europa; 22 empresas subieron su participación y 23 la bajaron
El Gobierno formalizó ayer en el Boletín Oficial la distribución de 26.679,15 toneladas (sobre un total de 29.500) del ciclo 2017/2018 de la cuota Hilton, el cupo de cortes cárnicos de alto valor con destino a Europa, que representa un negocio para la industria frigorífica de US$ 350 millones, sobre un total de US$ 1000 millones de exportaciones. El reparto, válido para el período comprendido entre el 1º de julio de este año y el 30 de junio de 2018, dejó ganadores y perdedores importantes.

Luego de tomar el control de la cuota, el Ministerio de Agroindustria de la Nación procedió a su reparto, en un 90% para frigoríficos y un 10% para "proyectos conjuntos" (industrias y organizaciones de productores). Como dijeron las autoridades del Gobierno en otras oportunidades, el sistema se trata de un mecanismo de "transición" hasta que se fije uno definitivo.

Desde 2009, la distribución estuvo a cargo de la ex Ucesci, que manejaba el entonces secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno. Se hacía por concurso público. Eso se desactivó y Agroindustria este año autorizó a las empresas a solicitar hasta un 10% de volumen adicional sobre lo efectivamente embarcado en el ciclo anterior. Según la resolución oficial, quienes al 1º del mes próximo hayan ejecutado el 70% de su cupo podrán solicitar un volumen adicional. En tanto, a quienes al 1º de febrero de 2018 no hubieren certificado al menos un 60% del cupo asignado se les descontará proporcionalmente de la asignación el tonelaje no certificado.

Según un informe de los economistas Juan Garzón y Nicolás Torre, del Ieral, fueron 50 las empresas que recibieron cupo de exportación. Son dos firmas más que las 48 del ciclo 2016/2017.
"De las empresas que han recibido cupo en este nuevo ciclo 2017/2018, 27 son industrias que ya venían exportando Hilton, 18 son asociaciones [grupos integrados por productores en alianza con frigoríficos] que también venían exportando, hay cuatro industrias nuevas incorporadas este año y una nueva asociación", dijeron los especialistas a LA NACION.

De acuerdo con el relevamiento, en comparación con el ciclo anterior de la Hilton hay 22 empresas que subieron su participación, 23 que la bajaron, tres que salieron del negocio y cinco que entraron. Al respecto, salieron Amancay, Cooperativa Guillermo Lehmann y la Federación Chaqueña de Asociaciones Rurales. Mientras tanto, ingresaron Santa Guilia SA (300 toneladas), Frigorífico HV (200 toneladas), Frigolar (100 toneladas), Carnes Virreyes SA (25 toneladas) y Azul Natural Beef SA (300 toneladas), un frigorífico que reabrió tras siete años y que el presidente Mauricio Macri visitó en agosto pasado.

De las empresas más conocidas, con 3142 toneladas la firma brasileña Quickfood -controlada por BRF- logró un 4,7% más de volumen respecto del ciclo anterior y mejoró en 1,5 puntos porcentuales su participación en el total del reparto de la cuota. Tiene un 11,8% de la cuota total.

Otra de las empresas ganadoras es SA Importadora y Exportadora de la Patagonia, de La Anónima, vinculada a la familia del secretario de Comercio, Miguel Braun. Consiguió, con 2410 toneladas, un 9,6% más de volumen y mejoró en 1,5 puntos su participación en el total de la cuota. Ahora tiene el 9% del cupo total.

JBS, el segundo exportador de la Hilton, en la Argentina a cargo del grupo brasileño Minerva, tuvo 2359 toneladas, una merma en volumen del 9,3% versus el ciclo anterior. Pese a esa baja, su caída en la participación total fue de apenas 0,1%, ya que mantiene el 8,8% de participación total.

Entre los grupos locales sobresalen las bajas pronunciadas de Coto, Ecocarnes y Friar. Según el reporte del Ieral, con 831 toneladas, Coto logró un 30,8% menos de tonelaje. Ecocarnes, con 969 toneladas, también bajó en volumen un 30,8%. Por su parte, Friar (Vicentín) recibió 2100 toneladas, una caída en volumen del 19,2 por ciento.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Guanacos en la Patagonia: un plan para la explotación racional

Por Alejandra Groba - LA NACION
En un trabajo conjunto, productores y organismos públicos diseñaron un programa para enfrentar la sobrecarga que soportan los campos en Santa Cruz por la expansión sin control
Productores y organismos públicos trabajaron en un plan para enfrentar la sobrecarga en los campos de Santa Cruz
Productores y organismos públicos trabajaron en un plan para enfrentar la sobrecarga en los campos de Santa Cruz. Foto: Shutterstock

Como revelan las pinturas de hace 9000 años de la Cueva de las Manos, en el noroeste de Santa Cruz, los guanacos fueron fundamentales para la supervivencia de los pueblos precolombinos de la Patagonia, que no sólo aprovechaban las proteínas de su carne, sino también su piel, tendones y hasta cálculos.

A fin del siglo XIX, la colonización y formación de la estancias ovejeras significaron un golpe para esta especie, que se mantuvo empequeñecida en el siglo XX por los buenos ingresos que les dejaba a peones de estancia y pobladores la caza de chulengos -crías, de pelo más suave-, para tapados y quillangos.

En el norte del país, así como en Bolivia y Perú, el guanaco prácticamente se extinguió. Como reacción, a mitad de los 90, se incluyó al guanaco en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), que prohibió la exportación de productos de estos animales, a la par que crecía la conciencia sobre la fauna silvestre y caía el gusto por las pieles naturales. Poco después, se prohibió también el tránsito federal.

La restricción, junto con la menor amenaza del puma (que también fue muy cazado), surtió efecto y el guanaco empezó a multiplicarse rápidamente. "De 455.000 ejemplares que relevamos en 2002 en la Patagonia, en el censo de 2015 pasamos a casi 2,09 millones", dice Gabriel Oliva, investigador del área de Recursos Naturales del INTA Santa Cruz.

Hoy más del 95% de la población mundial está en la Patagonia, la gran mayoría en Santa Cruz, y allí se han convertido en un problema. Según si la cuenta la hace el INTA o los productores, en 2015 había en esta provincia entre 1,3 y 1,5 millones de guanacos, es decir, entre cuatro y cinco por persona. Pero lo preocupante es la relación con las ovejas, que sí tienen aprovechamiento económico, pues compiten por el alimento que proporcionan las limitadas pasturas patagónicas. En menor medida, lo mismo ocurre en Chubut, que en 2015 contaba medio millón de guanacos.

En esa competencia, el guanaco lleva las de ganar: no sólo porque es ágil y puede saltar alambrados cuando la comida escasea en algún campo, sino además porque puede aprovechar pastos más rústicos y arbustos. Oliva sostiene que un guanaco come en promedio 1,5 veces lo que una oveja, con lo que el consumo de la población total casi equipara el de los 2,3 millones de ovejas santacruceñas.

Para los ecologistas es como una venganza de la naturaleza, señal de que el sistema está vivo. Pero en el INTA están preocupados y debieron incluir al guanaco como un factor central en el manejo de pastizales. "La capacidad de carga global de Santa Cruz es de 3,2 millones de ovejas. Por primera vez, contando las pocas vacas y cabras que hay, el territorio no está excedido de animales domésticos. Sin embargo, con los guanacos, la provincia tiene una sobrecarga promedio de 75%", explica Oliva. Con algunos casos extremos, como una estancia al sur de Río Gallegos que tiene 4.000 ovejas y 10.000 guanacos, y otra al norte con 3.000 ovejas y 12.000 guanacos.

La sobrecarga se percibe en la muerte de ovinos o la pérdida de señalada -la cantidad de corderos por ovejas-, lo que lleva a los productores a reducir los rodeos, con las consiguientes pérdidas de capital y empleos.

Manejo

"Es preciso manejar las poblaciones naturales. Hoy todo el trabajo de promover el buen uso de pastizales se pierde. Aparece un desbalance que degrada los suelos, algo irreversible en la Patagonia por sus características. Se pierden mallines, humedales, se genera un problema ecológico", agrega Oliva.

Este año, en la Exposición Rural, los hermanos Petersen, que operan el restaurante del predio, hicieron una degustación pública de guanaco que generó interés. Fue una prueba fruto de que, hace alrededor de un año medio, los productores santacruceños, el INTA y el Consejo Agrario provincial, la Universidad Nacional de la Patagonia Austral y el Senasa se sentaron a diseñar un plan de manejo con varias aristas, que habilitó la caza, el encierre en silvestría y el uso de la fibra en la provincia para los establecimientos que presentaran un plan.

El problema es que, al no poder vender a otras provincias ni al exterior, los frigoríficos santacruceños no encuentran masa crítica que convierta la faena de guanaco en negocio, pese a que tienen capacidad ociosa (pasaron de faenar entre 500.000 y 700.000 ovinos anuales a cerca de 370.000) y, sin grandes inversiones, calculan que podrían faenar hasta 60.000 guanacos al año. A nivel de la población, Oliva estima que en Santa Cruz "podría cosecharse un 10% por año sin casi afectarla, 130.000 guanacos. Es una experiencia interesante, porque genera un aprovechamiento del recurso con control veterinario y fiscal. Pero el mercado de Santa Cruz se satura con 3000 guanacos".

Aunque hoy no sea negocio por la imposibilidad de tránsito federal, en la estancia Cóndor quisieron mostrar que es posible un aprovechamiento comercial del guanaco. "Cazar cada animal nos costó US$ 20 (doce personas, cinco camionetas a través de 240 kilómetros), que el frigorífico no paga porque no tiene venta suficiente. Hicimos tres cargas de 60 guanacos, en tres días, a pérdida, con el solo beneficio de aliviar el campo. Los productores más chicos no pueden afrontar ese costo", asegura Marcelino Díaz, el administrador de Cóndor. "Esto está totalmente descontrolado: nosotros tenemos 220.000 hectáreas, podríamos esquilar 112.000 ovejas, pero vamos a esquilar 72.000 porque tuvimos que bajar la carga".

Los productores están enojados con el Ministerio de Medio Ambiente y la Dirección Nacional de Fauna, que, sienten, entorpecen la iniciativa. Según Michael O'Byrne, ex presidente de la Sociedad Rural de Río Gallegos, "la población de guanacos crece 10-15% por año, mucho más de lo que los faunólogos predecían. El presidente Macri ha instruido a tres ministerios (Agroindustria, Medio Ambiente y Producción) para que trabajen en este tema. Hay un proyecto muy avanzado para esquila y faena de 5000 guanacos, pero todo se traba en Fauna, y la temporada termina en septiembre".

Destino para el consumo

Resulta obvio que ninguna iniciativa de explotación racional del guanaco funcionaría sin un consumo de sus productos que la sustente. Si bien desde hace rato se puede comer en la Patagonia guanaco en milanesas, escabeches, salamines, estofados y empanadas, los restaurantes necesitan que sean el resultado de faenas legales para incluirlos en el menú.

Ahora, el plan de manejo de Santa Cruz permitió que dos frigoríficos despostaran y vendieran los cortes envasados al vacío y congelados (todo pulpa: paleta, pernil, bife con lomo), con inspección sanitaria y trazabilidad. Aunque como no está habilitada la exportación ni el tránsito federal y ya se acaba la temporada de caza, no pueden mantener continuidad. Pese a ello, uno que se animó a sumarse a esta movida fue Leo Saracho, dueño de La Zaina, uno de los restaurantes mejor reputados de El Calafate, que es la ciudad más turística de la provincia. "Ya hicimos un montón de pruebas: carpaccio, guiso, bife, y es espectacular. En estos días estoy incluyéndolo en la carta, en un apartado patagónico junto con el cordero. Quizá va a costar un poquito que se ponga de moda, pero es un productazo. Tenemos la Patagonia sin explotar", dice.
Resultado de imagen para Guanacos
Antecedentes - Los pueblos precolombinos usaban la carne de guanaco para comer. Además, se valían de la piel para abrigarse, usar gorros y fabricar toldos, bolsas, cunas y hasta mortajas. Los tendones se usaba para coser y como cuerda de arcos.

Cifras - Con exportación abierta, la fibra de guanaco también sería un producto a aprovechar, ya que cuesta unos US$ 100 por kilo, contra US$ 5 de la lana de oveja. Un guanaco puede dar unos 400 gramos de fibra, contra 4 kilos de la oveja.

Billetes - Hoy se homenajea al guanaco en los billetes de 20 pesos. Mucho tiempo atrás, en su viaje por la Patagonia, Charles Darwin lo definió como "un animal elegante en estado silvestre, con cuello largo y esbelto y finas patas".

Mito - Según los relevamientos de los investigadores del INTA, es un mito que la mordida y la pisada del guanaco y la oveja son muy distintos, no hay grandes diferencias. Baqueanos y productores también avalan esta observación.

Riesgo - En el oeste de la Patagonia, los guanacos bajan en invierno de las montañas y se amuchan en las planicies bajas, lo que crea además un peligro en las rutas. Los automovilistas están notificados, pero suele haber sorpresas.

jueves, 31 de agosto de 2017

Guanacos y ovejas, ¿coexistencia pacífica?

Por Silvia Naishtat - Clarin.com
Por la escasez de pastos, el guanaco está desplazando a la oveja en la Patagonia. Para los especialistas el verdadero problema es el mal manejo y que no se planifique para que haya pastura tanto para ovejas como para guanacos. El 94% de los pastizales de la Patagonia sufre desertificación. El trabajo del INTA. 
Guanacos y ovejas, ¿coexistencia pacífica?
Ovejas en la nieve una estancia del interior chubutense. Foto Jorge Patterson

Que en Argentina no exista una manera para que dos especies coexistan en una región inmensa como la Patagonia y que el progreso de una de ellas signifique la ruina de la otra, dice mucho sobre otras grietas, al menos en nuestros modos de producción. Pero, a diferencia de lo que pasa en la política, hay científicos trabajando para cerrar la brecha. Nos referimos a la oveja y al guanaco, con defensores y detractores por igual. La conclusión es que sin un manejo responsable no hay pasto que alcance para que ambos puedan desarrollarse.

Giannina Massaccesi, del Centro de Referencia Viedma del ministerio de Desarrollo Social de la Nación, asevera que es posible. Massaccesi trabajó en la meseta de Somuncurá, la segunda reserva natural protegida más extensa del país, con 1,6 millones de hectáreas, en la estepa patagónica y compartida por el sur de la provincia de Río Negro y el norte de la provincia de Chubut. 

Esa zona vive un proceso de desertificación severa. En la visión de Massaccesi, el guanaco, un herbívoro presente en Sudamérica, ha sufrido una reducción de más del 90 % de su población en los últimos cien años. “La competencia con el ovino y la caza indiscriminada fueron factores determinantes. Por eso se incluyó en la Convención Internacional sobre el Tráfico de Especies Amenazadas, lo que permite el uso de la especie bajo regulaciones estrictas”, explica. En esa área se detectó un incremento sustancial de la población de guanacos y comenzó a desarrollarse un emprendimiento privado de esquila en silvestría de gran escala.
Resultado de imagen para Guanacos y ovejas
Claro que tras la esquila, los guanacos emigraban a campos bajos en busca de ambientes menos fríos. Eran de pequeños productores que ven en el guanaco un competidor que limita el crecimiento del ovino. Al sur de la localidad de Valcheta, el INTA, comenzó a trabajar. Fue después de la erupción del volcán Puyehue en 2011 y tras una sequía brutal que redujo las majadas ovinas en proporciones alarmantes junto al incremento de guanacos que pastoreaban esas tierras: se empezó a esquilarlos. “Se decidió hacerlo de manera sustentable y aprovechar la fibra de guanaco (nombre técnico que lo diferencia de la lana). ¿La intención? Agregar valor con el escardado, lavado, hilado, teñido y la confección de prendas artesanales.

Natalie Dudinszky, científica del Conicet, atribuye la desertificación al abuso por mal manejo del pastoreo. “Desde hace un siglo se usa un régimen de pastoreo continuo con altas cargas, más de lo que la productividad del pasto permite. Eso es muy problemático y más aún en el caso de un animal tan selectivo como la oveja que puede comer hasta muy cerca del ras del suelo”, señala.

La oveja elige qué pasto comer y opta por los más palatables (los de mayor calidad forrajera y ricos para ella), que sufren un consumo excesivo. “Los pastos poco palatables envejecen por falta de consumo y renovación y mueren. Esto provoca que desaparezca la cobertura vegetal y queda el suelo desnudo, lo que sumado a la escasez de agua y los fuertes vientos patagónicos favorecen la erosión y desencadena la desertificación. El 94% de los pastizales de la Patagonia sufren desertificación”, dice Dudinszky.

Receta pastoreos rotativos donde las ovejas estén en rebaños y vayan cambiando de potrero. “El error es el mal manejo y que no se planifique para que haya pasto tanto para ovejas como para guanacos”, advierte.

En Santa Cruz, Pablo Carmanchachi, otro investigador del Conicet, ha desarrollado una metodología de arreo y captura de guanacos con altos estándares de bienestar animal. También, un método para la extracción de fibra de guanaco de manera sustentable con énfasis en la conservación de la especie. Sostiene que la coexistencia es posible.

miércoles, 30 de agosto de 2017

La ganadería se recupera más rápido de lo previsto

Resultado de imagen para stock vacuno nacional
LPO - El stock vacuno nacional se ubica en torno a las 54 millones de cabezas, una cifra 4% mayor al 2015.



En el periodo enero/julio de este año, creció de manera considerable la faena (+ 8,6%), la producción (+ 8,1%), el consumo interno (+ 5,7%) y las exportaciones (+ 21,5%).

"En los primeros siete meses del año la faena fue de 7,19 millones de cabezas promoviendo así una dinámica en la actividad frigorífica que consolida una producción de 1,61 millones toneladas", señaló Rodrigo Troncoso, subsecretario de Ganadería.

"Estos datos revelan un círculo virtuoso de reactivación para la cadena donde se benefician productores e industria en los mercados interno y externo", agregó Troncoso, que proviene de la Cámara de Feedlots cercana al kirchnerismo en la década pasada.

Así las cosas, en la actualidad el stock vacuno nacional se ubica en torno a las 54 millones de cabezas, una cifra 4% mayor a la registrada a mediados de 2015 y muy superior respecto al piso de 48 millones alcanzado en 2011. De esta manera, los que entienden del tema consideran que en el término de dos o tres años más la Argentina podrá alcanzar e incluso superar las casi 60 millones de cabezas registradas en 2008, dos años después del cierre de exportaciones de carne.

"El año que viene el saldo exportable va a ser de entre 400 y 450 mil toneladas contra 250 mil este año; hay que conseguir nuevos mercados", comentó a LPO Ulises "Chito" Forte, presidente del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA).

En este sentido, Forte participó la semana pasada de una gira comercial por Asia junto a un grupo de funcionarios argentinos con el objetivo de concluir a la brevedad los protocolos para el acceso de carne enfriada y con hueso a China.
A partir de dicha gira, se espera que el gobierno central de China acelere la visita de inspectores sanitarios a la Argentina para la supervisión de nuevas plantas frigoríficas que permitiría aumentar las exportaciones de carne vacuna al gigante asiático.

En tanto, el ministro de Agroindustria bonaerense, Leonardo Sarquís, dijo que "en ganadería estamos teniendo muy buenos números desde el inicio de la gestión porque los productores están reteniendo vientres; cuando hay retención hay buenos augurios".

miércoles, 16 de agosto de 2017

Los cerdos, el único punto de fricción con Pence

Resultado de imagen para pig + Pence
(LPO) - En EEUU quieren exportar cerdo a la Argentina, pero el INTA le pide al Gobierno que frene las importaciones.



Reconocido granjero de Indiana, de donde fue gobernador, Pence repitió este martes tanto en Olivos como en la Bolsa de Comercio que quiere que los argentinos coman el "cerdo de calidad" y que eso fue conversado entre Macri y Donald Trump.

Este medio explicó que las trabas para el comercio bilateral entre ambos países, en especial por la exportación de limones argentinos, motivaron un viaje a Washington de Ricardo Buryaile, ministro de Agroindustria, y de Horacio Reyser, el encargado de conseguir inversiones extranjeras. Es que si bien tras la visita de Macri a la Casa Blanca su par estadounidense había asegurado que se levantarían las restricciones a la importación de limones, pasaron tres meses y a la fecha siguen pendientes trabas burocráticas que impiden las exportaciones.

Ahora es la importación de cerdo la que desató la alarma en el sector agropecuario argentino, además de que la carne de cerdo estadounidense puede estar afectada por "la peste porcina", de las que Argentina está libre. 

El aumento de las importaciones de carne de cerdo no solamente genera preocupación entre los pequeños productores porcinos sino también en organismos oficiales que se encargan de realizar un seguimiento del día a día del sector.

En 2016 -durante el primer año de gobierno de Macri- las compras al exterior de este producto aumentaron un 120% (unas 27.000 toneladas), mientras que en los primeros seis meses de 2017 continuaron por la senda ascendente creciendo un 80%.

De esta manera, en el sector proyectan que este año se importará un total de 50.000 toneladas, una cifra que representa alrededor de un 10% de la producción del país, y que involucra a La Anónima, Sadia y Paladini como los principales compradores.

Si bien el sector está creciendo en producción y exportaciones, desde diversos ámbitos se le pide al Gobierno que limite las importaciones. "Hace tiempo venimos reclamando que revean esto", dijo Omar Príncipe, presidente de Federación Agraria (FAA).

Otro sector que, sorpresivamente, se sumó al pedido es el INTA: Jorge Brunori, especialista en producción porcina de Marcos Juárez, habló de la importación "innecesaria" de carne de cerdo que está generando sobreoferta en el mercado interno.

Este nivel de "importaciones no sería necesario porque la producción está respondiendo a lo que demanda el consumo del país", comentó Brunori mientras destacaba el aumento de la faena que llegó a 1,4 millones de cabezas en el primer trimestre del año.

Un dato que llama la atención es que la Argentina sigue importando en grandes cantidades carne de cerdo proveniente de Dinamarca a pesar de que los frigoríficos de ese país estén denunciados por una bacteria peligrosa para humanos.

Según datos extraoficiales a los que accedió LPO, en los primeros siete meses del año se habrían comprado unos 60.000 kilos de cerdo danés sin importar el riesgo sanitario que implica para los consumidores locales.

Como sea, el problema que remarcan los que saben del tema es que el fuerte aumento de las importaciones está generando que los productores no sientan el crecimiento que atraviesa el sector en consumo interno y exportaciones.

Actualmente la participación del productor en el valor final del cerdo es de apenas un 15%. Mientras el valor promedio en origen es de $ 21,50 por kilo, los consumidores lo pagan en las góndolas de los supermercados a $ 140 por kilo. De corregirse estas asimetrías, las perspectivas para el sector porcino son favorables. El consumo interno alcanzó los 13 kilos por habitante en 2016, mostrando una suba del 9%, al tiempo que se espera que llegue a los 20 kilos en la próxima década.

En tanto, la producción de carne de cerdo aumentó 5% en el primer trimestre del año en comparación con igual período de 2016, como consecuencia de un aumento de la faena del orden del 4% y un mejor peso promedio de la res faenada.

En 2016 el sector porcino exportó más de 6.000 toneladas por un valor superior a los u$s 8 millones, lo que significó un incremento del 21% en peso neto y un 44% en valor (los principales mercados son Rusia, Hong Kong, Kazajstán, Marruecos y Egipto).

"No solo aumentamos la participación en la mesa de los argentinos, sino que nos proponemos ser proveedores del mundo", destacó Juan Uccelli, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP).

viernes, 23 de junio de 2017

Vacas criollas: piezas clave en regiones áridas

(Supercampo) - Técnicos del INTA La Rioja destacan el potencial de esas razas bovinas y proponen el uso del pastizal natural y el manejo del rodeo como una alternativa para obtener más kilos de carne por hectárea en compatibilidad con el ambiente.

Los Llanos de La Rioja es una región que se caracteriza por el clima árido, con veranos cálidos e inviernos suaves, en los que existe una gran variabilidad espacial y temporal de las lluvias –sólo llueve en el verano–. Allí, la ganadería es una de las principales actividades productivas y la raza criolla aparece como una herramienta para incrementar la productividad de la región. Con tecnologías orientadas al uso sustentable del pastizal natural y al manejo del rodeo es posible obtener más kilos de carne por hectárea en compatibilidad con el ambiente.

En esta zona del país, las condiciones ambientales limitan mucho la actividad agropecuaria. “La mayoría de los productores se dedican a la ganadería de cría bovina y caprina extensiva en grandes superficies y escasa infraestructura”, señaló José María Tessi  especialista en conservación y mejoramiento de bovinos criollos del INTA  La Rioja , y agregó: “En general, son minifundistas cuya principal característica es que desarrollan la actividad en campos de uso común y sin alambrados perimetrales”.
Resultado de imagen para Vacas criollasDe acuerdo con datos del Senasa, La Rioja cuenta con un stock de 160 mil cabezas. Allí, el INTA destaca el potencial de las vacas criollas por la rusticidad, mansedumbre, fertilidad, longevidad y adaptabilidad a los ambientes desfavorables de las zonas áridas y semiáridas. “Estos atributos las convierten en una buena alternativa para lograr más kilos de carne por hectárea”, aseguró Tessi para quien la cruza de la raza local con el Aberdeen Angus significaría un salto de calidad en los sistemas ganaderos.

Con el objetivo de incrementar la productividad de la región, técnicos del INTA La Rioja desarrollaron un “paquete de tecnologías” orientadas al uso sustentable de los recursos. “Cuando hablamos de ‘paquete tecnológico’ hacemos referencia a una serie de prácticas de manejo con las que, realizadas en tiempo y forma, se logran buenos resultados”, señaló el técnico del INTA.
Resultado de imagen para Vacas criollas
Las acciones incluyen el manejo del rodeo, del recurso forrajero, el uso racional del recurso hídrico y la evaluación de razas bovinas como el Criollo Argentino y el Aberdeen Angus. “En nuestra región, una de las principales limitantes es la disponibilidad de forraje, siendo los pastizales naturales el principal recurso forrajero, por esto se pone énfasis en que su uso sea sustentable”, indicó el técnico del INTA quien explicó que “evaluamos nuevas alternativas como la introducción de pasturas exóticas como Buffel Grass para recuperar, en el corto plazo, áreas totalmente degradadas y asegurar una fuente de alimento más estable para los rodeos”.

martes, 13 de junio de 2017

Argentina liderará en China un centro genético para mejorar la carne asiática

Argentina liderará en China un centro genético para mejorar la carne asiática(Clarin.com) - Se invertirán 10 millones de dólares.

Una empresa argentina del grupo Insud liderará en China la construcción de un centro genético, con la inversión de diez millones de dólares, para mejorar la cabaña bovina del país asiático.

Se trata de la sociedad Garruchos Agropecuaria, propietaria de la Cabaña los Murmullos, que lleva a cabo esta iniciativa dentro de un acuerdo de transferencia tecnológica que puso en marcha en 2015 en asociación con la compañía china Shenlong, especializada en fertilización in vitro, transferencia de embriones e inseminación artificial.

El centro genético se levantará en la ciudad china de Yinchuan, capital de la provincia de Ningxia, en un predio de 30 hectáreas, y entrará en servicio en 2019, informaron fuentes del grupo Insud que preside el Hugo Sigman.

Fruto de ese acuerdo, Garruchos Agropecuaria, ubicada en la provincia de Buenos Aires, se convirtió en la primera empresa argentina en exportar a China embriones congelados de genética Aberdeen Angus, raza productora de carne,

Para la consecución de estos fines empresariales, Shenlong y Garruchos Agropecuaria constituyeron la sociedad mixta Garruchos China, que gestiona la importación de productos de alto valor agregado y la capacitación de recursos humanos por parte de especialistas argentinos en genética bovina, según Insud.

En 2015 se realizó la primera exportación desde Argentina de 1000 embriones congelados Angus de Los Murmullos, destinados a mejorar la producción de carne del país asiático. Desde entonces, la cabaña también envió 15.000 dosis de semen de reproductores.

El primer lote de embriones logró un 50 por ciento de preñez y ya nacieron las primeras crías. El resto de los terneros nacerán en septiembre del presente año.

A pesar de que a finales de 2017 se recolectarán los primeros embriones producidos en China con genética de Garruchos, está previsto que se siga exportando desde el país austral, una vez al año, genética de ultra elite (embriones y semen) para abastecer al mercado del país más poblado y la segunda mayor economía mundial.

La alta demanda de carne por parte de China, fruto del cambio en los hábitos alimentarios de la población, ofrece una oportunidad para Argentina, que junto con Brasil y EEUU es la principal suministradora de alimentos de China.

Garruchos Agropecuaria está especializada en ganadería bovina para la producción de carne, leche y agricultura y trabaja con las razas Hereford, Angus, Braford y Brangus, en una constante apuesta por su mejora genética.

Pertenece al Grupo Insud, un conglomerado de empresas farmacéuticas, botecnológicas y de otros sectores, como el agropecuario y el hotelero, que incluye incluso una productora de cine.

miércoles, 7 de junio de 2017

Primer embarque de la historia de medias reses de cerdo hacia Rusia

(Telam) - El Ministerio de Agroindustria de la Nación informó hoy que mañana partirá desde el puerto de Mar del Plata en el primer embarque de la historia de 27 toneladas de media reses de cerdo hacia Rusia.

"Luego de haber llevado adelante misiones comerciales entre ambos países y gracias al trabajo público privado, se concretará este miércoles el primer embarque con 27.000 kilos de medias reses de cerdo a Rusia", indicaron desde la cartera agroindustrial.

"Esto consolida el liderazgo de nuestro país como supermercado del mundo y evidencia el trabajo realizado en octubre pasado en aquel país, y fortalece la posición de Argentina como un actor de relevancia en el ámbito internacional", manifestó el ministro de Agroindustria.

En este sentido, el funcionario nacional remarcó que ésto "muestra que atendemos las necesidades de cada sector productivo y gracias al trabajo con el sector privado logramos exportar por primera vez media res porcina a Rusia, destino de enorme potencial, con el que en la actualidad mantenemos un comercio de alrededor de U$S 478 millones durante 2016".

La firma Industrias Toledo, bajo la marca Toledo Pork Meat, de la localidad bonaerense de Coronel Vidal, enviará el primer container con destino final el puerto de Vladivostok, ciudad ubicada sobre el océano pacífico a más 9.000 kilómetros de su capital Moscú. Dicha mercadería será utilizada para diferentes canales comerciales de Food Service (Provisión de Restaurantes, Distribuidores e Industria). 

Por último, el presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), Juan Uccelli, sostuvo que tras éste embarque "una nueva etapa se abre para la producción porcina nacional" y que "no solo aumentamos la participación en la mesa de los argentinos, sino nos proponemos ser proveedores del mundo".

miércoles, 31 de mayo de 2017

Mesa de la carne: Macri pidió producir más y generar empleo

Mesa de la carne: Macri pidió producir más y generar empleoPor Martín Bravo - Clarin
"¿Por qué no se completa la cuota Hilton?", preguntaron los funcionarios a los productores.
EL PRESIDENTE MAURICIO MACRI RECIBIÓ HOY EN LA CASA ROSADA A REPRESENTANTES DE LA MESA DE GANADOS Y CARNES.

Los funcionarios del Gobierno ya habían mostrado números para dar cuenta de avances en el control de la informalidad en el sector, cuando Mauricio Macri aprovechó para plantear la exigencia a un grupo de empresarios ganaderos: “Nos habíamos comprometido a transparentar la cadena y ustedes a crear empleo. Nosotros estamos haciendo nuestra parte, ustedes hagan la suya”. Fue en una reunión de la Mesa de Carnes, en el Salón Eva Perón de la Casa Rosada, en la que hubo coincidencias y contrapuntos. Los productores pidieron abrir mercados externos, el Presidente les reclamó mayor inversión.

“Tenemos que abrir más mercados. El consumo interno está en el límite, con un promedio de 120 kilos anuales por habitante. Y la producción avanza más de lo que crece la exportación”, aseguró el empresario David Lacroze, coordinador de la mesa, y dio como casos a Estados Unidos “por lo que significa” y a China “por el volumen”. El Gobierno replicó con otra mirada. “No es un problema de falta de mercados, no hay excedente de producción. China está abierto: en 2016 exportamos 50 mil toneladas y este año serán unas 70 mil. ¿Por qué no se completa la cuota Hilton?”, sostuvo uno de los funcionarios presentes, que reforzó el pedido de inversiones de Macri: “Hay previsibilidad, hay crédito, bajamos los trámites. Están dadas todas las condiciones”.
Resultado de imagen para cuota Hilton
Al salir de la Casa Rosada, Luis Etchevehere enumeró los ejes para mejorar la competitividad del sector: “Bajar la inflación, acuerdos comerciales como el del Mercosur con la Unión Europea, mejor infraestructura para bajar costos en el transporte”, dijo el titular de la Sociedad Rural, que negó la presión por una devaluación: “Es un atajo que tarde o temprano se vuelve en contra”. Para los funcionarios la exigencia no deja de estar presente: “Sabemos que es un tema latente”. A Macri lo secundaron Gustavo Lopetegui -vicejefe de Gabinete-, Ricardo Buryaile -ministro de Agroindustria-, Alberto Abad (titular de la AFIP) y Ezequiel Sabor, secretario de Trabajo. “Ha reconocido el sector privado que hubo avances en el control de la informalidad y en materia sanitaria”, remarcó Buryaile. Macri también se comprometió a un reintegro adicional del 1,8 a las exportaciones, anualizado y retroactivo al 1° de enero.

De la reunión no surgieron medidas para bajar el precio de la carne. “Está en un valor adecuado con el poder adquisitivo, en relación con otros alimentos”, aseguró Etchevehere, y expresó su apoyo al Gobierno para las próximas elecciones: “Estas son las políticas que ayudan al potencial productivo. Con el kirchnerismo perdimos 12 millones de cabezas de ganado".

lunes, 29 de mayo de 2017

La vaca tiene rival para el asado: el búfalo

La vaca tiene rival para el asado: el búfaloPor Marina Aizen - Clarin (Viva)
La carne de búfalo gana terreno en el paladar gourmet argentino. Tiene menos grasa y su ganadería se adapta a zonas inundables. Secretos de un asado diferente.

En el país de las vacas, resulta difícil pensar en un asado que no pertenezca a nuestro rumiante de culto. Y, sin embargo, un grupo de productores del Delta de Entre Ríos, una tierra por naturaleza inundable, está probando desde hace años con otro animal que también anda en cuatro patas, está forrado de cuero y tiene cuernos. Es el búfalo de agua.

Juan Astorga arría una manada de búfalos en el campo La Filiberta, Entre Ríos / Rubén Digilio.

El búfalo emite un mugido más bajito que su pariente bovino, es un bicho más curioso y su color es negro profundo, azabache. Bello. Y tiene un sabor contundente, menos grasa intramuscular y menos colesterol. Es rico en hierro y en omega 3, un ácido que el cuerpo humano no puede fabricar, que es muy bueno para la salud cardiovascular. Además, se está poniendo de moda porque su producción es más sustentable, un requerimiento que aprecian los consumidores que se preocupan (con razón) por el ambiente. Y su oferta avanza en las cartas de los locales cool. Por ejemplo, Mauro Colagreco, el argentino que fue elegido entre los 50 mejores cocineros del mundo, lo sirve en Carne, su hamburguesería, en pan de remolacha. Y la gente lo ama, dicen en el restaurante.

El búfalo de agua es oriundo de la Mesopotamia asiática, donde florecieron las primeras civilizaciones urbanas. O sea que viene acompañando a la humanidad desde los tiempos míticos de Ur, Lagash, Nippur y Babilonia. Pero fueron los ingleses quienes lo trajeron a esta parte del mundo, desde la India a Trinidad y Tobago en el siglo XIX, para que se usara tanto como fuente de proteínas como animal de arrastre.

En la Argentina, ingresó como un intento fallido: lo quisieron cruzar con la vaca. Y como es natural, el engendro biológico no funcionó. Pero los búfalos quedaron rondando ya en nuestra Mesopotamia, donde se los cría. Se calcula que hay unas 100 mil cabezas, contra 50 millones de vacas. Son literalmente, una gota en el mar. Un mar vacuno.

Quien quiera mandarse la parte de gourmet, sabe desde los ‘80 que la muzzarella posta es la que se hace con la leche de búfala de agua. Es más cremosa (e infinitamente más rica) que la que está hecha con leche de vaca, a la que los italianos llaman –en realidad– fior di latte. Pero de la carne de búfalo sólo recién se empezó a escuchar en los últimos años. Y esto es por el empeño de un tipo muy testarudo llamado Armando Cadoppi, del establecimiento La Filiberta. El se dio cuenta de algo fundamental en los tiempos que corren: que al vivir en el agua, los búfalos podían habitar en tierras anegadizas, como las del Delta entrerriano. No había que adaptar el terreno al animal (como se suele hacer en detrimento del ambiente), sino que el animal se adaptaba al terreno. Y entonces, se largó a “hacer búfalo” cerca del inmenso río Paraná.

En los días aciagos de calor, mientras la vaca que pastorea reza por un árbol que le haga sombra, los búfalos buscan tranquilamente un charco en el que meterse. Y se refriegan en el barro, como quien se pone bronceador, aunque con el fin de controlar su temperatura corporal. Como son extremadamente gregarios –y lo que hace uno, hacen todos– van juntos a bañarse como a una Pelopincho. Y así se pasan horas, comiendo, engordando, rumiando… La digestión la hacen como la hace una vaca, a través de cuatro estómagos, con lo cual es inevitable que eructen metano por la nariz, producto de una larga digestión anaeróbica (sin oxígeno). El metano es un gas de efecto invernadero: atrapa el calor del sol, calienta la atmósfera. Y mucho.

Pero el búfalo engorda literalmente en la mitad del tiempo que una vaca, sobre todo en esta parte de Entre Ríos, que tiene suelos biológicamente muy ricos, producto de esa constante exposición al agua, algo así como el Nilo inundando sus valles en el antiguo Egipto, dicen los expertos consultados por Viva. Excepto que esta lección de historia de los tiempos de faraones, en el Delta del Paraná es mirada con miedo. Y... No es fácil ver la tierra desaparecer por la angurria de un río marrón que viene de lejos.

Pero a los ciclos de la naturaleza se los puede ayudar o se los puede empeorar. La cultura de tratar de “ganarle al Paraná” y de intentar que el Delta se parezca a la Pampa, ha perjudicado enormemente todo el sistema natural. Se han secado intencionalmente arroyos y construido diques a lo largo de 5 mil kilómetros con el fin de impedir que entrara el agua a los campos, ya sea para poder plantar cultivos de alta rentabilidad (soja) o para construir countries.

Como resultado, el que antes se inundaba algo, ahora se inunda el triple, porque las salidas naturales de los cursos de agua están bloqueadas cual piquete en la ruta. Lo que era el lecho de un arroyo, ahora es un camino zigzagueante de totoras. Los puentes han pasado a ser una reliquia, ya que no cumplen ninguna función: no corre agua debajo de ellos. Pero otros sitios, como –por ejemplo–los campos comunales de Ibicuy, que son claves para la vida de los isleños, siguen inundados aunque la creciente ya pasó: no se pueden desagotar.

Entonces, dice Cadoppi, “es necesario volver al esquema de producción sustentable”, no sólo porque suene políticamente correcto y lindo, sino porque es –en definitiva– más simple y más barato. Y va de acuerdo con la zona. “El búfalo –sostiene Cadoppi–, es excelente en ese contexto.” Ya hay cinco productores más que se han pasado a la especie de los bubalinos (así se los llama también), y en los restaurantes de Buenos Aires y mercados chic, los están esperando con la boca abierta y el corazón contento.
La vaca tiene rival para el asado: el búfalo
La carne de búfalo tiene poca grasa intramuscular. Hay que cocinarla a fuego lento.

Un nuevo clásico. En el bajo de San Isidro, donde hay una cultura descontracturada, siempre atenta a las últimas tendencias, las hamburguesas de búfalo son un hit. En el Puesto de Fabio, venden 200 kilos por mes. “Ya son un clásico”, cuenta Johnnie Giebert, el chef. El nos espera con un costillar que estuvo en el ahumador varias horas para darle un gustito extra. Y a todos se le cae la baba.

La de búfalo, al ser una carne magra, hay que tratarla con cariño. Esto es: no hay que darle fuego a full, porque el músculo se deshidrata y quedará hecho una piedra. En cambio, hay que irle despacito, como un mimo, para lograr que esa escasa grasa se transforme en una gelatina. Pero no todos los cortes de búfalo son nacidos iguales. Cuanto más calidad tenga, más fácil es cocinarlo. Por ejemplo, no hay que hacer un tratamiento muy distinto con una colita de cuadril, una picaña o un ojo de bife. Se cocina exactamente igual que un corte similar de vaca. La diferencia es que es una carne más jugosa, sanguinolenta, de color que tira al violáceo.

Johnnie, que además es dueño junto a Diego García Todesco de un grupo de restaurantes en la zona, sirve en el Austria, otro de sus comederos, un goulash de búfalo. Ya se convirtió en parte fija del menú de invierno. “Lo vendemos mucho y lo usamos como sugerencia mensual”, cuenta. Para este tipo de preparación usa una cocción larga, a muy baja temperatura, que es una de las técnicas de la cocina moderna.

El cocinero, que también es entrerriano, dice con rabia que es injusta la prensa que se le ha hecho al búfalo, y lo atribuye a la sobreabundancia de carne vacuna y a la uniformización del gusto que causó la cría a feed lot: ya queda poca vaca que engorde rumiando el pasto, es casi un lujo encontrarla; ahora, la moda de los productores es engordarlas rápido, con una dieta a base de granos. Y luego, la comemos nosotros.

Los búfalos, por supuesto, también se alimentan a pastura, y de ahí su gusto a campo. En realidad, son una máquina biológica de convertir productos derivados de la fotosíntesis en proteína roja. A nada le hacen asco. Hay pasto, comen pasto. Hay cortaderas, comen cortaderas. ¿Totoras para alguien? O sea: no es necesario tener pasturas especiales para que el bicho engorde.

Ahí van los rumiantes, dispuestos a comer, engordar y yacer. Son animales increíblemente pacientes. Los gauchos los manejan a caballo, y ellos corren, se detienen, caminan, se enciman, casi en pose de scrum, cual jugadores de rugby. Siempre juntos. “Tienen una fortaleza y una agilidad impresionantes”, cuenta Cadoppi, el productor.

Es muy importante el correcto manejo de la especie porque, como es un animal que puede nadar, se puede escapar por los arroyos. Y si se reproduce de manera silvestre como, por ejemplo, lo han hecho los chanchos cimarrones en la zona de los Esteros del Iberá, en Corrientes, se volvería una plaga sin predador. Y los chanchos salvajes son una máquina de destruir.

Donde hubo mar. Cuando te llevás un pedazo de comida a la boca, no sólo estás comiendo ese alimento, también estás mordiendo lo que no ves: el terruño. La gente que hace vino ha hecho de esto una marca, y hasta lo dice en francés: terroir. Pero no sólo importa el lugar de origen, sino el impacto que estos productos tienen en ese ambiente en que han crecido y madurado, ya sea sobre raíces o sobre dos pares de patas.

Pensar que el Delta, hace 4.500 años, fue un golfo marítimo. Y los productores lo saben por experiencia propia, porque apenas se ponen a hurgar en el subsuelo, brota ese ambiente salado que supo ser. Ahora, la transformación de este territorio por parte del hombre “puede salinizar los suelos”, advierte Rubén Darío Quiroga, presidente de la Fundación Humedales, que también es investigador de la Universidad de San Martín y del Conicet. “Al alterar el régimen hidrológico, ya sea mediante un drenaje, un relleno o un endicamiento, cambian las especies y la vegetación, y se afecta la integridad ecológica del sistema. Con esto, también se afecta la provisión de bienes y servicios, entre ellos, el amortiguamiento de inundaciones y la purificación del agua”, agrega.

De nuestra vida cotidiana solemos omitir el pequeño detalle que el Delta es el que filtra el agua que toman millones de argentinos desde Rosario a La Plata. Todo el sistema está sujeto a las presiones, río arriba por las crecientes del Paraná, y río abajo por las sudestadas. Por eso, con el calentamiento climático, y la creciente intensidad de los fenómenos “Niño”, este conjunto de islas resulta estratégico en más de un sentido.

Asado de búfalo. En un día de cálido otoño, un grupo de productores isleños se sienta en torno al asado de búfalo en el campo. Sale primero un matambre, luego un costillar con huesos francamente enormes. Allí, Víctor Broggi, productor de Villa Paranacito, se queja de que los empresarios grandes (como los de los llamados “pooles de siembra”) han cambiado la geografía de la zona aprovechando ciertos años de “bonanza”, sin inundaciones. 

Pero, eventualmente, la crecida volvió y se los comió. “Esta última ha sido terrible”, dice. ¿Por qué con tanta fuerza? “Primero, por la deforestación del Norte, en todo lo que es Brasil y Paraguay, y también en la Argentina. Y en el departamento de Ibicuy, por los grandes terraplenes. Nada se hace con estudio de impacto ambiental. Todo se modifica sin control municipal. Y el vecino pequeño, que se muera”, dice mascullando rabia. “A los productores oriundos los arruinaron. Taparon los arroyos y no dejaron salida –cuenta–. En campos como estos, tendría que haber búfalos. No búfalos de cría, sino búfalos engordando.” Quiroga, el investigador, dirá luego: “No dudo de que, en comparación con la ganadería vacuna, el búfalo tiene ventaja en un ambiente de humedal”. 

En momentos en que el calentamiento de la atmósfera está transformando el clima de manera desconocida, los humedales cumplen una función clave: secuestran dióxido de carbono (CO2), uno de los gases que atrapan el calor del sol, provocando el llamado “efecto invernadero”. Además, los humedales son núcleos de vitalidad biológica y de impresionante diversidad.

Por todas esas cosas, Cadoppi insiste en que la “región del Delta tiene una oportunidad enorme” con el búfalo. No sólo es sustentable, y genera empleo, sino que además “la carne es muy noble”. Por ejemplo, está totalmente libre de hormonas y es 100 por ciento a pasto. Por lo tanto, es más natural que un bicho de feedlot. El productor exporta desde hace años a Alemania.

El búfalo tiene todos los elementos de marketing para la gente que apuesta a un consumo responsable y de calidad, una cosa que reclaman en Europa y los Estados Unidos, donde desde hace rato se han puesto de moda las carnes rojas alternativas, como el bisonte. Como parte de esa ola, el búfalo ya se encuentra en algunas góndolas argentinas y no sólo en los restaurantes de lujo. También lo comercializa Biomarket, donde Julián Larroca nos cuenta que “cuando la gente descubre que la carne no es dura, la vuelve a llevar”.

Por ahora, lo que más se vende en el negocio son cortes clásicos como la colita de cuadril, que es para el horno, o la tapa de asado, para bifecitos. Las hamburguesas, que vienen congeladas, sin ningún agregado, ni siquiera de sal, son directamente un golazo. “Salen a lo loco”, agrega. Es una manera de pensar en la panza llena y en el entorno de donde viene la comida: ni más ni menos que en nuestra propia casa.

martes, 24 de enero de 2017

El Gobierno subió los reintegros para las carnes vacuna y aviar

Resultado de imagen para El Gobierno subió los reintegros para las carnes vacuna y aviarPor Cristian Mira - LA NACION
Los aumentó 1,8% y 1%, respectivamente, para mejorar la competitividad. Con el propósito de avanzar en la "agenda de la competitividad" y enfrentar cimbronazos como el que provocó la decisión del gobierno norteamericano de postergar por 60 días la autorización para el ingreso de limones argentinos en los Estados Unidos, el presidente Mauricio Macri decidió ayer aumentar los reintegros para las exportaciones de carne vacuna y aviar.

Según informó el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, la carne vacuna tendrá por un año un incremento de 1,8% en los reintegros a la exportación (de 4% pasan a 5,8%) y la aviar, 1% (de 4% pasa a 5%). La decisión fue fruto de una propuesta de la Mesa de las Carnes, un conglomerado de 25 asociaciones de la producción, el comercio, la industria y el trabajo de todas las carnes, que ayer fue recibida por Macri en la Casa Rosada.

Al aumento de los reintegros se agregará la unificación de los distintos convenios laborales que rigen para los trabajadores de la carne. En el encuentro participó el ministro de Trabajo, Jorge Triaca. Esos cambios laborales, dijeron fuentes de la Mesa de las Carnes, no implican impulsar la flexibilización laboral de la actividad a la manera de los convenios suscriptos por el yacimiento de gas Vaca Muerta.

El presidente de la Federación de Industrias de la Carne, Alberto Fantini, aclaró que su gremio no avala la "flexibilidad laboral". El gremialista señaló: "Acá se debe ordenar la actividad y como primera medida eliminar la informalidad empresaria que daña a la economía del país".

Sobre este punto hubo consenso en que el Gobierno impulsará, mediante la AFIP, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), y la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario el control de la evasión y la informalidad en la industria de la carne. Según cálculos de la industria frigorífica, la cadena perdía 1000 millones de dólares anuales por la competencia desleal. En concreto apuntarán a las denominadas "cooperativas de trabajadores" que, en rigor, según los industriales frigoríficos son administradas por empresarios que se aprovechan de esa condición para evadir impuestos. A partir de marzo habrá nuevas medidas.

Además de las propuestas de la Mesa de las Carnes, el Ministerio de Agroindustria elaborará en breve un conjunto de propuestas para impulsar el aumento de la producción y las exportaciones de las carnes, según dijo Buryaile a la nacion.

En el sector privado valoraron el gesto de Macri de recibir a la cadena de las carnes. "Es la primera vez que nos recibe un presidente a todos los eslabones de las cadenas de las cuatro carnes principales [vacuna, porcina, ovina y aviar]; es inédito", dijo el presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Luis Miguel Etchevehere. Durante el encuentro acordaron continuar con una agenda de trabajo.

martes, 25 de octubre de 2016

Formalizan creación del primer consorcio para exportar carne de cerdo

Formalizan creación del primer consorcio para exportar carne de cerdoPor  MANUEL PARERA - Cronista.com
Se trata de Argenpork, una iniciativa desarrollada por 13 compañías locales. Buscan abrir mercados internacionales donde colocar producción local.

Unas 13 empresas criadoras porcinas están a un paso de oficializar el primer canal formal de exportación de carne de cerdo del país. El Consorcio de Cooperación de Exportación de Carne de Cerdo, denominado Argenpork, ya inició el trámite de inscripción en la Inspección General de Justicia (IGJ) y en 15 días espera tener todo formalizado para avanzar, junto al Ministerio de Agroindustria, en la apertura de mercados en el exterior. Así lo afirmaron desde la entidad, en una iniciativa que comenzó a tomar forma en octubre de 2015.

Entre las empresas que componen el consorcio, unas 13 en total, están Aceitera General Deheza (AGD), Bravestar, Cabaña Argentina, El Hinojo, Ingacot y Santa Fe Agro, entre otras. Éstas, contaron con el apoyo de la Asociación Argentina de Productores Porcinos. "La demanda internacional está en pleno crecimiento y Argentina tiene ventajas competitivas como estar libre de enfermedades y cumplir con los estándares internacionales. Las clases medias del mundo demandan cada vez más proteína animal. En China, por ejemplo, el consumo de cerdo crece al 15% ó 20%", afirmó Gustavo Nogues, de Cabaña Argentina, quien adelantó que ya hay otras cinco empresas con intensiones de sumarse.

Según difundieron, el cuello de botella de la actividad porcina se encuentra en la comercialización. El consumo interno está en alza, con 13,76 kg. en promedio por habitante (un crecimiento sostenido desde hace 7 años a diferencia de lo que sucede en el consumo bovino que muestra en los últimos años una tendencia a la baja, con crecimiento de precios). Sin embargo, en cuanto a los productos elaborados, "el mercado se encuentra en una meseta, donde el crecimiento anual se explica por el crecimiento demográfico de sus consumidores".

La apuesta pasa por afianzar la producción. Actualmente, el 99% de lo que se produce tiene destino el mercado interno. "Las empresas exportaban de forma aislada y con acciones muy puntuales. El objetivo es abrir mercados y crecer dando previsibilidad para agregar valor cumpliendo normas internacionales", afirmó Nogues. Según la consultora IES, en los primeros ocho meses del año la producción porcina alcanzó 340.000 toneladas, un 8,7% más que en igual período de 2015.

jueves, 20 de octubre de 2016

La Argentina volvió a exportar carne a Canadá, después de 15 años

Resultado de imagen para Argentina volvió a exportar carne a Canadá
(La Nación) - El primer envío llegó hoy, tras reabrirse el mercado en diciembre pasado.

El primer envío de carne vacuna argentina llegó hoy a Canadá tras quince años de cierre de ese mercado, reabierto en diciembre del año pasado luego de prolongadas negociaciones y un fallo de la Organización Mundial de Comercio a favor de Argentina.


El cargamento arribó este mes a Montreal para abastecer a una cadena de restaurantes especializado en comida argentina, según informó hoy la Cancillería en un comunicado.

El año anterior al cierre del mercado, ocurrido en 2001, producto de la crisis por la fiebre aftosa, Argentina exportó a Canadá 26.000 toneladas de carne bovina argentina fresca y congelada.

En la actualidad, Canadá importa unas 250 mil toneladas anuales, con lo que la Cancillería consideró Argentina puede volver a tener una participación importante en el mercado canadiense, abastecido por Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda y Uruguay.

La reapertura del mercado fue posible tras años de negociaciones diplomáticas y de un trabajo conjunto de los respectivos servicios sanitarios, y resultó clave que en 2015, un tribunal arbitral de la OMC convalidara el reclamo argentino contra las medidas impuestas por Estados Unidos para prohibir el ingreso a ese país de carne vacuna argentina refrigerada o congelada.

La OMC reconoció que esas disposiciones no tenían justificación científica, ni estaban basadas en un análisis de riesgo, además de ser discriminatorias, dado que países con condiciones idénticas o similares a las de Argentina no tenían esas restricciones para exportar a ese mercado. La recomendación de la OMC a Estados Unidos de levantar esas medidas llevó a la reconsideración de medidas similares en otros países, como en el caso de Canadá.

lunes, 17 de octubre de 2016

Hay que pasar de la media res al corte

Por Arturo Vierheller (h.) - LA NACION
Es necesario encarar en forma rápida e integral el ordenamiento la cadena de la carne, una tarea inexcusable que debe llevar adelante el Ministerio de Agroindustria.

No es preciso ser originales, ya está todo escrito desde hace años. El sector ganadero, especialmente las cabañas y los criadores, que son quienes hacen la inversión "fuerte" de toda la cadena, no pueden pensar en invertir en tecnología, esto es genética y forraje, si no tienen las señales por tanto tiempo esperadas: el premio económico a la calidad de la carne y la supresión del comercio de media res para pasar al corte. Estas son dos medidas absolutamente imprescindibles a las que se debe poner fecha lo antes posible. Luego que el resto de la cadena se vaya reconvirtiendo durante el tiempo concedido.
Hay que ordenar la cadena de la carne.
Hay que ordenar la cadena de la carne.

En cuanto a la calidad de la carne, medida esencialmente por el ojo de bife, el marmoleado y las grasas, debemos pasar a tener un sistema de tipificación que en forma obligatoria -y no opcional- pague la prima por calidad. Si dejamos que los frigoríficos consumeros y los matarifes tengan la opción, está claro que se va a escapar una parte enorme de la faena y eso no servirá a generar la competitividad deseada.

Claro, para medir estos atributos hay que cortar la res. Es justamente por eso que hay que terminar "de un seco" -como se dice en el campo- con ambas cosas: nueva tipificación y paso de la media res al corte, y que se corten todas las reses para medirlas.

Otro cambio que debería introducirse es la maduración de la carne a la salida del frigorífico. Cuesta entender cómo, en "el país de la mejor carne del mundo" puede tocarnos la experiencia de comer un corte duro comprado hasta en una buena carnicería.

Los productores ganaderos deben reclamar acciones que permitan ganar competividad en la cadena. Y esta competitividad tiene que ser construída en el plano institucional. Este es el gran atraso de la cadena de la carne si la comparamos con la de los granos. Fue ese andamiaje institucional lo que le permitió a nuestra agricultura ser del primer mundo, y su inexistencia lo que dejó la cadena de la carne sumergida en el doble standard sanitario, la competencia desleal, el abigeato y "el negro".

Nuestro organismo sanitario exige en algunos casos, para importar semen o embriones, mayores requisitos que los que pide el propio organismo sanitario de los Estados Unidos, pero al mismo tiempo en cualquier pueblo se faenan en forma clandestina cientos de cerdos y a la vuelta de la esquina, en la carnicería compramos salamines que, a la vista de todos no tienen ni marca ni control sanitario. Es necesario que los funcionarios se arremanguen a ordenar la cadena de la carne. ¿Habrá que tocar intereses? Ésa es la tarea del Estado. El bien superior es lo que está en juego. Rescatar de su largo letargo a la ganadería nacional.

jueves, 25 de agosto de 2016

Ganadería en el bosque, la nueva opción sustentable

La combinación de la forestación con la ganadería abarca 34 millones de hectáreas en el país, con destacadas ventajas económicas y ambientales. FOTO: INTA.(SuperCampo) - Los sistemas silvopastoriles ganan terreno en el país. Especialistas aseguran que se puede hasta cuadruplicar la producción en relación con los manejos extensivos.


La combinación de la forestación con la ganadería abarca 34 millones de hectáreas en el país, con destacadas ventajas económicas y ambientales. FOTO: INTA.

En un mundo destinado a cargar con un incremento en la cantidad de habitantes en las próximas décadas con un consecuente aumento en la demanda de alimentos, la intensificación productiva se vuelve una realidad que choca con una dicotomía: conservar o producir. ¿Es posible ser sustentables y productivos? ¿Hay tecnología disponible para enfrentar este desafío?

Para Marcelo Navall –ingeniero forestal del INTA Santiago del Estero– la compatibilización entre una ganadería más intensiva, un manejo forestal y el mantenimiento de las funciones del ecosistema es posible.

“Considero que existen combinaciones de sistemas silvopastoriles que pueden superar la dicotomía producción versus conservación”, aseguró Navall, para lo cual consideró “fundamental” la innovación técnica, el reconocimiento de los servicios ambientales y el control social.

En consecuencia, diversificar la producción surge como una alternativa promisoria. Es así que, mediante la implementación de un sistema silvopastoril –combinación del manejo forestal y la ganadería– se puede cuadruplicar la producción respecto del ganadero extensivo, entre otras numerosas ventajas económicas y sociales para el productor y el ambiente.

Es que el corrimiento de la barrera agropecuaria también afecta a la ganadería, una actividad desplazada hacia zonas de bosque nativo, donde el manejo del estrato leñoso es fundamental para la sostenibilidad ambiental y social de los sistemas productivos.

En consecuencia, surge la implementación de sistemas silvopastoriles (SSP) como una alternativa que optimiza la utilización de los recursos naturales.

De acuerdo con Pablo Peri –ingeniero forestal del INTA Santa Cruz / UNPA / Conicet–, “los SSP son la modalidad de uso de la tierra más frecuente en amplias zonas del país, que actualmente abarca 34 millones de hectáreas”.
Resultado de imagen para Ganadería en el bosque
Para el especialista, existe una “clara tendencia” de avance de la ganadería sobre regiones originalmente ocupadas por bosque nativo, en especial la región chaqueña y otras zonas en donde la actividad forestal constituye la base de la economía, como en Misiones, noroeste de Corrientes y el delta bonaerense.

En este sentido, aclaró: “Los SSP presentan características particulares de acuerdo al tipo de formación forestal: nativa o exótica, a la región de que se trate y al estrato de productores que lo implemente”.

De todos modos, subrayó que en todas las circunstancias presentan ventajas comparativas a los sistemas ganaderos o forestales puros en el aspecto productivo, ambiental y social.

Entre éstas, Peri destacó su aporte a la sustentabilidad ambiental por tratarse de una alternativa que permite la protección de los bosques nativos –en línea con los objetivos de la Ley Nacional 26.331– y la recuperación productiva de las amplias zonas de bosque nativo degradado.

En cuanto a los SSP instalados en forestaciones, se optimiza el uso de recursos, se diversifican las producciones y son compatibles con la producción de madera de calidad.

Dime dónde y te diré cómo

En los últimos 15 años, los SSP están en constante expansión en la Argentina, principalmente con bosques cultivados en Misiones, Corrientes, Neuquén y la zona del delta bonaerense del Río Paraná, mientras que su implementación en bosque nativo se concentra en las regiones Patagónica y Chaqueña.

Los sistemas de pastoreo en los SSP de las diferentes regiones se diferencian por su grado de intensidad, desde sistemas extensivos –caracterizados por largas extensiones de superficie y baja inversión de trabajo y capital- hasta los intensivos, donde la incorporación de recursos y tecnologías permite principalmente mejorar la calidad y cantidad de forraje disponible para los animales.

En Misiones, un 20% de la superficie total forestal corresponde a los SSP, de las cuales los productores familiares representan un 15%, unas 50 mil hectáreas. Fueron adoptados por numerosas ventajas, tales como la reducción del estrés calórico de los animales por efecto de la sombra de los árboles y la obtención de madera de grandes dimensiones.

Además, los productores notaron el incremento de la productividad forrajera y su concentración protéica, como así también la disminución de los riesgos de incendio por el pastoreo, y un efecto menor de las heladas y sequías prolongadas sobre la pastura o pastizal.

Por su parte, Corrientes es una de las principales zonas con bosques cultivados del país, con 6 millones de hectáreas de pastizales con ganadería pastoril. El sistema tradicional de cría en la provincia evolucionó a sistemas integrados de cría, recría e invernada.

Inicialmente, la integración de los sistemas forestales y ganaderos estaba acotada al uso del ganado con el único fin de eliminar el material combustible, y abarcaba solo un 25% del ciclo forestal. Luego, los productores ganaderos adoptaron los SSP como una alternativa para diversificar y mejorar la rentabilidad del sistema tradicional.

Hoy, la provincia cuenta con alrededor de 30 mil hectáreas bajo SSP compuestos por sistemas ganaderos de cría y/o recría y, en algunos casos, de ciclo completo. “Aquí, el desempeño productivo en términos de ganancias de pesos y reproductivos observados en los SSP son superiores a los sistemas ganaderos tradicionales”, detalló Peri.

Y agregó: “Para engorde de novillos, se mejoró de 0,198 kilos por animal por día en un sistema tradicional de ganancia diaria de peso vivo a 0,27 kg/animal/día en los sistemas silvopastoriles. Para vaquillonas en sistema de recría, se pasó de 0,255 a 0,32 kg/animal/día”.

De acuerdo con el Primer Inventario Forestal de Bosques Cultivados de 2002 el recurso forestal de Buenos Aires estaría compuesto por unas 100 mil hectáreas totales de bosques cultivados concentradas, principalmente, en la región del delta bonaerense del río Paraná y en la región sudeste. Este dato ubica a la provincia entre las principales del país con desarrollo de la actividad foresto-industrial.

El Delta cuenta con unas 80 mil hectáreas, de las cuales 60 mil se encuentran bajo manejo y otras 48 mil con potencial uso silvopastoril. “En esta zona, eliminar la biomasa de pastos que crecen espontáneamente debajo de las plantaciones mediante el uso del ganado vacuno es una técnica que va en aumento, lo que fomenta la implementación de los SSP”, explicó Peri.

Por su parte, aproximadamente el 70% de los bosques de ñire en la Patagonia tienen un uso silvopastoril con un escaso manejo integral en los establecimientos. De la superficie total forestada, la mayor actividad de SSP con plantaciones se desarrolla en Neuquén.

Allí, la Corporación Forestal Neuquina (Corfone) es la principal entidad que la desarrolla con vacunos que pastorean ambientes de plantaciones de pino ponderosa conjuntamente con áreas de mallines.

Entre las ventajas percibidas por los productores se destacan la protección que provee al ganado de los fuertes vientos o bajas temperaturas (principalmente en época de parición) y el aporte de forraje de calidad.

Asimismo, está la región Parque Chaqueño que comprende más de 60 millones de hectáreas y es la región forestal más grande del país. “En esta región, el término ‘silvopastoril’ se aplica inadecuadamente a una diversidad de prácticas o tratamientos”, aclaró Peri.
En un extremo, se ubican las modalidades con poco manejo y planificación como la ganadería a monte que consiste, simplemente, en hacer pastar o ramonear a los animales en el bosque nativo. Estas prácticas, repetidas durante décadas, alteran la estructura del bosque por su efecto directo sobre la regeneración, la calidad del suelo y el funcionamiento del ecosistema.

En el otro extremo, se han difundido notablemente prácticas de alta intensidad en remoción de biomasa leñosa, como el desmonte selectivo con siembra de especies forrajeras megatérmicas con el fin de incrementar la producción de carne bovina.

Este tipo de uso altera significativamente la estructura del bosque por dejar en pie arboles de las clases de tamaño mayores, no tiene en cuenta la reposición del estrato arbóreo ni la biodiversidad del ecosistema, y se suman prácticas que le dan mayor intensidad al tratamiento como repasos de rolados, agroquímicos y fuego.

Se estima que existen alrededor de 6 millones de hectáreas que tienen algún tipo de uso silvopastoril entre esos extremos.

Para lograr un equilibrio aceptable entre la mejora de accesibilidad y la conservación de las comunidades vegetales, Navall destacó que los tratamientos iniciales para intensificar la ganadería en comunidades leñosas deben ser de menor intensidad, menor severidad y menor frecuencia que los comúnmente aplicados.

“El tratamiento más difundido para reducir la dominancia de leñosas, incrementar la oferta forrajera y mejorar la accesibilidad en ecosistemas del Chaco Semiárido es el rolado”, recomendó Navall.

FUENTE: INTA Informa

martes, 21 de junio de 2016

La ganadería lidera la inversión en el campo

Por Fernando Bertello - LA NACION
La Rural prevé que aporte este año US$ 22.500 millones, 39% del total del sector


La actividad ganadera liderará este año la inversión en el campo, con un aporte de 22.500 millones de dólares, por encima de la contribución que hará la agricultura al sector. Esto se debe al proceso de recuperación que lleva adelante la producción de carne, que impactará en el resto de la cadena productiva.

Según un informe del Instituto de Estudios Económicos y Negociaciones Internacionales de la Sociedad Rural Argentina (SRA) difundido ayer, todas las actividades del campo inyectarán este año a la economía, entre inversión y gastos, un total de 58.000 millones de dólares. De ese monto, la ganadería contribuiría con el 39%.

"El productor destinará 13.765 millones de dólares a la reposición de hacienda. Se espera un aumento de la participación en la faena de novillos pesados destinados habitualmente para exportación, con el beneficio de que la mayor cantidad de kilos por cabeza, a su vez, generará más cantidad de carne para el mercado interno", indica el trabajo.

Desde hace un tiempo hay en la actividad ganadera un proceso de retención de vientres con el objetivo de aumentar el stock de animales. Esto significa que el ganadero se queda con las hembras para producir más terneros a lo largo de su vida útil.

Vale recordar que durante las tres administraciones kirchneristas se perdieron 10 millones de cabezas del rodeo, por las intervenciones del Gobierno en el mercado y las trabas que se aplicaban para exportar carne, que llevaron a una liquidación progresiva de la hacienda por parte de los productores.

Ese proceso se agravó en medio de la intensa sequía que afectó al campo en los años 2008/2009. Como resultado, para fines de 2010 el stock ganadero había caído a 48,3 millones de cabezas.


Foto: LA NACION / IEE-SRA y Senasa

Hoy, el rodeo bovino ya está en 52,6 millones de cabezas, mostrando una recuperación de casi el 10% respecto de la caída que tuvo en los años anteriores.

"Este sector invertirá también 3446 millones de dólares en gastos directos, principalmente suplementación, confección de pasturas y sanidad, entre otros. Además, inyectará 2576 millones de dólares en gastos indirectos, principalmente en estructura y financiamiento. Por último, el sector ganadero adquirirá bienes de uso durable por 1075 millones de dólares", detalla el informe de la Rural sobre la actividad ganadera.

"Esta expectativa estimula a una mayor demanda de semillas forrajeras. Se espera que esta tendencia se afirme para la siembra de primavera, sumando la conformación de reservas, la renovación de alambrados, molinos y aguadas, entre otros insumos necesarios para mejorar la productividad", añade el trabajo.

Segundo en el ranking

El rubro que seguirá en el ranking de inversiones en el campo este año será la agricultura, con 21.000 millones de dólares, equivalentes al 36% del total. Para ello, el informe calcula que la siembra se expandirá en 2,5 millones de hectáreas. En este contexto, se espera que se sumen un millón de hectáreas más con trigo, otro millón de hectáreas extras con maíz y 450.000 adicionales con girasol.
En esos tres cultivos bajaron a cero las retenciones a las exportaciones, lo que hizo que mejoraran los ingresos de los productores en medio de un repunte de precios de los granos.

"Se sembrará un total que superaría los 34 millones de hectáreas, con una producción de más de 110 millones de toneladas. De esta manera, transportar la cosecha de este año generará cinco millones de viajes de camión, 500.000 más que el año pasado, y que podrán alcanzar a seis millones el año que viene", precisa el estudio de la cámara.

En la Sociedad Rural están convencidos de que la rebaja de las retenciones al sector y la quita de las trabas para exportar, medidas que tomó el gobierno de Mauricio Macri apenas asumió, fueron clave para incentivar las inversiones este año.


Foto: LA NACION / IEE-SRA y Senasa

En la entidad destacan que gran parte de la inversión del agro se gasta en los pueblos del interior. "La reactivación es evidente: el 80% de ese dinero se gasta y se invierte en los pueblos donde se produce, o sea, en cada rincón de cada provincia", remarca el informe.

El trabajo también explica que el Estado percibirá por retenciones a la exportación de soja de la campaña actual (este grano continúa gravado con una alícuota del 30%) 7155 millones de dólares.

Ya hay un clima de reactivación en el sector que se observa en diversos indicadores. Las ventas de fertilizantes crecieron un 25% durante el primer cuatrimestre de este año, las de sembradoras lo hicieron en un 28% y las de implementos agrícolas en general sumaron 9 por ciento.

En la industria automotriz también se siente el repunte del agro, con una demanda de camionetas que subió 25% en lo que va del año.

No subieron al tren

Sin embargo, no todos los sectores del campo se subieron al tren. Los productores tamberos afrontan una fuerte pérdida de rentabilidad, en medio de un aumento de costos, y los productores de porcinos, además del incremento de precios de insumos clave y la caída de ingresos, protestan por la importación de carne de cerdo desde Brasil.

Respecto de este último tema, la Federación Agraria Argentina (FAA) se movilizará mañana en el acceso del puente Rosario-Victoria para reclamar medidas de apoyo al sector. La movilización al puente tiene un valor simbólico para este sector, ya que "por ahí es donde entran los camiones con carne que vienen de Brasil", dijo Pablo Paillole, dirigente de la entidad convocante. Y alertó que "por este camino, centenares de chacareros que nos dedicamos a la producción chanchera vamos a tener que abandonar la actividad en poco tiempo".

La Rural ve una recuperación incipiente en otros sectores que estaban afectados por la situación anterior. "Los cultivos plurianuales, si bien han tenido fuertes pérdidas a causa de condiciones climáticas adversas, como en el caso de la vitivinicultura, las manzanas, el azúcar y el tabaco, entre otros, comienzan a ver una reacción positiva a partir de los cambios en los precios relativos. En esta línea, en el caso de las exportaciones desde los puertos al sur de Bahía Blanca, durante los primeros cinco meses del año, los embarques de peras frescas aumentaron un 9% y los de jugos de frutas concentrados, un 33%", concluye el informe.

El optimismo de la Rural por el futuro del sector se refleja en otro dato. Cree que en los próximos cinco años la actividad puede crear 1,3 millones de empleos nuevos, directos e indirectos.

Del editor: qué significa. La mayor inversión derivará en una mayor producción de carne. Y ésta, en una baja de los precios en el mercado interno, si se cumple la ley del mercado

viernes, 6 de mayo de 2016

Se recompone el stock bovino y está en el nivel más alto desde 2010

(Clarin Rural) - Según el Senasa, el rodeo nacional es de 52,6 millones de animales, un 2,3 por ciento más que en marzo del año pasado.
Hay más de 1.200.000 cabezas respecto de las existencias en marzo de 2015, según el Senasa.
Hay más de 1.200.000 cabezas respecto de las existencias en marzo de 2015, según el Senasa.

Con un total de 52.636.778 millones de animales al 31 de marzo de 2016, el stock ganadero bovino muestra una recomposición del 2,3% respecto del mismo periodo del año pasado, informó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).
 
"Observamos que las actuales existencias bovinas son las mayores desde el año 2010, cuando se había alcanzado un total de más de 48 millones de animales, según los datos que publica anualmente el Senasa desde el año 2008", destacó el presidente del Senasa, Jorge Dillon.
   
El funcionario agregó que "la Provincia de Buenos Aires suma 17,9 millones de bovinos, un incremento del 3,17 por ciento, y otras provincias ganaderas, como Córdoba y La Pampa, muestran variaciones positivas en sus stocks de más del 4 y 8 por ciento, respectivamente".
 
De acuerdo a la información registrada en el Sistema Integrado de Gestión para la Sanidad Animal (SIGSA) del Senasa, el total de bovinos en la República Argentina al 31 de marzo de 2016 muestra una recomposición de algo más de 1.200.000 cabezas respecto de las existencias en la misma fecha de 2015.
 
Tomando la composición del rodeo, las tasas de variación fueron del 1,95% en la categoría correspondiente a hembras y del 3,32% en la correspondiente a machos.
 
Otro dato sumamente alentador es la suba interanual del 5,6% de la cantidad de terneros y terneras en el periodo mencionado. Al 31 de marzo de 2016 están registrados 14.107.537 de animales de ambas categorías contra los 13.358.360 en la misma fecha del año pasado.
 
Con una menor participación en el total nacional se destaca el aumento de la población bovina en San Luis, un 8,81%, y Santiago del Estero, 9,12%; en tanto que presentan leves mejoras respecto del año anterior las provincias de Entre Ríos y Chaco, con 0,23 y 0,32%, respectivamente, y registran ligeras caídas las existencias de la especie en Santa Fe, 2,52%, y Corrientes, 1,31%.

jueves, 7 de abril de 2016

Una empresa china compra tres frigoríficos de la brasileña Marfrig

Por Héctor Huergo (Clarin.com) - Foresun pagará US$ 75 millones por esas plantas y un feetlot a la brasileña Marfrig, que decidió quedarse en la Argentina.


La compañía china Foresun adquirió tres frigoríficos y un corral de engorde de ganado (feedlot) de la brasileña Marfrig Global Foods (MFG) en Argentina. Se trata de los frigoríficos Hughes (Santa Fe) , Estancias del Sur (Córdoba) y Vivoratá (Buenos Aires). El feedlot, recién construido y con capacidad para 20.000 animales, está en la cordobesa Monte Ralo. Tanto el feedlot como dos de los tres frigoríficos estaban inactivos. Solo el de Hughes operaba.

Según se informó simultáneamente desde San Pablo y Buenos Aires, MGF mantendrá el frigorífico de Villa Mercedes, el mayor y más activo, con un plantel de 400 operarios y una faena diaria de 700 cabezas. Es la única planta que actualmente está en operaciones.  El monto de la venta asciende a US$ 75 millones, con pagos en cuotas, la primera ayer mismo y la última dentro de los doce meses.

Foresun inició un vertiginoso desarrollo hace menos de quince años. Su sede central está en la provincia de Heilongjang y es la principal operadora de carne vacuna de la República Popular China. Cuenta con un patrimonio neto de US$ 320 millones y ha definido un plan de internacionalización, cuyo objetivo explícito es convertirse en la mayor proveedora de carne vacuna del mundo. En 2014 compró dos plantas de faena en Victoria (Australia) y el año pasado desembarcó en Uruguay, adquiriendo un frigorífico en Rosario, a 70 km de Colonia.

Esta incursión tiene impacto global. China, con sus 1.400 millones de habitantes, se ha convertido en una aspiradora de proteínas animales y los insumos para producirla (soja y maíz). Adquirieron dos grandes operadoras internacionales de estos básicos (Noble y la mitad de Nidera), y hace un par de años se hicieron de Smithfield Co, una de las grandes compañías de cerdos y pollos de los Estados Unidos. Ahora vienen por la carne vacuna.

La Argentina, a pesar de haber cedido muchísimo terreno en el concierto mundial de la carne vacuna, conserva su imagen de proveedor de excelente calidad. Los embarques se han reducido a una mínima expresión, con 250.000 toneladas, menos de la mitad de los volúmenes exportados a principios de siglo. La administración K privilegió el consumo interno. Para ello, impuso fuertes derechos de exportación y llegó incluso a prohibirlas, en 2005. Esa política derivó en una fuerte caída del stock, con abundancia de carne en el corto plazo, pero comprometiendo el abastecimiento futuro.

La pérdida de 10 millones de cabezas (el stock cayó de 60 a menos de 50 millones) derivó en un creciente faltante de hacienda para faena. Entró en crisis la mayor parte de la industria frigorífica y sufrieron en especial los más orientados a la exportación. Entre ellos, los que había adquirido la brasileña Marfrig, que ingresó en el negocio al despuntar el siglo XXI comprando Quickfood (Paty), y luego las plantas de Unquillo, Hughes y Vivoratá.

El objetivo de Marfrig era, precisamente, la exportación. Después de varios ejercicios en rojo, fue concentrando la faena en el frigorífico Villa Mercedes, el único que (con fluctuaciones) tenía períodos de rentabilidad. Mientras tanto, la empresa resolvió reestructurar el negocio global. Una pesada deuda y la acumulación de negocios de baja rentabilidad los llevaron a la fórmula de “Focar para Ganar” (focalizar para ganar).

Bajo este paradigma, MFG inició la venta de activos que ahora se completa. Así lo afirmó ayer mismo, el CEO de Marfrig Global Foods, Martín Secco. También aseguró la continuidad de la planta de Villa Mercedes: “Reconocemos la importancia de la Argentina en el mercado global de carnes. El cambio de perspectiva del escenario macroeconómico en la Argentina es un factor positivo. Las nuevas medidas adoptadas por el gobierno y la expectativa de recuperación del rodeo nacional deben llevar a un fluido mercado en los próximos años. Siendo así, consideramos que permanecer en el país tiene importancia estratégica, y para ello mantendremos la operación de nuestra mejor planta”. Al respecto, Alain Martinet, responsable de la operación argentina de MGF, resaltó la competitividad de esta planta y la calidad de la hacienda que se produce en la región.

El negocio con Foresun fue sumamente trabajoso. Las negociaciones llevaron más de un año. Poco se sabe de los objetivos y planes de esta empresa privada china. Pero la realidad es que el más tradicional de los negocios de la Argentina ahora tiene un operador directo, desde el mercado más promisorio. Cosas veredes, Sancho…
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...