Mostrando entradas con la etiqueta Medio Ambiente. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Medio Ambiente. Mostrar todas las entradas

jueves, 28 de septiembre de 2017

Cómo es el proyecto del Ecoparque

Por Gabriela Koolen - LA NACION
El predio de 16 hectáreas de Palermo en donde funcionaba el zoológico se renovará; construirán recintos más modernos para los animales y se resignificará a los edificios patrimoniales
El proyecto de transformación del Ecoparque abre la oportunidad de redescubrir tesoros arquitectónicos de la ciudad. Dentro del predio de dieciocho hectáreas en el que hasta hace poco funcionaba el zoológico conviven edificios, puentes históricos y esculturas de gran valor. El desafío de renovar este espacio en sintonía con la conservación y el respeto por la biodiversidad incluye la construcción de recintos más modernos para los animales que permanezcan en el parque, y la resignificación de estas construcciones que forman parte del patrimonio histórico de Buenos Aires.

Gonzalo Pascual, subsecretario del Ministerio de Modernización, Innovación y Tecnología a cargo del proyecto de transformación del Ecoparque comparte algunos detalles de un trabajo de largo alcance que prioriza el bienestar animal, la sustentabilidad y el respeto por el medio ambiente."Hoy se está dando un cambio de paradigma en los zoológicos del mundo. Se pasó del típico zoológico victoriano, donde los animales estaban exhibidos tras las rejas, a un concepto educativo, con un mensaje distinto a la sociedad. En sintonía con esto, el nuevo proyecto del Ecoparque tiende a la conservación, sobre todo de las especies autóctonas, y a la defensa y protección de la biodiversidad", explica el funcionario. El plan incluye la puesta en valor y la refuncionalización de los edificios patrimoniales, verdaderas joyitas, de la arquitectura, que se encuentran en el parque desde sus comienzos.

De acuerdo al nuevo plan, el ex zoológico se dividirá en un área de libre acceso para el público, y otra área de tránsito controlado, en el centro del parque: el área del conservación. Allí, en un futuro se desarrollará un nuevo edificio, y ecorregiones, en las que se replicarán las distintas áreas de la República Argentina. En estos espacios, explica Pascual, habrá únicamente animales autóctonos, dando prioridad a especies bajo amenaza o en vías de extinción.

El parque se distribuirá en un área de investigación y educación sobre la Avenida Las Heras, otra de arte y cultura sobre avenida Sarmiento, y un espacio de recreación y consumo sustentable - asociada únicamente con cuestiones orgánicas, y temas vinculados con el Ecoparque, aclara Pascual- sobre avenida Libertador. La reconversión se hará por etapas. La primera, hasta 2019, incluye transformar y mejorar los extremos del parque, sobre Avenida Las Heras, y sobre Avenida del Libertador. A partir del 2019 comenzará la segunda etapa en el centro del parque con la construcción y desarrollo de la ecorregiones.

Valor patrimonial

La arquitectura es uno de los grandes protagonistas en la historia de este emblemático espacio. Allí existen 42 edificios patrimoniales, 18 grupos escultóricos y 9 puentes históricos, según detalla Leontina Etchelecu - doctora en Historia, magister en gestión cultural y asesora en patrimonio del Ministerio de Modernización e Innovación y Tecnología del Gobierno de la Ciudad. Estos espacios -que fueron concebidos hace más de cien años para albergar uno o dos ejemplares y fueron rebasados en sus capacidades- serán sede de diversos usos acordes a los nuevos objetivos del parque. 

Etchelecu se remonta al pasado para relatar que en la búsqueda de emular los jardines románticos de las grandes metrópolis, el jardín zoológico, fundado a fines del siglo XIX, fue poblándose con recintos que imitan la arquitectura del lugar de origen de cada uno de los animales que se instalaron allí. Entre los destacados por la historiadora está la ex casa de los osos, sobre Libertador. Este imponente pabellón de escala monumental es el más antiguo del zoológico, data de 1897. Se trata de un edificio historicista inspirado en el estilo renacentista gótico, y fue construido para alojar osos polares, negros y del Tíbet. La lorera es otro de los grandes tesoros. Este edificio donado por el gobierno español en 1899 y terminado en 1901 es un típico exponente del arte mudéjar, con influencias de estilo hispánico-musulmán.

El trabajo de restauración y conservación implica desafíos constantes. La asesora en patrimonio señala que desde su fundación real, en 1888, han pasado 129 años en los que el espacio ha sufrido el deterioro propio de los años. A esto se suma que los edificios necesitan adecuarse hoy a nuevas circunstancias relacionadas con la tecnologización y los estándares de bienestar animal. Al contar con diversos grados de protección patrimonial, la readecuación de las fachadas debe hacerse de acuerdo a pliegos de especificaciones técnicas que siguen un estricto protocolo de normas internacionales.

Actualmente se está trabajando sobre las zonas que se van a abrir en la primera etapa, en las puntas, y analizando cuáles son los edificios que necesitan urgente intervención. Etchelecu explica que casi todos los edificios de estas zonas están sin animales, pero tienen un importante deterioro, por lo que se está trabajando para ponerlos en condiciones externa e internamente, de acuerdo a las patologías que presentan. 

La refuncionalización contempla en muchos casos su concesión a manos privadas para el desarrollo de espacios vinculados a la temática del Ecoparque, teniendo en cuenta las zonas establecidas, según explica el subsecretario Gonzalo Pascual. "En la parte de educación e investigación, por ejemplo, los primeros invitados van a ser los museos, o alguna universidad o institución que tenga que ver específicamente con la temática del parque, que es defender la biodiversidad y promover proyectos de conservación" finaliza.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

La Argentina redujo un 65% la emisión de gases de efecto invernadero gracias a la calidad del bioetanol

(Telam) - El dato se desprende de una investigación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), que se expondrá en el VI Encuentro Argentino de Ciclo de Vida en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La Argentina redujo 65 por ciento la emisión de Gases de Efecto Invernadero (GEI) derivados del uso de biocombustibles, a partir de la producción de naftas con un corte de 12 por ciento de bioetanol de maíz, según determinó una investigación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA).

De acuerdo con el estudio, que calculó la huella de carbono de la producción nacional de naftas, el país emite 29 gramos de dióxido de carbono por megajoule de energía generada, mientras que para la Unión Europea el valor de referencia límite asciende a 84 gramos.

Jorge Hilbert, especialista asesor del Instituto de Ingeniería Rural del INTA Castelar, sostuvo que las diferencias en el volumen de emisiones del bioetanol argentino con el producido en otros países se debe a siembra directa, el reducido secado y a la etapa agroindustrial de transformación.

jueves, 17 de agosto de 2017

El 74% del alumbrado público ya es LED

Resultado de imagen para El 74% del alumbrado público ya es LED(La Nación) - La Ciudad avanza hacia el objetivo de convertir a tecnología LED todo el alumbrado público para 2019. Hasta ahora, con la colocación de la luminaria 100.000 de este tipo, la modernización alcanzó el 74% de los dispositivos, según datos oficiales; las instalaciones en plazas, en tanto, ya fueron adaptadas por completo. 

La tecnología LED genera un ahorro de energía superior al 50% en comparación con las convencionales y contribuye a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Tienen además una mayor vida útil. Según el gobierno porteño, desde que se inició el recambio, en 2013, se ahorraron 180 GWh, el equivalente a la energía necesaria para abastecer a casi 40.000 hogares durante 12 meses.

Beneficios de la tecnología LED - Genera un ahorro de energía superior al 50% y contribuye a reducir los gases de efecto invernadero

martes, 15 de agosto de 2017

Glaciares: el país tiene el segundo reservorio de agua de América del Sur

Resultado de imagen para Glaciares: el país tiene el segundo reservorio de agua de América del SurPor Loreley Gaffoglio - LA NACION
Sólo lo supera Chile; la Argentina posee 15.691 áreas estratégicas, según cifras preliminares del Inventario Nacional de Glaciares; son 5748 km2 de hielo permanente; es 28 veces la superficie de la ciudad.

Dejó de ser una cuestión de límites difusos o un debate por aproximación para rechazar actividades extractivas en áreas estratégicas. Siete años después de la promulgación de la ley de glaciares (26.639), que dispone la creación del Inventario Nacional de Glaciares (ING), la Argentina puede ahora certificar, con validación científica, que atesora al menos 15.691 glaciares a lo largo de la cordillera de los Andes y que es el segundo país de América del Sur, después de Chile, entre los de mayores reservas estratégicas de agua dulce en estado sólido.

También puede jactarse de haber individualizado y situado por primera vez en el mapa el grueso de los glaciares argentinos y su ambiente periglaciar, a partir de un relevamiento inédito que no sólo contribuye a preservarlos y a controlar las actividades en los territorios, sino también a estudiarlos y monitorearlos para comprender los alcances del cambio climático.

Según datos preliminares del ING, el conjunto de cuerpos de hielo de más de una hectárea de superficie presentes en nuestro suelo suman una superficie de 5748 km2 y representan un 22,5% del total de la masa glaciar de América del Sur (25.550 km2).

Chile, por caso, triplica esa extensión. Baluartes paisajísticos, cumplen un rol clave como proveedores de agua para la recarga de las cuencas hídricas en épocas de sequía, lo que garantiza el desarrollo de las actividades humanas.

El total de las masas de hielo permanente, producto de la recristalización de las precipitaciones de nieve en invierno, combinado con bajas temperaturas en verano, equivale en su conjunto a 28 veces el tamaño de la ciudad de Buenos Aires.

Así surge del estudio iniciado en 2012 por el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla-Conicet), que también confirmó lo que se sospechaba: los glaciares argentinos exhiben un retroceso generalizado, por efecto del cambio climático y de otras variables. Esa constricción se alinea con lo observado en los glaciares a nivel mundial.

El inventario, que pocos países en el mundo han concluido, cumple un rol fundamental en el planeamiento estratégico de 12 provincias con presencia de glaciares y ambiente periglaciar que, ahora, ya relevados y localizados, deberán restringir toda actividad minera en esas cuencas y monitorear otras que puedan afectarlos.

El ING contribuirá también a la base de información del World Glacier Monitoring Service de la Unesco, para estudiar a gran escala el estado de la criosfera y la dinámica del calentamiento global.

El equipo del Ianigla, conformado por 13 glaciólogos, hidrólogos, especialistas en GIS (Sistema de Información Geográfica) y guías de montaña liderados por el doctor Fidel Roig, culminará el inventario a fines de este año o comienzos del próximo. Restan relevar áreas de los Andes en Tierra del Fuego e islas del Atlántico Sur y validar en el campo los estudios y las mediciones realizados mediante tecnología satelital.

Para entender la dimensión de este logro científico basta decir que mediante expediciones a la Cordillera se han estudiado y relevado in situ más de 1000 glaciares desde Jujuy hasta Santa Cruz y se han descubierto cuerpos de hielo (de escombros, cubiertos o descubiertos) desconocidos hasta ahora.

"El aporte del Ianigla al país y al Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente es una contribución a la ciencia a nivel mundial que coloca a la Argentina en el selecto grupo de 38 países que alimentan esa base de datos", dijo Sergio Bergman, ministro de Medio Ambiente, órgano nacional de aplicación de la ley de glaciares.

"Hoy podemos saber en qué lugar exacto se encuentran, qué extensión tienen y sus especificidades. Utilizamos una misma metodología para todo el país, por lo que el estudio es considerado uno de los mejores inventarios de glaciares a nivel mundial", explicó Roig a LA NACION.

Dividido en cinco grandes regiones (Andes desérticos para Jujuy Salta, Catamarca, La Rioja y San Juan; Andes centrales: San Juan y Mendoza; Andes del norte de la Patagonia: Río Negro y Chubut; Andes del sur de la Patagonia: Santa Cruz, y Andes de Tierra del Fuego e islas del Atlántico Sur), el ING muestra que la Patagonia austral concentra casi el 60% de la superficie de glaciares argentinos (3422 km2), pero sólo el 15,4% en cantidad de glaciares (2420).

Los Andes centrales albergan el 31,2% de la superficie de hielo (1767 km2) y el 51,4% del total de los glaciares (8078), precisa el informe.

Si bien la ley exige publicar el ING completo, la falta de delimitación geográfica con Chile en el área de los hielos continentales -unos 200 km que van desde el monte Fitz Roy hasta el cerro Daudet- ha obligado a la Cancillería a retener y a no difundir el relevamiento que se ocupa de un lugar sensible: la cuenca del río Santa Cruz.

"Hasta que se consensuen los límites fronterizos, la ley especifica que no pueden divulgarse", dijo una fuente de la Cancillería. Añadieron que una comisión binacional deberá trazarlos con técnicos y peritos de campo, según el acuerdo de divisoria de aguas en las altas cumbres suscripto por ambos países en 1998.

Recién entonces se podrá difundir esa parte del ING, que reclaman ONG ambientalistas y expertos para poder evaluar con exactitud los impactos del cuestionado proyecto hidroeléctrico Kirchner-Cepernic.

Los hielos continentales, también llamados campo de hielo sur, ocupan unos 12.100 km2, de los cuales unos 3055 km2 corresponden a territorio argentino. Esa área, la más extensa en glaciares del país, situada en la cuenca del río Santa Cruz, posee 1089 glaciares.

El dato -desconocido hasta ahora- es relevante por las represas. El estudio de impacto ambiental no pudo sopesar esa información.

Foto: LA NACION

Esa cuenca también atesora los glaciares de mayor tamaño de la Argentina -consigna el ING-, como Upsala (786 km2), Viedma (737 km2), Perito Moreno (244 km2), Spegazzini (127 km2) y Agassiz-Bolados (78 km2).

La extensión, sin embargo, no determina la importancia estratégica de las reservas hídricas, explica Fidel Roig. Hay "pequeños glaciares en los Andes áridos que pueden tener mayor importancia en ese sentido por presentar una gran variabilidad climática (alternancia de años húmedos con años muy secos), y es allí donde los glaciares cumplen un papel trascendental como reguladores interanuales del escurrimiento hídrico", dice el Ianigla. "El agua es almacenada en estado sólido durante los años húmedos (superávit hídrico) y es entregada a los sectores más bajos de la cuenca en los años secos, cuando los caudales de los ríos son muy reducidos y la demanda por el agua es mayor".
Resultado de imagen para Glaciares: el país tiene el segundo reservorio de agua de América del Sur
Cambio climático

Considerados la voz de alarma del calentamiento global, la retracción de su masa en diversas regiones del planeta fue la primera expresión ambiental detectada por los científicos para señalar cambios en las temperaturas a escala global. Sin embargo, "no es sencillo señalar un glaciar que esté siendo afectado por cambio climático y otro que no, ya que los impactos en el balance de la masa de hielo obedecen a una convergencia de factores que van desde el aumento de la temperatura hasta la variabilidad del clima y precipitaciones, la geometría de la cuenca montañosa donde se ubican, la altitud y pendiente, entre otros factores", explicaron los investigadores.

Analizados los cambios climáticos en la Cordillera, el Ianigla observó que los aumentos de la temperatura han sido más intensos a mayores elevaciones, por lo que los glaciares ubicados en los sectores altos de las montañas han sido fuertemente afectados.

También detectaron "retracciones marcadas en sectores de los Andes centrales y en el norte de la Patagonia, donde la temperatura ha aumentado y las precipitaciones han disminuido". El informe señala también que "los glaciares ubicados a más bajas elevaciones y que terminan en cuerpos de agua, como el Upsala o el Ameghino, han sufrido retracciones de varios kilómetros durante las últimas décadas".

Para cuantificar los retrocesos, el Ianigla dispuso el monitoreo constante con el máximo nivel de detalle de cinco glaciares accesibles y transitables en las distintas regiones para estudiarlos en su relación con el clima. "Al conocer el funcionamiento de un glaciar representativo por región -detalló Roig- es posible generalizar los resultados a otros similares. Para ese fin se seleccionaron los glaciares Agua Negra (30°10'S), Azufre (35°17'), Alerce (41°10') y De los Tres (49°16')". Allí se instalarán estaciones meteorológicas. Mientras resta definir el del extremo sur, los glaciares antárticos, que junto con Groenlandia constituyen las mayores reservas de agua del planeta, quedan fuera del inventario, ya que su monitoreo está sujeto a los compromisos ambientales del Tratado Antártico.

Consultados sobre la incidencia de la mina de Veladero, operada por Barrick Gold, que produjo un derramamiento de cianuro en la cuenca del río Jachal, fue el Mayds el que aseguró tras revisar el inventario que "la mina no se encuentra sobre ningún glaciar o geoforma periglaciar".

Y aclaró: "Sí surge que hay cuerpos con hielo en sus cercanías, por lo que se derivó consultas ambientales a la provincia de San Juan que al no ser contestadas derivaron en una medida cautelar de la actividad minera. Se espera una resolución de la justicia federal.

lunes, 14 de agosto de 2017

Descubren 91 volcanes debajo de la sábana de hielo de la Antártida

(La Nación) - Se agregan a 47 ya conocidos; advierten que una erupción podría acelerar el derretimiento por el cambio climático. Geólogos de la Universidad de Edimburgo acaban de encontrar la región con más densidad de volcanes de la Tierra, pero está cubierta por 2000 metros de hielo.

Foto: LA NACION / The Guardian

El proyecto que deparó esta sorpresa fue promovido por el integrante más joven de un equipo liderado por el glaciólogo Robert Bingham. 

El hallazgo acaba de publicarse en una serie especial de la revista de la Sociedad Geológica Real Británica, que difundió ayer el diario The Guardian. Max van Wyk de Vries, estudiante subgraduado de la escuela de geociencias de la universidad y confeso fanático de los volcanes, fue quien impulsó el estudio, que implicó analizar mediciones realizadas por investigaciones previas, y requirió el uso de radares que penetraran el hielo, transportados por avión o en vehículos terrenos, para rastrillar amplias franjas de la Antártida occidental. Al cabo de esta intensa tarea, el grupo científico descubrió 91 volcanes, algunos de ellos de hasta 4000 metros de altura.

Según los geólogos, esta enorme región, ubicada sobre la costa oeste de la península y el continente antártico, empequeñece por la densidad de sus volcanes el borde oriental de África, que hasta ahora se consideraba el lugar con mayor concentración de volcanes del planeta.

Además de que estas formaciones escondidas son de por sí una curiosidad, los científicos advierten que si uno de estos volcanes entrara en actividad podría tener consecuencias preocupantes. "Se podría desestabilizar aún más la sábana de hielo antártica -manifestó Bingham a The Guardian-. Cualquier cosa que produzca el derretimiento de hielo podría acelerar su flujo hacia el mar."

Por eso, para los científicos, es importante determinar tan pronto como sea posible las probabilidades de que estos volcanes se despierten.

Para ubicar estas decenas de montañas hasta ahora inadvertidas, los investigadores tuvieron que cartografiar la base de la Antártida occidental en busca de picos escondidos de roca basáltica similares a otros volcanes de la región cuyas puntas sobresalen por encima del hielo; éstas ya habían sido vistas por los exploradores polares a lo largo del último siglo.

Los resultados se compararon con registros satelitales y bases de datos, además de información geológica de otros recorridos aéreos. "Esencialmente, buscamos evidencias de conos volcánicos que sobresalieran por encima del hielo", dijo Bingham.

Las nuevas formaciones tienen alturas que van desde los 100 metros hasta los 3850 metros. Todas están cubiertas por una gruesa capa helada, que llega a tener un espesor de hasta 4000 metros.

"Estamos asombrados -sostuvo Bingham-. No pensábamos encontrar nada así. Prácticamente triplicamos el número de volcanes conocidos en la región antártica. Y sospechamos que puede haber más en el fondo del mar, bajo las barreras de hielo de Ross, de modo que ésta se convertirá en el área más volcánica del planeta, incluso más que el este de África."

No se sabe si los volcanes antárticos están activos, pero estudios previos sugieren que durante períodos más cálidos la actividad volcánica podría crecer. Si el hielo se adelgazara por el calentamiento global, la actividad volcánica en la región podría aumentar.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Por día, casi 300 toneladas de material listo para reciclar se vuelcan en la basura

Por Javier Drovetto - LA NACION
Representan el 8% del total; pese a la obligación de separar los residuos, los porteños aún mezclan los distintos tipos; faltan contenedores para desechos secos y mejorar el vínculo entre los vecinos y las cooperativas de cartoneros
Por día, casi 300 toneladas de material listo para reciclar se vuelcan en la basura
Hay basura que ya no debe ser considerada basura: papeles y cartones que se venden a $ 2,60 el kilo, botellas plásticas que cotizan arriba de los $ 5 el kilo y vidrios y metales que tienen compradores asegurados. Sin embargo, en la ciudad de Buenos Aires 297,5 toneladas diarias de estos materiales terminan en contenedores de residuos que tienen como destino final el relleno sanitario de José León Suárez, en el que la ciudad entierra volúmenes de desechos por encima de lo que establece la ley.

El detalle de los residuos reciclables que aún se descartan fue elaborado por el Instituto de Ingeniería Sanitaria de la UBA y la Ceamse. Si bien en los últimos cuatro años aumentó el volumen de basura domiciliaria que se reutiliza, existe un desperdicio que permitiría que la tasa de reciclaje que alcanza la ciudad, del 26%, escale al 33%. Hoy, de las 4200 toneladas diarias de desechos domiciliarios se recuperan 1100, entre la recolección que hacen las cooperativas de cartoneros, las alternativas que generó el gobierno porteño para que los vecinos tiren los reciclables y el aprovechamiento que se hace en el mismo relleno sanitario.

El informe discrimina, barrio por barrio, las toneladas de materiales "esencialmente" reciclables que llegan a la Ceamse. Es decir, papeles, cartones, plásticos, vidrios y metales que están limpios, secos y tienen un tamaño de más de seis centímetros, por lo que es razonable y factible su separación. Y determina que los cinco barrios que más productos de esa categoría desechan son Palermo (30 toneladas), Recoleta (26,6 t), Caballito (23 t), Belgrano (casi 20) y Flores (19,5). Aunque la relación entre reciclables y la basura total que genera cada barrio no difiere demasiado: un promedio del 7,9% (297,5 de 3779,5), con un máximo del 8,5% en Palermo y un mínimo del 6% en Nueva Pompeya.

"Estudiamos la basura que los camiones recolectan en los contenedores para residuos húmedos", explicó Marcela De Luca, coordinadora por parte de la UBA del estudio, que simultáneamente destaca que el porcentaje de material "potencialmente" reciclable "presenta una tendencia a disminuir debido a las actividades de los recuperadores urbanos", ya que se pasó del máximo histórico del 24,6% en 2001 al 16,4% actual. La diferencia entre ese 16,4% de material "potencialmente" reciclable que se mezcla hoy con la basura y el 7,9% de material "esencialmente" reciclable surge porque entre los potencialmente reciclables se contabilizan todos los papeles, cartones, vidrios, plásticos y metales, incluidos los que están sucios, húmedos o en trozos pequeños. En cambio, los esencialmente reciclables, medidos por primera vez en el informe, son aquellos que por su calidad y conservación se pueden vender prácticamente sin tratamiento.

Las razones por las que terminan en la basura son varias. Hay vecinos que desconocen o desatienden la obligación de clasificar los desechos. También hay porteros que, pese a que los vecinos clasifican los residuos, tiran todas las bolsas juntas porque no tienen una campana verde cerca o porque las cooperativas, que están encargadas de recolectar los reciclables en zonas sin contenedores especiales, no logran cumplir su ruta de recolección. Algunas ONG, como Greenpeace, apuntan al gobierno porteño por no garantizar una infraestructura acorde con los volúmenes de reciclables que producen los ciudadanos.

"Todavía no funciona a pleno la relación entre edificios y grandes generadores de basura con las cooperativas -reconoció Alejandro Pérez, presidente de la comuna 14 (Palermo)-. Falla la comunicación o la cooperativa no llega a cumplir con la logística." Desde el sindicato de encargados de edificios, en tanto, pidieron mayor presencia de la Ciudad como garante del proceso: "El Estado tendría que ser el articulador entre las cooperativas y los encargados, que hoy en forma individual se tienen que poner de acuerdo", pidió el secretario general de Suterh, Víctor Santa María. Además, remarcó la escala de ese acuerdo: "En toda la ciudad hay 37.000 edificios y 50.000 encargados".

Infraestructura

En la Capital, 12 cooperativas tienen a su cargo la recolección domiciliaria de los reciclables. Emplean a unas 5500 personas, a las que la Ciudad les paga un sueldo básico de $ 9100, según detallaron fuentes oficiales, a lo que luego se le suma la rentabilidad que distribuye cada cooperativa. "Hacemos lo que podemos, pero no logramos cumplir todos los servicios", expuso Cristina Lescano, presidenta de la cooperativa El Ceibo, que tiene ruta de recolección en Palermo, Recoleta y Puerto Madero. Suman 300 empleados, tres camiones cedidos por el gobierno porteño y ocho propios, algo que, aseguraron, no les alcanza. "Necesitamos más infraestructura", pidió Lescano.

Por día, y más allá de las limitaciones, las cooperativas recuperan 227 toneladas. En paralelo, en 2600 campanas verdes ubicadas en la vía pública se rescatan 20 toneladas diarias de reciclables. Otras 5,8 toneladas son recuperadas en los 111 puntos verdes de almacenamiento o compactación de reciclables distribuidos en plazas, clubes y calles. Los grandes generadores de basura, como restaurantes, hoteles, hospitales y escuelas, separan otras 160 toneladas por día. A ese total de 413 toneladas recuperadas, hay que sumarle las 700 toneladas que la Ceamse reutiliza a partir de distintos tipos de residuos (incluidos áridos y orgánicos) para estabilizar la playa de descarga por la que circulan los camiones que depositan la basura en los rellenos sanitarios y como cobertura primaria del relleno; previamente, pasan por una planta de tratamiento que se inauguró en 2013. Expertos cuestionan considerar a estas últimas como basura recuperada.

En el Ministerio de Ambiente porteño son optimistas sobre el avance de las políticas de reciclaje. "Estamos en buenos niveles de participación", opinó el ministro Eduardo Macchiavelli, quien admitió que hay sectores que aún desconocen cómo se debe clasificar la basura y la falta de "un control social que haga que el plan sea sustentable en el tiempo". El funcionario negó que hubiese "problemas sistemáticos" para que las cooperativas cumplan con su trabajo, pero asumió que hay "cuellos de botella" vinculados al "día a día".

No obstante, los dispositivos para dejar o acercar reciclables no parecen dar abasto. En el ministerio aseguraron que seguirán diversificando las alternativas para que los vecinos tengan opciones para descartar los materiales reutilizables, aunque manteniendo el rol protagónico de las cooperativas. Y anunciaron que el objetivo es "llegar a fin de año con 3700 campanas verdes en la calle", 1100 más que hoy. La ampliación de esa red es precisamente lo que piden varias ONG, ya que la relación de sitios donde tirar los reciclables es baja con respecto a los 28.000 contenedores para residuos húmedos. "La base para que se logre una buena recuperación de reciclables es la separación en origen, y para lograrlo debe haber una doble contenerización, porque las cooperativas no dan abasto. El gobierno de la ciudad no puede desentenderse", expuso el director de Comunicación de Greenpeace, Hernán Nadal.

La obligación de separar los reciclables fue instaurada por la ley denominada Basura Cero, sancionada en 2005 y reglamentada en 2007. Esa imposición a los porteños y al Estado como autoridad de promoción y garante del cumplimiento busca reducir paulatinamente la basura que finalmente se entierra, un proceso que la ciudad recorre, pero a un ritmo por debajo de lo que establece la norma. El año pasado, la Ceamse enterró 3000 toneladas diarias de basura de la Capital, un 26% menos que en 2004. Sin embargo, la ley establecía como meta enterrar un 50% menos y prevé que se alcance una reducción del 75% este año.

sábado, 22 de julio de 2017

Un insólito conflicto diplomático entre la Argentina y Chile por un basural en la Cordillera

Por Pablo Fernández Blanco - LA NACION
Entre 2007 y 2012 la minera Los Pelambres, que produce cobre, llenó aproximadamente 52 hectáreas de escombros del lado argentino, en la provincia de San Juan
 Resultado de imagen para minera Los Pelambres
Entre 2007 y 2012 la minera chilena Los Pelambres, que produce cobre, llenó aproximadamente 52 hectáreas de escombros del lado argentino, en la provincia de San Juan. Es una superficie equivalente a unas 70 canchas de River.

La Argentina lo notó en el año 2011. Lo hizo la minera El Pachón, concesionaria del terreno del lado local, y empezó un conflicto que escaló hasta la Justicia.
Resultado de imagen para minera Los Pelambres
Un estudio reciente dice que se contaminó el suelo y el agua. Se redujeron 53% los espejos de agua en la zona.

El miércoles pasado al mediodía se juntaron Sergio Uñac y el canciller Jorge Faurie. Faurie dijo que el tema de la escombrera es prioritario para el país. Además, los ministros Juan José Aranguren (Energía y Minería) y Sergio Bergman (Medio Ambiente) también están en la discusión. Pero la empresa chilena no quiere correr todos los escombros.

Cancillería le pidió que avance en el tema a José Octavio Bordón. El ex candidato a presidente en 1995 (lo acompañaba en la fórmula Carlos "Chacho" Alvarez) consiguió ese año el 29% de los votos, pero quedó detrás de Carlos Menem. Hoy es embajador en Chile.

jueves, 20 de julio de 2017

El árbol Kiri: una especie contra la contaminación y el cambio climático

(Telam) - Resiste agresiones y absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol y emite grandes cantidades de oxígeno, lo que lo convierte en un aliado con gran potencial para luchar contra el cambio climático. Es un árbol originario de China, que fue utilizado de manera ornamental y hoy en día se destaca y desarrolla por su alto crecimiento.

Entre sus características destaca su capacidad para resistir a agresiones y absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol y emite grandes cantidades de oxígeno, lo que lo convierte en un aliado con gran potencial para luchar contra el cambio climático.

Con una altura de hasta 27 metros y grandes hojas y vistosas flores, el kiri se popularizó como planta decorativa en Japón, desde donde se extendió a Europa en el siglo XIX.

Está al mismo nivel de crecimiento vertical que el bambu o el carrizo, y tiene una madera preciosa que es considera el aluminio de las maderas porque es resistente y ligera. En su ciclo de 8 años tiene el tamaño de un roble de 40. Además, sirve para regenerar suelos erosionados y se puede regar con agua contaminada, purifica suelos. Limpia agua y tierra.

Su madera se puede usar como aislante de frio y calor debido a su baja termo-conductividad. Despues del segundo año, prácticamente no necesita riego.

Mas información en Proyecto Pragmalia: 
http://proyectopragmalia.blogspot.com.ar/2009/08/191-incrementar-la-forestacion-con.html

Esta información se paso al Ministerio de Medio Ambiente de la Gestión Macrí (Rabino Bergman). Solo contestaron que la elevarían al área especifica. Nunca tuvimos mas noticias. 

sábado, 1 de julio de 2017

El árbol creado en Alemania que absorbe la contaminación del aire en la ciudad como si fuese un pequeño bosque

Resultado de imagen para CityTree
Redacción BBC Mundo - Cada árbol, dicen sus creadores, brinda los servicios ambientales de 275 árboles naturales. Y no es un árbol cualquiera: es cuadrado, no tiene tronco y sus hojas son de musgo.

El sorprendente valor de los árboles para combatir la contaminación en el aire de las ciudades. Es el llamado CityTree (o árbol de la ciudad), una estructura móvil creada por un grupo de diseñadores alemanes que busca mitigar uno de los problemas ambientales más graves que sufre el planeta: la contaminación del aire.

Un bosque condensado en un árbol. Según sus creadores, este árbol tiene la capacidad de absorber dióxido de nitrógeno y material particulado del aire como lo harían 275 árboles naturales. Cada uno de ellos, dicen, absorbe 25 gramos de material particulado por día, y captura 240 toneladas métricas de CO2 al año. 

Bajo mantenimiento

CityTreeDesarrollada en Alemania, esta instalación es en realidad una pared de musgo, una planta acostumbrada a vivir sin tierra y que funciona naturalmente como un filtro del aire. "El musgo puede acumular todas las partículas contaminantes y transformarlas en nutrientes", le explica a la BBC Liang Wu, cofundador de Green City Solutions, la compañía que desarrolló el árbol.

Hay cientos de especies de musgo. Las especies seleccionadas son las que más contaminantes absorben y las que se adaptan mejor a cada clima y ambiente, según cada ciudad. Actualmente, estos árboles están en 25 ciudades en todo el mundo (Módena, Oslo, Hong Kong, Glasgow, Bruselas, y en varias ciudades alemanas).

Londres
Más del 90% de la población mundial vive en lugares donde la contaminación del aire excede los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Instalarlos demora unas 6 horas y su mantenimiento es sencillo. La instalación (que puede incluir un banco para sentarse) tiene paneles solares que le dan electricidad y un sistema para recolectar agua de lluvia que permite dosificar el riego. El árbol tiene incorporados sensores que controlan la humedad del suelo, la temperatura del aire y la calidad del agua. También tienen un sensor para medir la calidad del aire y evaluar su eficiencia.
CityTree

¿Estrategia equivocada?
Todos estos beneficios tienen un costo. Plantar y mantener un árbol tradicional cuesta alrededor de US$950 por década. Un CityTree supone un costo de US$28.000. Muchos entonces se preguntan si no es mejor invertir estos esfuerzos -y dinero- en proyectos que ataquen directamente la fuente de origen de la contaminación y no sus consecuencias.

martes, 27 de junio de 2017

El achicamiento del Estado y el futuro del área ambiental

Resultado de imagen para Ministerio de Ambiente y Desarrollo SustentableEditorial del diario La Nación
El Gobierno debe reformar y disminuir el aparato burocrático estatal, pero sería un error reducir la jerarquía de un área que tiene relevancia mundial.

Como parte del plan para 2018, el gobierno de Mauricio Macri prepara una reducción del número de ministerios y secretarías de Estado. Se trata de una reforma indispensable para evitar superposiciones, tornar más eficiente el funcionamiento de la burocracia estatal y, al mismo tiempo, disminuir el elevado nivel de gasto público y de déficit fiscal.

Con 21 ministerios, 88 secretarías, 208 subsecretarías y 305 direcciones nacionales o generales, resulta claro que podría hacerse una importante poda. Sin embargo, ésta debería apuntar a reparticiones cuyas funciones están duplicadas o triplicadas y a áreas que perfectamente podrían ser objeto de una fusión, con la consiguiente reducción de personal, y no a ámbitos que resultan claves para el buen funcionamiento del Estado.

Ha trascendido, en ese sentido, que la reestructuración podría convertir el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable en una secretaría dependiente de la Jefatura de Gabinete. Sería un retroceso inexplicable y un perjuicio para la imagen que la Argentina intenta recuperar en el mundo que el Gobierno redujera justamente la jerarquía de la autoridad ambiental. Si hay algo que se ha adjudicado esta gestión es la promoción del desarrollo sustentable como uno de los verdaderos cambios frente a una penosa gestión que, por más de una década, transformó la máxima autoridad ambiental en una dependencia del Poder Ejecutivo que no sólo abandonó sus funciones esenciales, sino que quedó sujeta a la malversación y a la corrupción en materia de política ambiental. Sería un error paradójico reducir la jerarquía de un área que reviste cada vez mayor importancia en el mundo.

En momentos en que la Argentina se prepara para ingresar a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), sería un contrasentido debilitar la autoridad que permitirá mejorar el desempeño ambiental del país. No es posible afrontar ese crecimiento con seriedad sin advertir que existirán crecientes presiones de los proyectos de grandes infraestructuras o de las industrias que explotan los recursos naturales que podrían afectar sensiblemente nuestro patrimonio natural y el bienestar de las futuras generaciones.

Es por eso que resulta cada vez más necesario contar con una fortaleza institucional que permita un contrapeso adecuado, que integre la protección ambiental en todas las políticas del Estado. Se requiere contar con una jerarquía similar a la de los demás ministerios que exprese un verdadero compromiso del Estado, algo que difícilmente podrá cumplirse debilitando la autoridad ambiental.

El descenso de la jerarquía tampoco tiene un justificativo en la pretendida reducción de gastos: la transformación de la antigua Secretaría de Ambiente en Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable no generó cambio alguno en los fondos destinados a esa cartera. El nuevo ministerio no mereció una mejora presupuestaria pese al ascenso en su mejora institucional y mantuvo el presupuesto de una secretaría de Estado.
Resultado de imagen para conservación, la recuperación y el uso sustentable de los recursos naturales renovables y no renovables
Uno de los mayores desafíos que tiene la Argentina consiste en incorporar los aspectos ambientales a las actividades de los máximos niveles de decisión gubernamental, a fin de contribuir a la erradicación de la pobreza y a la modificación de las modalidades insostenibles de producción y consumo. 

La agenda ambiental incluye temas tan diversos como complejos: la conservación, la recuperación y el uso sustentable de los recursos naturales renovables y no renovables; el ordenamiento ambiental del territorio; la gestión de los recursos hídricos; el manejo adecuado de los residuos peligrosos; la evaluación ambiental estratégica y la de los impactos ambientales; la definición de políticas vinculadas con la información y cooperación internacional; el resguardo de la biodiversidad; la conservación de los bosques; la protección de los glaciares y la administración de los parques nacionales juntamente con la reciente promesa de crear nuevas áreas marinas protegidas. Lo que está en juego requiere de una capacidad para comprender la importancia de trabajar para planificar el mediano y largo plazo. No hacerlo será rendirse a las necesidades coyunturales. Cabe preguntarse si estas funciones esenciales para el sustento de las futuras generaciones podrán cumplirse debilitando la autoridad ambiental.

Transformar nuevamente el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable en una secretaría sería dar un paso atrás. Una demostración de un débil compromiso del Gobierno con un desarrollo que permita proteger el presente y el futuro de los recursos de la Argentina y de sus habitantes.

jueves, 22 de junio de 2017

Argentina quiere comprar tres aviones anfibios rusos Beriev Be-200

(RT.Mundo) - El Ministerio de Defensa argentino ha manifestado su interés en adquirir tres aeronaves anfibias rusas Beriev Be-200 durante el salón internacional aeronáutico de París.
Argentina quiere comprar tres aviones anfibios rusos Beriev Be-200
Georgy Zimarev / Sputnik
La empresa rusa Beriev y el Ministerio de Defensa argentino han firmado un memorando de entendimiento en el que las partes expresan su intención de cerrar un contrato de compraventa de tres aviones anfibios Be-200. Lo afirma un comunicado de la Corporación Aeronáutica Unificada de Rusia, de la cual forma parte la compañía Beriev.

El memorando ha sido firmado en el marco del salón aeronáutico internacional Paris Air Show 2017, que comenzó el día 19 y terminará el próximo 25 de junio, informa RIA Novosti. "De acuerdo con el memorando, las partes expresaron su intención de suministrar tres aviones anfibios Be-200 y crear un centro para el mantenimiento de las aeronaves del grupo de aviones del Ministerio de Situaciones de Emergencia ruso en la República de Argentina", reza el citado comunicado.

Este tipo de aeronaves se usan principalmente en misiones de rescate y extinción de incendios. El Be-200 es el único hidroavión de propulsión a chorro del mundo, lo que le proporciona una alta velocidad y un elevado nivel de eficacia a la hora de arrojar agua: hasta 12 toneladas de una vez sobre los focos de un incendio. Para almacenarlas solo necesita planear entre 10 y 20 segundos sobre la superficie de un lago, río o mar. 

Otra versión de esta aeronave puede servir de avión de transporte con capacidad para hasta 50 personas o 7,5 toneladas de carga.

Ya fabrican bicis eléctricas en el país y quieren sacarlas a la calle

(Clarin.com) - Fueron presentadas ayer. En la Legislatura avanza un proyecto para incorporarlas al Código de Tránsito. Podrían circular por las actuales ciclovías. Ya fabrican bicis eléctricas en el país y quieren sacarlas a la calle
Ya fabrican bicis eléctricas en el país y quieren sacarlas a la calle
Pedales y baterías. Una de las bicicletas eléctricas presentadas ayer en un “circuito” en Plaza Francia. Foto: Enel.
Pedaleo asistido. Esa es la definición más clara para la bicicleta eléctrica. Porque si bien como toda bicicleta tiene sus pedales y cadena, cuenta además con un motor eléctrico que la impulsa.

La modalidad, de uso habitual en ciudades de Europa, está cerca de desembarcar en las calles porteñas. De hecho, ya se fabrican en el país y hoy fueron presentadas por Enel, la empresa italiana que en el país tiene como subsidiaria a Edesur, entre otras empresas vinculadas a la electricidad. Eran 20 bicicletas con sus respectivas baterías de carga.

Por ahora las van a usar sus empleados, para generar conciencia sobre la importancia de cuidar el medio ambiente mediante el uso de energías renovables y ayudando a disminuir la huella de carbono. Sin embargo, fuentes de la empresa aseguran que el objetivo en el corto plazo es comercializarlas.
Resultado de imagen para Enel bike
Durante la presentación, Maurizio Bezzeccheri (Country Manager de Enel Argentina) sostuvo que "con la sostenibilidad y la innovación como pilares, brindaremos nuestra colaboración para hacer de Buenos Aires la ciudad verde y sustentable que todos queremos”.

Discursos al margen, las bicis eléctricas salieron a la pista. Por lo menos a la que se montó para que la gente las probara en Plaza Francia. Porque aún no está aprobado su uso en las calles porteñas. De la presentación participó por el Gobierno porteño Paula Bisiau, subsecretaria de Movilidad Sustentable, quien remarcó la importancia de promover este tipo de iniciativas “que desde la Ciudad venimos impulsando muy fuertemente”. Además, explicó que una vez aprobado sus uso podrían convivir en las bicisendas con las bicicletas tradicionales y que las eléctricas servirían para cubrir distancias más largas o favorecer el uso en los adultos mayores.

Ante la consulta de Clarín, desde la Secretaría de Tránsito y Transporte porteña explicaron que “las bicicletas eléctricas no se encuentran reguladas en la Ciudad. Sin embargo, ya se desarrolló un proyecto de ley que se está tratando en la Legislatura para incorporar el concepto bajo el nombre Bicicleta eléctrica con pedaleo asistido o bicicleta con asistencia eléctrica al pedaleo”. Y agregaron que “Buenos Aires sería la primera ciudad en Argentina en regular la bici eléctrica”.

El actual Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad tiene las siguientes definiciones:

  • Ciclorodado: vehículo no motorizado de dos o más ruedas, impulsado por mecanismos con el esfuerzo de quien o quienes lo utilizan.
  • Bicicleta: Ciclorodado de dos ruedas.

Algunos puntos que propone el proyecto de ley son que las bicicletas eléctricas no puedan superar los 25 km/h para que pueda ser utilizada en las actuales ciclovías. Que tengan una potencia máxima de 250 W y un peso máximo de 40 kg. Además, se prohibirá el uso de las bicis a combustión, y se incorporará junto con la norma IRAM que habilite o permita su comercialización tanto local como importada.

miércoles, 21 de junio de 2017

Empezó un plan para eliminar basurales a cielo abierto en el interior bonaerense

En el basural de San Vicente avanzan las tareas de limpiezaPor Rosario Marina - LA NACION
Hay un total de 92 en igual cantidad de municipios; antes de fines de año cerrarán los primeros cuatro en San Vicente, Balcarce, Junín y Azul; provocan contaminación, enfermedades y accidentes viales.

En el basural de San Vicente avanzan las tareas de limpieza. Foto: LA NACION / Santiago Hafford

En la montaña de basura donde se posan decenas de tordos, hay autos volcados y rotos, sandalias con brillos y barro, una bota marrón claro, una cava llena de agua, yuyos y residuos inmóviles. Pero casi no hay olor en el basural a cielo abierto de la ciudad bonaerense de San Vicente, sobre la ruta 58. Los desechos, que a lo largo de los años el municipio depositó allí sin tratamiento alguno, ocupan la mitad de las 16 hectáreas del predio.

Juan Medina pasea con sus dos sobrinos por la calle de tierra que bordea el lugar. Son del barrio Boedo 30 y, como otros vecinos de la zona, creen que las máquinas que se mueven por el basural trabajan en la construcción de un country. "Es lo que se comenta en el barrio", dice. Pero se equivoca.

El 2 de junio la empresa Hesurmet empezó las tareas de saneamiento del basural de San Vicente, uno de los cuatro -los "más sensibles y peligrosos"- que el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) se propuso cerrar durante este año. En la lista figuran además los de Balcarce, Junín y Azul; los dos primeros también están en proceso de limpieza, y en agosto arrancarán en Azul.

En el interior de la provincia de Buenos Aires existen 92 basurales a cielo abierto, en igual cantidad de municipios, que producen contaminación del suelo y del aire. En su mayoría, tienen una antigüedad de entre 15 y 20 años. "Esto ha generado el aumento de varias enfermedades infecciosas graves, como leptospirosis, brucelosis, dengue", dijo Luis Merlino, médico sanitarista que asesora al OPDS. "No encontrás sólo una bolsa de nylon o una cáscara de huevo, encontrás hasta animales muertos", agregó.

En el conurbano bonaerense los residuos se recolectan y se trasladan a la Ceamse; hay basurales a cielo abierto, pero son generados por los vecinos, de menor tamaño, menos antigüedad, y suelen cambiar de lugar. En cambio, en el interior son los municipios los que vuelcan los desechos sin tratar en predios. Se contaminan las napas y, como se realizan quemas de basura informales, se originan humos tóxicos.
Además de los cuatro basurales que serán eliminados este año, para 2018 el OPDS proyecta el cierre y el saneamiento de entre ocho y doce más, aunque aún no adelantaron cuáles serán.

Paso a paso

En San Vicente, las obras demandarán unos cuatro meses y una inversión de $ 14 millones. Consisten en la reconformación y recompactación de los residuos para que ocupen la menor superficie posible. Luego, la masa será cubierta con dos capas de suelo: una primera capa de baja permeabilidad, que evitaría el ingreso de agua pluvial, y otra de suelo vegetal, para favorecer la parquización del predio. Según Merlino, así se empiezan a acotar los focos de infección y la presencia de roedores, mosquitos y pájaros.

Para extraer los residuos, se realizan pozos de extracción de líquidos lixiviados, lo que genera la descomposición de los desechos, y se instalan tuberías para liberar gases. Luego, se perforan tres pozos en la primera napa de agua subterránea; estos conformarán la red de monitoreo de la evolución del estado base ambiental inicial, para que se pueda hacer el seguimiento de las condiciones de cierre. También se harán canalizaciones, cunetas y alcantarillas para los excedentes pluviales, según indicaron desde el OPDS.

"Esto es un mensaje para los intendentes, para que se preocupen y se ocupen. Además de la contaminación, hay muertes detrás. Junín, Balcarce, Azul y San Vicente son los más sensibles y los más peligrosos", explicó Ricardo Pagola, responsable del organismo.

El de San Vicente es el más cercano a la zona urbana del Gran Buenos Aires. Alrededor del predio, hay varios proyectos de barrios privados encaminados. La ciudad está a menos de 20 cuadras, pero no sólo por eso la peligrosidad era alarmante. El intendente Mauricio Gómez (Cambiemos) y los vecinos coinciden con Pagola en que el problema, junto con la contaminación de las napas, lo constituyen sobre todo las muertes por accidentes de tránsito. Es que la niebla y el humo por la quema informal de residuos forman, muchas veces, una pared; al transitar las rutas que bordean basurales a cielo abierto se pueden observar estrellas pintadas en el cemento: recuerdan a las víctimas viales.

Gómez recordó: "Arrancó como un simple lugar donde tirar basura domiciliaria y después se desbordó. Estaba totalmente fuera de control. Padecimos 20 años este problema". Ahora, los residuos que los vecinos de San Vicente generan ya se tiran en la Ceamse, lo que favorece el cierre del histórico basural a cielo abierto. Si los plazos se cumplen, en octubre el predio estará cubierto de pasto. El intendente informó que, además, tras las vacaciones de invierno se comenzará una campaña de separación de residuos.

A 20 cuadras de allí, cerca de la terminal, en el barrio Santa Inés, vive Liliana Díaz. Al igual que Juan Medina, ella tampoco tiene muy claro qué es lo que se está haciendo en el predio. Se entera por otros vecinos, "de boca en boca".

Finalizados los trabajos, en octubre el predio de San Vicente se convertirá en un espacio verde; Pagola imagina que podría albergar una pista para kartings. En Junín (donde se invertirán $ 43 millones), Balcarce ($ 14 millones) y Azul (sin costo definido hasta el momento), tras el saneamiento, los terrenos seguirán destinados al acopio de residuos, pero en celdas transitorias y con el tratamiento que requieren para no contaminar las napas.

martes, 6 de junio de 2017

Parques nacionales marinos

(La Nación) - La creación de áreas protegidas en nuestro mar permitirá restaurar las pesquerías, proteger las especies emblemáticas y ejercer la soberanía nacional.
Resultado de imagen para Parques nacionales marinos en Argentina
Luego de tres décadas de paciente labor, la Argentina logró que la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar aprobara su pedido de extender el límite de nuestra plataforma continental. Como señalamos ayer en esta columna, ese límite se ha extendido hasta las 350 millas, con un aumento del 35 por ciento sobre la superficie anterior.

Por eso, hoy la conservación de la biodiversidad marina reviste aún más importancia para el país y el bienestar de sus habitantes. Las Naciones Unidas han convocado a la Conferencia de los Océanos en Nueva York, que comenzó ayer y se extenderá hasta el próximo viernes. Es la primera de ese organismo destinada a que el mundo revierta el deterioro de la salud de los océanos y los mares con soluciones concretas y para que los países miembros redoblen sus esfuerzos en pos de su protección.
Resultado de imagen para pampa azul argentina
En ese sentido, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y la Administración de Parques Nacionales han organizado recientemente una Consulta Nacional de Océanos y Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y con el objetivo de acordar una posición activa de nuestro país en la materia.

La administración actual se ha propuesto impulsar el desarrollo de nuevos parques nacionales y reservas naturales. El Presidente, en su discurso ante el Congreso, se comprometió a duplicar la superficie de áreas naturales protegidas. Es por eso que el incremento en la cantidad, superficie y eficacia de las áreas marinas protegidas en aguas nacionales puede ser clave para cumplir la promesa presidencial.
Resultado de imagen para Parques marinos en Argentina
Nuestro país debe lograr progresos sustanciales en la protección del ecosistema marino y necesita mitigar los daños que las prácticas no sostenibles y la pesca ilegal de buques extranjeros están ocasionando a nuestros recursos del mar.

Los países más avanzados del mundo dedican importantes esfuerzos a proteger sus ecosistemas marítimos y estas prácticas generan beneficios ambientales, económicos y sociales. En algunas se permiten usos como la pesca de bajo impacto ambiental; en otras se realiza investigación científica, y existen sectores que pueden implicar una protección estricta, sin usos extractivos, con el objetivo de proveer áreas de refugio a las especies vivas y puntos de referencia para la gestión del resto del mar. De este modo se contribuye a la restauración de las pesquerías. La mayor abundancia y biomasa de especies de interés comercial puede así contribuir a repoblar los sectores donde la pesca está legalmente permitida.
Resultado de imagen para Namuncurá-Banco Burdwood
En nuestro país, un 36% del territorio argentino está ocupado por mar. Sin embargo, sólo un 3% está protegido. Posee 61 áreas costeras marinas protegidas, aunque solamente una es estrictamente marina: Namuncurá-Banco Burdwood, ubicada en aguas nacionales. Es conocido que existen diversas amenazas que prueban que es necesario redoblar esfuerzos para la implementación efectiva de una política de largo plazo de conservación de la biodiversidad marina. En algunos sectores, la contaminación es acuciante. La sobrepesca y otras prácticas pesqueras no sostenibles afectan las especies, el trabajo de miles de argentinos y el patrimonio natural. Las especies introducidas degradan los ambientes costeros.

La Argentina es signataria del Convenio de Diversidad Biológica y al mismo tiempo ha adherido a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, comprometiéndose de esta manera a proteger al menos el 10% de la superficie marina para 2020. En diciembre de 2014 se sancionó la ley que establece el Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas y brinda el marco para el manejo y la implementación efectiva de las áreas marinas protegidas en aguas nacionales. La actual administración trabaja para reparar un atraso que viene de anteriores gestiones en la instrumentación del Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas. Para ello se requiere, en primer término, la pronta designación de una autoridad de aplicación idónea, capaz de coordinar los esfuerzos de todos los organismos nacionales que intervienen en la conservación del ecosistema marino y de la creación de, al menos, cinco nuevas áreas marinas protegidas nacionales en sectores relevantes para la vida marina y los procesos ecológicos mediante ley del Congreso.

La creación de parques nacionales marinos no sólo logrará que la sociedad valorice al mar, sino que también contribuirá a restaurar las pesquerías; ofrecerá áreas seguras de alimentación y migración para especies emblemáticas, como pingüinos y ballenas, que sostienen el turismo de naturaleza en las costas; fomentará la presencia pacífica y el ejercicio de la soberanía de la Argentina en el Atlántico Sur, y aportará a una estrategia de adaptación al cambio climático, ya que los océanos regulan el clima del planeta. Se trata de establecer una política de Estado de largo alcance para beneficio de todos los habitantes, que a su vez representa un aporte para la sostenibilidad de los océanos, los mares y los recursos marinos del planeta.

Nuevos ríos: otras sorpresas que trajo el cambio climático en la Argentina

Por Gabriela Origlia - LA NACION
En zonas de San Luis y Córdoba, donde no había señales de actividad hídrica en sedimentos en 28.000 años, surgieron al menos seis cuencas; el Nuevo "nació" en 1985 y causa destrozos
Con 32 años, el Nuevo es el río más joven del país
Con 32 años, el Nuevo es el río más joven del país. Foto: Diego Lima.

CÓRDOBA.- El río Nuevo es el más joven del país: tiene 32 años. Irrumpió de la nada y alarmó a los habitantes del noroeste de San Luis. Hace unos 18 meses surgió el arroyo La Paraguaya, más al Oeste, ya en territorio cordobés. Para los expertos, es un "llamado de atención" sobre el impacto del desmonte. Durante 28.000 años no había habido rastros de agua en la región. Desde mediados de los 80, en la zona límite entre San Luis y Córdoba se formaron seis cauces, de los cuales el Nuevo es el más espectacular. Los expertos piden repensar la infraestructura de la región.

El Nuevo apareció en 1985, en la zona noroeste de San Luis, ubicada entre El Morro y la ciudad de Villa Mercedes. E inundó los campos de la zona de Juan Jorba, donde hay unos 500 habitantes, incluidos los del área rural.

En 2005 causó destrozos y cortó las rutas nacionales 7 y 8 (claves en la comunicación del Mercosur) y anegó unas 220.000 hectáreas, con viviendas que cedieron, cosechas perdidas y animales muertos.

El arroyo La Paraguaya apareció sobre la superficie el 25 de noviembre de 2015 y empezó a marcar su cauce sobre los campos. Por aquellos días también cortó la ruta nacional 8 y complicó la cotidianidad de los vecinos de Chaján, ubicado 290 kilómetros al sur de la capital cordobesa, en el departamento de Río Cuarto.

Esteban Jobbagy, ingeniero agrónomo investigador del Conicet, subraya a LA NACION que el río Nuevo ofrece "un reloj" que la Argentina no tenía. Se refiere al corte de sedimentos que muestran que en 28.000 años nunca hubo actividad hídrica como la actual en la región.
Resultado de imagen para Nuevos ríos: otras sorpresas que trajo el cambio climático en la Argentina
¿Por qué el fenómeno se registra en esta región? El geólogo Oscar Barbeito -autor de una investigación sobre este tema para el Instituto Nacional del Agua (INA)- apunta que es una zona de dunas, de antiguos depósitos eólicos que actúan tapando la red de escurrimiento. Son de un estadio climático "anterior", de unos 1000 años. Esas características del ambiente geomorfológico determinan una respuesta "muy rápida" al aumento de la humedad.

¿Por qué los ríos aparecen recién ahora? Para Esteban Jobbagy, ésa es la clave. Hay tres factores que inciden en estas "rarezas": terremotos, períodos de lluvias excepcionales y cambios en la vegetación. "Es poco probable que los dos primeros no se dieran nunca en 28.000 años. Lo nuevo es el desmonte, el uso de la tierra."

La región -una franja semiárida de montes y pastizales- hasta hace unas décadas era riesgosa para la agricultura por las sequías. Se hacían cultivos de baja inversión por temor a las pérdidas. La siembra directa implicó un cambio significativo y mejoró los rendimientos.

"No nos imaginábamos que, por su efectividad, la siembra directa es conservadora en el uso de agua por lo que hace falta una vegetación que absorba la humedad. El desmonte cambia la relación de evaporación, nada absorbe el agua subterránea", indica Esteban Jobbagy, que colaboró con el documental científico Río Nuevo, elaborado por la Universidad Nacional de San Luis.
Resultado de imagen para Nuevos ríos: otras sorpresas que trajo el cambio climático en la Argentina
Los cañadones que se abrieron con los nuevos cauces no desaparecerán y la estimación es que seguirán creciendo. No hay señales de que el proceso vaya a detenerse incluso sin lluvias excepcionales. En sus orígenes, el río Nuevo no llegaba a salir de la cuenca de El Morro, moría sin conectarse con otro curso de agua; hoy ya alcanza el Quinto, que desagua en la llanura pampeana.

Cauce hondo

El Nuevo se extiende 47 kilómetros, tiene un cauce hondo y en su naciente -en el cerro de El Morro- no deja de sumar efluentes. "Las incisiones se abren en la tierra, pero ninguna fue tan brutal e hizo tanto daño como el Nuevo", agrega Esteban Jobbagy.

Área de nuevas cuencas: se formaron seis cauces en el límite de las dos provincias. Foto: LA NACION

Poco antes habían "nacido" el Zanjón Negro y La Guardia. El proceso avanza de Este a Oeste; después del Nuevo fue el turno de El Quebrachal y La Paraguaya, todos similares en su formación.

Esteban Jobbagy y Oscar Barbeito insisten en que, en otro paisaje, el sobrante de agua se convierte en una inundación; en esta región los terrenos son más inclinados y en el basamento hay rocas. "La irrupción nos alivia de bastantes anegamientos y salinización, pero genera otros problemas", describe el investigador del Conicet.
Resultado de imagen para Nuevos ríos: otras sorpresas que trajo el cambio climático en la Argentina
"Es un fenómeno muy particular en el que coinciden un ambiente geomorfológico especial y propicio y el desmonte -aporta Oscar Barbeito ante la consulta de LA NACION-. No podría definir cuál tiene más peso; las napas freáticas están en la superficie y van aflorando." De hecho, hay áreas donde el suelo se mueve como si fuera una lona cubriendo una pileta.

Rodolfo Gil, especialista en Suelos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Castelar, sostiene que "con un solo cultivo al año no se alcanza a extraer el agua que se sacaría con el ciclo natural". Si a ese manejo se le agrega el factor "relieve, que canaliza y concentra el exceso hídrico, tenemos ríos en superficie".

Los expertos consultados por LA NACION advierten que no hay una obra ideal para solucionar el fenómeno de la irrupción de cuencas hídricas, por lo que hay que diseñar una infraestructura flexible.

"No hay que pensar en un megapuente, sino en un badén que permita su limpieza rápida; hay que establecer caminos alternativos", grafica Esteban Jobbagy.

Como regla práctica general indica que las vías deberían ir de Norte a Sur y no de Este a Oeste, como avanzan las cuencas nuevas. "Lo que está en juego no son solamente los campos, sino toda la logística de las rutas nacionales 7 y 8; hay que desarrollar planes de contingencia", añade el investigador del Conicet.

Estela Acosta, jefa comunal de Juan Jorba, menciona que en su localidad lograron que se les acondicionara un camino alternativo de 14 kilómetros porque en las crecidas del Nuevo quedan aislados por los cortes de rutas.

Su par de Chaján, Ricardo Reynoso, insiste en que el arroyo La Paraguaya no baja su caudal y cuando crece corta la ruta nacional 8: "Se lleva el terraplén como si nada. Estamos esperando que se termine la obra de una alcantarilla doble que reemplazará el puente hasta que se defina el recorrido del agua".

Estela Acosta admite que se empezaron a tomar medidas persuadidos de que tendrán que convivir con una nueva geografía en la región. La ley de emergencia hídrica de San Luis hace hincapié en el manejo de suelos por parte de los productores. "A 150 [productores] con menos de 200 hectáreas se les dio la asistencia de ingenieros agrónomos; están obligados a que el 5% de la superficie sembrada debe ser forestada", dice la jefa comunal de Juan Jorba.

Se proyecta que en la zona se requieren unos cinco millones de árboles y de cultivos de cobertura (protegen el suelo de la erosión) para que absorban el agua. El fenómeno de irrupción es por sapping, agua que cava desde abajo hacia arriba. "Llevará tiempo, pero trabajamos para prevenir que se repita lo que ya nos pasó", añade.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...