Mostrando entradas con la etiqueta Relaciones internacionales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Relaciones internacionales. Mostrar todas las entradas

sábado, 17 de febrero de 2018

Giro en la relación: la Argentina y el Reino Unido ya hacen actividades conjuntas en la Antártida

Por Natasha Niebieskikwiat - Clarin.com
Son trabajos de exploración científica y nunca se habían hecho. La búsqueda del submarino ARA San Juan aceleró los proyectos bilaterales en el Atlántico Sur.
Giro en la relación: la Argentina y el Reino Unido ya hacen actividades conjuntas en la Antártida
Cooperación antártica. Argentinos y británicos en el HMS Protector.

La Argentina y el Reino Unido se animaron a dar otro gran paso en la política de acercamiento que iniciaron a fines de 2015. En silencio, de manera discreta, ambos países iniciaron actividades conjuntas en la Antártida. Se trata de cooperación bilateral en materia de conservación. Y así lo mostraba la noche del jueves un tuit que sigue la navegación del buque británico que suele también amarrar en Malvinas, el HMS Protector, el mismo que se sumó a las actividades de búsqueda del submarino ARA San Juan tras su desaparición el año pasado. Precisamente esa tragedia de la nave argentina fue la que permitió acelerar algunos de los pasos conjuntos que se vienen dando en el Atlántico Sur.

"Una cariñosa despedida", señala un tuit con una foto del Protector en la que la tripulación saluda a un equipo internacional que conformaron científicos argentinos y británicos junto al World Wild Fond de Gran Bretaña y a miembros de la IAATO, que es la asociación internacional de operadores de tours que van a la Antártida. Allí se dejaron bajo el paraguas de soberanía reclamos políticos y económicos sobre Malvinas y también sobre el continente antártico donde se superponen intereses de argentinos, británicos y chilenos.

"Esto es para nosotros una actividad muy buena e importante que ya hacemos con otros países", confió la subdirectora del Area Malvinas, Embajadora Teresa Kralikas, consultada por Clarín. La diplomática contó que en mayo va a tener lugar en Buenos Aires la reunión de las partes consultivas del Tratado Antártico y en ese marco se va a firmar un memorandum de entendimiento de cooperación científica entre el Instituto Antartico Argentino y el British Antartic Survey (BAS).

Otra fuente del gobierno destacó además que "hacer causa común con Gran Bretaña en esta cuestión es muy importante, sobre todo en este momento", ya que en este momento el Tratado Antártico sigue siendo cuestionado por países que reclaman una "porción" de la Antártida, entre ellos China, India y Corea. En el continente blanco los reclamos de soberanía se han puesto de lado y se han establecido fuertes reglas de convivencia científica, turística y medio ambiental. El grupo de argentinos y británicos que compartió su trabajo con el WWF y la IAATO realizó actividades de actualización de guías y recomendaciones destinadas a los turistas y visitantes que van a la Antártida. Para llegar a esos lugares se embarcaron en el HMS Protector, confirmaron por su parte fuentes del Foreign Office.

La científica argentina Paula Casella fue la figura más representativa del equipo que se embarcó en el Protector. Fue el 6 de febrero y siempre en el marco de este nuevo programa de cooperación con los británicos para analizar la problemática turística en la península antártica. A su vez, la Argentina recibió en enero visitas de cortesía históricas del Protector en las bases Carlini y Brown, que maneja la Dirección Nacional del Antártico, que está bajo la órbita de la Cancillería, El buque también estuvo en la San Martín, que está bajo la órbita del Ministerio de Defensa.

La tragedia del submarino ARA San Juan aceleró el acercamiento entre la Argentina y Gran Bretaña, y los dos gobiernos preparan encuentros de alto nivel entre los ministerios de Defensa para una posible cooperación en el Atlántico Sur.

En diciembre, un avión militar con la tripulación del HMS Protector que ayudó en la búsqueda del San Juan aterrizó en Ezeiza. Venía de la base británica en Mount Pleasant, desde Malvinas. El RAF Voyager fue autorizado a aterrizar por el Ejecutivo argentino. Su tripulación de 25 efectivos británicos que venían de las islas fue recibida en tierra por un oficial de operaciones de la Fuerza Aérea Argentina y por Robin Smith, agregado de Defensa de la embajada británica a cargo del embajador Mark Kent, que ahora se encuentra embarcado junto a la Cancillería argentina y la secretaría de Derechos Humanos en la preparación del viaje de los familiares de los caídos en la guerra de 1982 que se realizará posiblemente a fines de marzo. Estos colocarán en el cementerio de Darwin, en las Malvinas. las placas con nombre y apellido de sus seres queridos recientemente identificados por la Cruz Roja.

viernes, 9 de febrero de 2018

Pese a las críticas de Estados Unidos, el Gobierno avanza en la relación bilateral con China y Rusia

Pese a las críticas de Estados Unidos, el Gobierno avanza en la relación bilateral con China y RusiaPor Walter Schmidt - Clarin.com
El titular del Departamento de Estado norteamericano Rex Tillerson había calificado de "alarmante" la relación de Rusia y China con los países sudamericanos, entre ellos la Argentina.

Pese a las críticas de Estados Unidos, el Gobierno avanza en la relación bilateral con China y Rusia

Foto: El Jefe del Departamento de Estado norteamericano, Rex Tillerson, y el presidente Mauricio Macri, durante el encuentro en la Casa Rosada.

A tres días de la visita oficial del Jefe del Departamento de Estado norteamericano, Rex Tillerson, a la Argentina, en el marco de una gira latinoamericana en la que puso especial énfasis en rechazar la "alarmante" relación de China y de Rusia con la región, el Gobierno dio muestras de avanzar en su "asociación estratégica" con Moscú y defendió su vínculo con Beijing.

Tillerson, quien se reunió con el presidente Mauricio Macri el lunes pasado en la Casa Rosada, había considerado "alarmante" que China sea "el mayor socio comercial" de Argentina, Brasil, Perú y Chile, así como la incidencia de Rusia en la región, y ratificó que Washington "seguirá siendo el socio más estable, fuerte y duradero de América Latina".

Sin embargo, el Gobierno nacional ratificó en las últimas horas su objetivo de profundizar las relaciones comerciales con Rusia y China.

En primer lugar, la Cancillería argentina anunció hoy "avances concretos" en el comercio bilateral con Rusia, así como "en proyectos de cooperación e inversiones" con la intención de ambos países de "profundizar su asociación estratégica".

"Comparado con los actuales USD 900 millones de comercio bilateral, tenemos un potencial gigante para la expansión del comercio y la inversión", indicó en su cuenta de Twitter el Secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser.

El Palacio San Martín destacó que culminó hoy en Moscú la XIII Comisión Intergubernamental Argentino-Rusa para la Cooperación Económico-Comercial y Científico-Tecnológica (COMIXTA), con la idea de "potenciar tanto la relación comercial como la cooperación en diferentes áreas fundamentales como transporte, agroindustria y ciencia y tecnología".

“La estructura del comercio bilateral de nuestros países muestra con claridad la complementariedad de nuestras dos economías. Si a ello se suma la competitividad de la oferta agroindustrial argentina y la importante demanda de estos productos por parte de los consumidores rusos se puede vislumbrar que el comercio bilateral crecerá rápidamente”, consideró Reyser, al inaugurar la reunión bilateral.

En paralelo, el embajador argentino en China, Diego Guelar, aseguró que "la época de los imperialismos está agotada. Hoy hay una ecuación multipolar muy clara en el mundo y eso hace bien, no hay lugar para posiciones imperiales, vengan de donde vengan". Por si quedaban dudas, el diplomático argentino difundió hoy declaraciones a agencias internacionales en las que afirma que en Argentina, están "presentes y creciendo" importantes empresas chinas en el sector financiero, en infraestructuras, transporte y energía, una tendencia que "no tiene reversión" y va en aumento.

"En este momento, China tiene un rol importantísimo con todos los países latinoamericanos, tanto en el tema comercial como en el financiero y de inversiones. Es un proceso que irrumpe en los últimos diez años y en el cono sur está muy consolidado", añadió.

domingo, 28 de enero de 2018

Macri: “Afuera nos dicen que más rápido bajemos la inflación, más van a invertir”

Por EZEQUIEL M. CHABAY - Cronista.com
En una entrevista con El Cronista, el Presidente asegura haber culminado una gira positiva por Europa, adonde transmitió una continuidad en el cambio de rumbo que adoptó su gobierno y tomó nota de las inquietudes de los inversores.

En sus últimas horas por Europa, el presidente Mauricio Macri hizo un balance positivo de su gira de una semana por Rusia, Suiza y Francia, adonde aseguró haber mantenido “reuniones positivas” con las autoridades políticas (Vladimir Putin, Ángela Merkel, Emmanuel Macron, y el primer ministro holandés Mark Rutte) y con los empresarios interesados en sus capitales en el territorio nacional.

Visiblemente cansado tras haber atravesado múltiples vuelos, traslados y temperaturas (- 7° C en la gélida Moscú, 3° en la villa alpina de Davos, y 13° en una París agradable), pero de buen humor, el Presidente recibió a El Cronista y otros medios nacionales, en la que subrayó el reconocimiento a su programa de reformas en la Argentina.

Macri vuelve a la Argentina entusiasmado con el espaldazo internacional por su rol en el G20, el foro para la concertación de políticas para la gobernanza macroeconómica y financiera mundial, que este año preside, y la aprobación del estabishment de Foro Económico Mundial de Davos, pero consciente de los desafíos que restan para recibir más inversiones que colaboren en su objetivo de reducir la pobreza y generar más empleo.

Para ello, avisó, buscará avanzar en la reducción de costos para la productividad, con acuerdos sectoriales, y el cambio de reglas de cara a los gremios, de los que lamentó su “reacción negativa” ya que “no entienden que todos tenemos que estar permanentemente desarrollando nuevas capacidades”.

Coincidencias económicas con el Kremlin

En el inicio de su gira por Rusia, ¿le ha manifestado a Putin su preocupación por Venezuela? En lo económico: ¿hubo conversaciones para impulsar la inversión? ¿Qué sucede con la central nuclear heredada del kirchnerismo, y nunca concretada?

Todo eso fue parte de la conversación. Putin dijo claramente que no tiene sentido el poco comercio con las relaciones históricas que tenemos, siendo el país de Latinoamérica con la mayor cantidad de descendientes rusos. Para ellos, los ejes importantes son la energía y el transporte. La mayoría de las centrales hidroeléctricas tienen turbinas rusas, y hacer la puesta a punto de las actuales.

Además, a los rusos les gustaría empezar a hablar de la sexta central nuclear, pero para nosotros no es tan prioritario ahora, ya que estamos en obras con la cuarta y quinta.

Ambos reconocimos el interés en la exploración y explotación del uranio, con una gran posibilidad en Chubut y en Salta. También nos parece importante asociarnos en el desarrollo del reactor nuclear Carem, para terminar su etapa final y mejorar la comercialización. Y en esa línea nos pone muy contentos haber ganado el concurso con el Invap para proveer a Holanda de un reactor, superando en la pulseada a Francia y Corea del Sur. Yo estoy convencido de que hemos tenido una gran ayuda del rey y la reina, que han querido marcar un gesto de afecto.

La Argentina vuelve al mundo y quiere participar en los organismos multilaterales… ¿entones, qué piensa el presidente argentino del liderazgo de Putin, de la anexión de Crimea, del apoyo incondicional al líder sirio Bashar Al-Asad?

Es muy difícil opinar acerca de la política exterior de Rusia, siendo que hay lineamientos que vienen de décadas. Sí estoy en condiciones de reconocerle un fuerte liderazgo, con un acompañamiento por parte de su gente casi único en el mundo.

Un gobierno aprobado en términos generales

Habiendo palpado el termómetro de los empresarios, ¿se lleva alguna idea que deba ser traducida en una reforma proyecto particular?

Yo diría que hay dos planos, distintos, pero que se conectan. Primero, el plano político e institucional. En Davos se transmitió un gran respeto para este nuevo posicionamiento de la Argentina en el mundo. No por nada nos han dado la presidencia del G20, algo que decidieron los países más importantes del mundo. Realmente ven una coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos, por acompañar la solución de los problemas globales, nuestro compromiso con el cambio climático, y lo ven en la velocidad con la que hemos empezado a incorporar energías renovables. Ha sido tal el éxito de la licitaciones que hemos tenido, que el mundo se maravilla y sorprende, que a la vez genera una gran oportunidad de inversión para las empresas del mundo.

También reconocen el giro hacia la transparencia y el intercambio de información, dándole una dinámica a la UIF para luchar contra el narcotráfico, el lavado de dinero, el terrorismo, y lo hacemos de una manera muy profesional. El mundo se sorprende de la calidad de profesionales que tenemos en la UIF. Es un salto muy grande respecto a lo que había, que eran personas que estaban más bien para tapar cosas.

Todo eso va confirmando que la Argentina entró en un camino de vinculación e integración inteligente. Algo que confirmaron también Macron, Merkel y el primer ministro holandés, Mark Rutte, es el ingreso a la OCDE. Argentina hoy está número 1 para entrar a la OCDE, y eso va a ser un paso muy importante. Hay una gran cantidad de buenas prácticas a las que nos estamos comprometiendo que ya muchas las empezamos a implementar. No esperamos, sino que las empezamos a instrumentar, sin ser miembros, porque son buenas. Los argentinos no debemos volver a inventar la pólvora. Si esos países han implementado acciones que los hayan ayudado a reducir la pobreza, bueno, entonces implementémolas. En el camino, ojalá, encontremos cosas que las mejores, pero mientras tanto implementemos lo que ya sirvió.

¿Cómo evalúa la reacción ante la Argentina en este Foro Económico Mundial?

En Davos hubo una mayor intensidad, muy distinta a la visita anterior (n. de r.: enero de 2016). Ahora saben que esto va en serio, y por eso escuchamos a muchos empresarios sorprendidos porque lo que les dijimos hace dos años, se cumplió. Y nos vinieron a decir que ratifican inversiones, o que aumentaban sus inversiones, y otros que asumieron su demora en entrar, pero que ahora lo confirman: es el caso de los japoneses, que van a entrar a invertir en tres sectores. Recibimos un mensaje coherente. ¿Y qué demandan? Siempre, alguna aclaración más. Ellos piden que las reglas de juego sean claras. Si es así, nosotros sabemos qué hacer.

¿Usted atribuye la cautela de los inversores a eso?

Sí. Son dos años contra décadas de cambiar siempre las cosas, de no cumplir…

¿Y en legislación laboral, hay un tema pendiente de cara a los empresarios?

También hubieron planteos acerca de la necesidad de trabajar en pos de la productividad. Yo les he dicho que eso es un cambio muy grande, y que en la Argentina hemos vuelto a apostar a la cultura del trabajo, a la modernización, a la capacitación, y creemos ver liderazgo en las empresas. Queremos que estas mesas que hemos iniciado, en busca de productividad a través de los acuerdos sectoriales, se diversifiquen y se aceleren.

El mejor ejemplo es del caso de Vaca Muerta. Total, por ejemplo, confirmó sus inversiones, y el CEO de Shell, con quien no me pude reunir, pero tuvimos una charla informal, me confirmó que está muy contento. Esto va a generar cada vez más inversiones, nos va a devolver la capacidad de contar con gas propio y para exportar a Chile, lo cual produce más trabajo.

¿La búsqueda de inversiones no genera una mayor necesidad por bajar los costos de infraestructura, y también la inflación?

Yo estoy muy agradecido por el acompañamiento del mundo, que ha entendido este camino gradual que hemos elegido para cuidar a nuestra gente y para hacer parte de estos procesos de cambio a todos los argentinos. Ellos creen en eso, en la Ley de Responsabilidad Fiscal, que va a bajar los impuestos, y que va a bajar la inflación. Saben y nos dicen que trabajar con inflación es muy complicado. Nos hemos quedado casi solos, ¿no? Para el resto del mundo este tema casi no existe.

L’Oréal, en las reuniones acá en Francia, nos dijo que están felices por cómo evoluciona la cosa, y por eso van a ampliar una planta de producción, tomando la huella de carbono, para ser más sustentables, mejorando la producción y con vistas a volver a exportar a Latinoamérica. Y nos dicen, que cuanto más rápido logremos bajar la inflación, más van a invertir, porque creen en los recursos humanos de la Argentina. Tambié Nestlé confirmó que hará unas fábricas nuevas. Así que es muy positivo.

Macri-Macron, un diálogo extenso cara a cara

¿Qué lectura hace del encuentro con Macron? ¿De qué hablaron durante la cena a solas?

Te diría que hay dos puntos. El primero es el fuerte respeto que marcó Macron a la Argentina, reconociendo una fuerte relación histórica, cultural, de lucha por los derechos humanos y la democracia. Hay un intenso intercambio cultural, por el que hicimos mucho desde la ciudad de Buenos Aires para mantenerlo vivo durante el tiempo de aislación kirchnerista. El segundo plano tiene que ver con el G20. Él hizo un fuerte hincapié en el liderazgo argentino, y que este es un año profundo para discutir temas que están sobre la mesa de la realidad mundial. Ligado a eso, ratificó que para Francia es una prioridad llegar a un acuerdo Unión Europea-Mercosur, lo que para mí ya es como natural: tiene que ver con profundizar lazos, profundizar cooperaciones técnicas correspondientes, inversiones, y allá viene el comercio.

Usted dijo que esperaba volver a Buenos Aires con “una buena noticia”… ¿la encontró, o esperaba un poco más?

Por supuesto, él marcó que tiene un delicado frente interno con el tema de la agricultura, y especialmente hoy se está focalizando en la carne. Pero dijo que hay que llegar a un acuerdo, y eso lo ratificamos en la comida de después. Hay que llegar a un acuerdo (con Europa) porque es muchísimo lo que tienen para ganar los habitantes de ambas regiones con un mayor intercambio.

Pero los franceses bloquean…

Tanto la Argentina como Francia tienen su peso, pero la verdad es que me sorprendió gratamente la claridad y la contundencia con la que el presidente Macron se pronunció a favor de llegar a un acuerdo, y buscar la forma de balancear las cosas. Lo mismo buscamos nosotros: empujamos la mayor apertura posible para nuestra agroindustria, y velamos por la mayor transición posible para la industria. Cada uno guarda y espera lograr la transición más acompañada posible para sus respectivos intereses.

¿Hasta dónde está dispuesta la Argentina a hacer un esfuerzo, para transformar esas “líneas rojas” de las que habló Macron a sus agricultores días atrás, en “líneas verdes”?

Estamos haciendo el máximo esfuerzo. No solo la Argentina, sino también Paraguay, Uruguay y Brasil. Por eso el canciller (Jorge Faurie) está confiado en que, a partir de la semana que viene, vamos a progresar en esto que es solamente el acuerdo político, al que vendrán luego meses esto es algo que se empezó a negociar antes de que yo hiciera silla. O sea que no termina más.

Había tres temas contenciosos entre la Argentina y Francia: las patrullas para la Armada, la deuda por el gasoducto de la época militar, y el pago al grupo Suez. ¿Cómo avanzan esas situaciones?

Ellos han venido con una nueva oferta para las lanchas, ya que el primer precio me pareció excesivo. Necesitamos equipos nuevos, mientras estamos en medio del debate sobre el nuevo rol de la defensa y la seguridad, pero los valores nos impedían aceptar la oferta. Ellos, diría yo, son insistentes vendedores, con lo cual acomodaron su oferta, haciéndola más competitiva, y les prometí nuestro mayor esfuerzo para estudiarla. Obviamente, no estamos obligados a comprar, más allá que hubiera un intercambio de cartas de intenciones sobre las propuestas.

El tema del gasoducto, a diferencia del caso Suez, que está en vías de solución, viene de hace casi 50 años. Ya es difícil encontrar papeles; hay, además, un fallo de la Corte que ha dicho que el asunto prescribió, pero también le dije (a Macron) que no queremos tener conflictos eternos, con lo cual veremos si se puede volver a hacer un estudio del tema. Ellos plantean un arbitraje, pero legalmente no hemos de momento encontrado todavía una solución.

¿Eso no impide que el Estado francés garantice las inversiones de sus compañias?

Sí. Al quedar el tema del gas en cabeza de la Coface (n. de r.: Compañía Francesa de Seguros para el Comercio Exterior, creada en 1964 bajo la órbita estatal, y privatizada en 1994) está restringida la cantidad de garantías a emitir, y también sucede algo similar con la BPI (Banca Privada de Inversión). Por eso estamos intentando resolver todos los casos. Queremos ser en el mundo gente cumplidora, que tiene palabra. Esos somos lo argentinos. Por eso tratamos de ir cubriendo los temas en el Ciadi, pero nos han dejado bajo la alfombra, peor de lo que pudimos imaginar.

Mi mensaje, en todos los lugares, es que los argentinos queremos ser socios confiables para resolver los temas globales, desarrollar proyectos económicos en conjunto, que vengan y que den trabajo en la Argentina. En lo bilateral, ellos hacen su juego, llevando las situaciones al máximo, pero yo estoy acá para defender los intereses de los argentinos.

Inserción inteligente al mundo

¿Qué posición va a tomar como líder del G20? ¿La Argentina va a tener un papel de coordinador, o involucrado en temas específicos?

Como responsable de conducir este G20 vamos a tratar de llevar adelante nuestra visión y buscar acuerdos sobre el futuro del trabajo, el impacto del mundo digital, cómo se cobran los impuestos, la consecuencia de las monedas digitales, y más. Esperamos llegar a fondo y obtener respuestas.

También el debate va a girar en torno a la educación. Como lo dije en Davos, el gran problema que estamos teniendo es la reacción negativa de los gremios, que no entienden que todos tenemos que estar permanentemente desarrollando nuevas capacidades. Especialmente, los maestros, que deben preparar a nuestros hijos para trabajos que hoy no existen. El debate acerca de cómo persuadir a los gremios va a ser algo fundamental.

El segundo tema a profundizar es el de la infraestructura, con mucho interés en Davos. Hay mucho interés en los proyectos de Participación-Privada (PPP), y muchos bancos quieren acompañar a empresas argentinas y extranjeras en sus ofertas, y particularmente en Francia con el transporte, sobre todo en el ferrocarril, y en el tema aeropuertos.

El tercer punto es, para la Argentina, campo de gran peso, como lo es la seguridad alimentaria, para ver cómo producimos más alimentos, sin descuidar el medioambiente. Hay un debate acá sobre qué tipo de fertilizantes se puede utilizar, qué tipo de modificaciones genéticas son viables… esto también me lo manifestó Bill Gates, ya que debemos tener cuidado, pero sin innovación genética, no podremos incrementar la cantidad de producción de alimentos. Por eso hay que estudiar el tema en base al análisis riguroso, teniendo en cuenta que la prioridad es el medioambiente, y sin caer en extremismos.

El frente interno, con desafíos a la vista

Se acercan las negociaciones paritarias, y el Gobierno se propone bajar la inflación al 15%. ¿Lo que está pasando en el frente sindical, y el evento con el Ministro de Trabajo, puede llegar a afectar esa meta?

Las paritarias son libres, así que cada sector verá qué es lo que puede hacer en función de su realidad. Queda claro que en la Argentina tenemos que ir rumbo a reducir el valor de los bienes y servicios. Nos sorprendemos de ver cómo la gente cruza a Chile para comprar las cosas que valen la mitad, y eso quiere decir que hay mucho que hacer por el lado empresario y del Gobierno para reducir el costo de vida de la gente.

Después, en el caso de las paritarias del Estado, más allá de la inflación, tiene que ver con qué podemos pagar. La gente ya no puede pagar más impuestos, y nosotros nos hemos comprometido a bajar la carga tributaria, que en la década anterior se fueron a cualquier lugar, impidiendo la creación de trabajo. Eso ha provocado que crezca la economía en negro, indefensa y sin seguridad social. Ahí cada municipio, provincia y la Nación tendrán que ver de pagar los sueldos que le permitan los impuestos que recaudan. No hay otra manera, ya que todos estamos comprometidos con cumplir para crecer. Cada intendente, gobernador y funcionario nacional tiene que ser austero con su presupuesto, y así permitir que se genere empleo en el sector privado.

¿Le preocupa la suba del precio que tuvo en la última semana el dólar, y su impacto en la inflación, ya que es tema recurrente para los empresarios?

No. Nosotros tenemos que bajar la inflación para volver a pensar en pesos. El dólar viene actuando en forma libre, con flotación, y sube, y baja, y eso no es algo a lo que debamos plantear mucha atención. Nosotros tenemos que pensar en pesos, en trabajar, en hacer las cosas bien, y en reducir los precios de las bienes que fabricamos y de los servicios que prestamos para que, y en esto insisto, cada vez más gente pueda acceder a más bienes y servicios, y vivir cada vez mejor.

De Cristina Kirchner a Mauricio Macri: Rusia confirmó la relación con la Argentina

Mauricio Macri y Vladimir Putin al concluir la declaración ante la prensa, en el Kremlin. (AFP)Por Silvia Mercado - Infobae.com - smercado@infobae.com (Extractada)
La política exterior argentina dio un examen en Rusia. Y salió aprobada. Los zares, los patriarcas de la iglesia y los líderes soviéticos están integrados en el nuevo relato ruso.


(Enviada especial a Moscú) Cuando Mauricio Macri bajó del avión que lo trajo desde Frankfurt, sabía que al día siguiente no se iba a encontrar con un político más, sino con uno de los líderes más poderosos del planeta, uno que hace 17 años gobierna su país. Sin embargo, no estaba nervioso. O, por lo menos, no se le notó ninguna inquietud ante la inminencia de su encuentro con Vladimir Putin, un político experto, que logró que la Federación Rusa vuelva a sonar alto en el concierto de las naciones, mientras transformó la calidad de vida de la población, que en sus principales ciudades goza de un standard europeo y cosmopolita.

La política exterior argentina dio un examen en Rusia. Es relativamente sencillo acordar con países con los que se comparten valores. Lograr coincidencias con ideologías y culturas lejanas, tiene otra complejidad. Mucho más en este caso, cuando Rusia reclamaba por la continuidad de los acuerdos firmados a partir de 2009 con la ex presidente Cristina Kirchner. Lo que los rusos le venían transmitiendo a los nuevos responsables de las relaciones internacionales podría resumirse en: "¿Así que cambió el gobierno? Muy bien, pero Argentina está en el mismo lugar que antes, así que adaptemos lo firmado y sigamos adelante".

En rigor, Cambiemos nunca dudó al respecto. Macri no es un presidente ideológico, sino pragmático, que busca asociaciones "inteligentes" con cualquier país que quiera importar productos argentinos o invertir, dos formas de generar trabajo y reducir la pobreza en la Argentina. Ve lo que se hace en todos lados, y aquí mismo, donde desde Shell hasta Exxon, pasando por Luis Vuitton hasta Apple, Zara y H&M, todas las firmas multinacionales de los principales países están en Rusia. Y a la inversa. Desde Rosatom hasta Gazprom, desde Sinara hasta Mail.Ru, no hay gran empresa rusa que evite desplegarse por el mundo. No es tan difícil. Lo hacen todos. Lo complicado, para los argentinos, es integrar nuestra historia.

Macri no tuvo problemas. Tres veces le dijo a Putin que "con Rusia tenemos una asociación estratégica integral", que es el nombre del acuerdo que la ex presidente firmó con el ruso en abril de 2015, luego de sucesivos acercamientos que arrancaron en 2009 y tuvieron un pico de intercambio comercial en el 2013, cuando nuestro país estaba en crisis energética y necesitaba imperiosamente importar petróleo crudo.

El Presidente no mencionó a Cristina, pero tampoco fue necesario. Los nuevos acuerdos, como el Memorándum de Entendimiento para la exploración y explotación de uranio que Jorge Faurie firmó en representación del ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, está bajo ese acuerdo-marco.

En este caso, se trata de un convenio que tiene como objetivo la cooperación y el desarrollo del sector entre ambos países, basándose en un método de extracción denominado "recuperación in situ", que Uranium Group y UrAmerica Argentina aseguran es "el más eficiente por sus bajos costos" y que representa "un mínimo impacto ambiental, al no requerir la remoción de suelo, con lo cual Argentina sería pionera en la aplicación en Latinoamérica de esta tecnología. Pero todo lo que siga, de aquí en adelante, tendrá el mismo carácter.

Por cierto, Putin tiene mucho que enseñarle a la Argentina en materia de integración de todas las etapas de la historia. Desde la caída del Muro de Berlín hasta la asunción de Putin como presidente, en el 2001, Rusia fue "invadida" por el espíritu capitalista y perdió parte de su esencia. "Se desordenó y se volvió caótica, no se respetaban ni las leyes de tránsito, hasta que vino Putin y diseñó una democracia a la rusa, que privilegia el orden por sobre la libertad", dijo un diplomático que conoce profundamente esta sociedad. Agregó que "los argentinos privilegiamos la libertad por sobre el orden, y no está mal, cada uno tiene su estilo, lo importante es que Putin representa muy claramente el tradicional espíritu ruso pero adaptado a estos tiempos".

Y, para sorpresa de muchos (o no tantos), la religiosidad del pueblo estaba intacta. Aquí y allá, las ceremonias religiosas se realizan a toda hora, en esos templos fastuosos, con misas que pueden durar horas, y donde la gente entra y sale a hacer cualquier otra cosa, y vuelve a entrar.
Catedral de Nuestra Señora de Kazán, en la Plaza Roja. Había sido destruida por Stanlin. Putin la reconstruyó.
Catedral de Nuestra Señora de Kazán, en la Plaza Roja. Había sido destruida por Stanlin. Putin la reconstruyó.

Infobae asistió a una misa en la Catedral del Cristo Redentor, una experiencia muy distinta a una misa de iglesia católica por varias razones, no solo porque el sacerdote da espaldas a la feligresía, sino porque no hay bancos donde sentarse.

También, es cierto que se trata de una democracia "a la rusa", donde la libertad de prensa existe a cambio de una fuerte autocensura y los periodistas pueden entrar al Kremlin y tienen una sala, pero entran todos juntos y se van todos juntos, y cuando los responsables de prensa lo permiten. Claramente es una sociedad homofóbica, aunque el jefe de estado asegure que no hay discriminación, lo que no suena demasiado creíble. Tampoco hay muchos opositores. Putin los persigue antes de que crezcan lo suficiente como para que puedan competirle.

El 18 de marzo habrá elecciones en Rusia. Putin volverá a competir nuevamente por un mandato de seis años. Hoy tiene el 80 % de imagen positiva y se descuenta su reelección. En el Kremlin hicieron la cuenta que, de reelegir Macri en el 2019 (lo que dan por bastante seguro), también el argentino tendrá seis años más de mandato, o sea, valía el esfuerzo de organizarle una buena recepción. Así son los rusos.

Les gusta invertir tiempo y esfuerzo en lo que creen que vale la pena. Una vez que se dedicaron a la Argentina de Cristina, decidieron continuar el vínculo con la Argentina de Macri. Ahora depende de nuestro país aprovechar las oportunidades que le ofrece el gigante eurasiático.

sábado, 27 de enero de 2018

La Casa Blanca confirmó la visita a la Argentina del jefe de la diplomacia estadounidense

La Casa Blanca confirmó la visita a la Argentina del jefe de la diplomacia estadounidense
Por Natasha Niebieskikwiat - Clarin.com

Rex Tillerson llegará a comienzos de febrero. Visitará Buenos Aires y Bariloche. El viaje forma parte de una gira regional que incluye escalas en otros tres países.


La Casa Blanca confirmó la visita a la Argentina del jefe de la diplomacia estadounidense
Jefe de la diplomacia estadounidense. Además de la Argentina, Tillerson visitará México, Perú y Colombia.

El Departamento de Estado confirmó este viernes el viaje de Rex Tillerson a la Argentina y a tres países más de América Latina para principios de febrero. Viajará el jueves 1 a México, y después de Buenos Aires, adonde se reunirá con el presidente Mauricio Macri y el canciller Jorge Faurie, rumbeará hacia Perú y Colombia, los otros aliados de EE.UU. en la región

Además, tal como lo había anticipado Clarín, el comunicado de prensa del gobierno estadounidense informó que secretario de Estado de la administración de Donald Trump irá el 3 de febrero a Bariloche, adonde "hablará de intercambios científicos y prácticas de conservación en el Parque Nacional Nahuel Huapí. El texto no lo informa, pero Tillerson había pedido en persona viajar a Bariloche, y aquí le preparan también una visita a las instalaciones del Invap, que aún no esta confirmada. "El viajará a Buenos Aires a verse con el presidente" Macri y Faurie para "discutir sobre temas el crecimiento de nuestra agenda económica y la cooperación en seguridad", indica el comunicado.

Por otro lado la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert señaló que su jefe "se comprometerá con socios regionales para promover un hemisferio seguro, próspero, democrático y con seguridad energética". Y dijo que durante su viaje, que también le llevará a Jamaica, el secretario de Estado "abogará por una mayor atención regional a la crisis en Venezuela", agregó Nauert. Este viernes funcionarios de la jefatura de Gabinete participaron en Washington de una reunión con el director del Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad, Juan Cruz. Y esta semana, el vicecanciller Raimondi viajó a la capital chilena para una reunión del llamado Grupo de LIma que rechazó fuertemente el adelantamiento de las elecciones presidenciales venezolanas por parte del régimen de Nicolás Maduro.

Los preparativos para el G20 que se realizará en la capital argentina estarán en la agenda. Por cierto, los ministros Patricia Bullrich (Seguridad) y Oscar Aguad (Defensa) viajarán juntos a Miami y Key West para visitar los cuarteles del Comando Sur, uno de los nueve que pertenecen a los Estados Unidos y cuya flota recorre el continente Americano, América Central y el Caribe.

Por su parte, Bullrich viajará a Estados Unidos con su secretario de Interior, Gerardo Milman y con el Director de Cooperación regional e internacional, Gastón Schulmeister. Con ellos, pero ya sin Aguad, irá a Washington, adonde visitará las oficinas de la DEA y el FBI, además Homeland Security Además de los contactos habituales con sus contrapartes la ministra busca en los Estados Unidos planificar el apoyo que le dará dicho país a la Argentina en seguridad de cara a la organización del G20. Tanto Macri como Trump ya designaron embajadores. A la sede argentina en Washington viajó el empresario Fernando Oris de Roa, que ya presentó credenciales, y a la embajada de EE.UU. vendrá el hasta ahora juez federal Edward C. Prado, quien debe ser confirmado por el Senado de su país.

La visita de Tillerson será al menos la segunda que hace al país, pero la primera como secretario de Estado. Siendo el CEO de la Exxon se reunió en Estados Unido con la ex presidente Cristina Kirchner, En junio de 2016 visitó la Rosada con un fuerte apoyo para el presidente de la alianza Cambiemos. En una foto en la Rosada se lo vio con Macri y con el ministro de Energía Juan José Aranguren Entonces, El yacimiento Vaca Muerta fue centro de las conversaciones.

Macron enfría el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur

El presidente Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada, junto a su par francés Emmanuel Macron y su esposa Brigitte Macron.
(Perfil.com) - En la reunión entre Macri y su par francés se detuvieron los avances sobre un posible acuerdo entre los bloques económicos, aunque siguen las negociaciones. La "cuestión ganadera".



El presidente Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada, junto a su par francés Emmanuel Macron y su esposa Brigitte Macron. El presidente Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada, junto a su par francés Emmanuel Macron y su esposa Brigitte Macron. Foto:Thibault Camus / POOL / AFP 

Tras finalizar su participación en el foro económico de Davos, el presidente, Mauricio Macri, se reunió con el mandatario de Francia, Emmanuel Macron, en París, para fortalecer la relación comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, la situación en Venezuela y la próxima reunión del G-20 en Buenos Aires, en noviembre de este año.

Sin embargo, los resultados no fueron los esperados dado que el jefe de estado más joven de las historia gala enfrió las negociaciones entre los bloques comerciales al delimitar las "líneas rojas" que Francia no desea traspasar, vinculadas principalmente con el sector ganadero.

Sobre el acuerdo, Macron explicó que "está claro que será un desafío, en particular para la filial bovina, porque permitirá la entrada de volúmenes" de carne provenientes de Sudamérica que no tributaran aranceles y podrán ser vendidos en los países europeos, según informó la agencia AFP.

Por su parte, Macri le advirtió a su par europeo que "no podemos desperdiciar esta oportunidad" de desarrollar un tratado comercial entre la UE y el Mercosur, porque podría llevar a "reducir la pobreza hasta terminar con la pobreza", indicó.

Resultado de imagen para Super-Etendard modernizadosAunque el líder del PRO no se fue con las manos vacías de la reunión en el Palacio del Elíseo, ya que se anunció que en el encuentro, ambos mandatarios cerraron un contrato por la venta de cinco cazas franceses para las Fuerzas Armadas argentinas.

"En materia comercial nos hemos felicitado por el acuerdo firmado por nuestros ministros de Defensa para la venta de cinco Super-Etendard modernizados y sus equipamientos para las Fuerzas Armadas argentinas", confirmó el presidente francés en la rueda de prensa. Las aeronaves se comenzaron a utilizar en la marina francesa a partir de 1978 y las ultimas se dieron de baja en julio de 2016.

miércoles, 24 de enero de 2018

Rusia y Argentina amplían área de cooperación estratégica

(Prensa Latina) -  Moscú, 23 ene (PL) El presidente ruso, Vladimir Putin, y su similar argentino, Mauricio Macri, firmaron hoy una declaración conjunta, donde confirmaron las posibilidades de cooperación en esferas estratégicas como política, comercio, cooperación técnico-militar y cultural-humanitaria.

Putin mencionó proyectos perspectivos como la construcción de bloques para cinco centrales eléctricas argentinas, la modernización de los ferrocarriles, con la compañía Sinara, y la edificación de una planta nuclear, con la empresa rusa Rosatom, entre otros.

Rusia puede cooperar en la esfera del empleo pacífico del cosmos, en la navegación satelital y en el suministro de motores para cohetes espaciales, un renglón que se mantiene con Estados Unidos, apuntó, pese a las sanciones unilaterales que impone ese país a Moscú.

Putin afirmó que espera la visita de Macri al mundial de fútbol, en este verano, pues consideramos Argentina es uno de los equipos favoritos para la final de ese evento, estimó el jefe de Estado.

Al respecto, Macri indicó que era su primera visita a esta nación y espera que sea la primera de muchas, para acto seguido indicar que prevé viajar a esta nación en otras dos ocasiones: para el inicio del mundial y para la final. Espero que con la ayuda de Dios y (Leonel) Messi, podamos ganar el mundial, comentó el mandatario argentino.

Macri buscó relanzar la relación con Rusia y apuesta a duplicar el comercio bilateral

En una reunión con Putin intentó despejar las desconfianzas que se habían generado por los cambios en política exterior; el presidente ruso dijo que la Argentina es "un socio muy importante" en la regiónPor Santiago Dapelo  - La Nación
En una reunión con Putin intentó despejar las desconfianzas que se habían generado por los cambios en política exterior; el presidente ruso dijo que la Argentina es "un socio muy importante" en la región.

Aceleración, esa fue la palabra clave que utilizó el presidente Mauricio Macri para definir la etapa en la que entró la relación de la Argentina con Rusia. Ahora, para el Gobierno llegó el momento de transformar en hechos concretos la buena sintonía que terminaron de consolidar ayer el Presidente y su par ruso, Vladimir Putin.

En la hoja de ruta que se planteó Macri hay una meta inmediata: el Gobierno buscará duplicar las exportaciones a este país en el menor tiempo posible. Los antecedentes acompañan la expectativa, es que en 2013 el volumen de exportaciones era de 2300 millones de dólares y en tres años cayó a 800 millones.

El encuentro entre Macri y Putin ayer en el Kremlin también tuvo otro objetivo fundamental: dejar atrás las dudas y desconfianzas que había despertado el giro político que tomó la Argentina tras el triunfo de Macri en 2015, especialmente en materia de política internacional. "Están construyendo una relación", describió ante LA NACION el canciller Jorge Faurie.

Al finalizar la visita, que duró casi dos horas, la conclusión entre los integrantes de la comitiva nacional fue uniforme: el jefe del Estado terminó por convencer al mandatario ruso de que habrá una continuidad en la línea de trabajo que abrió el gobierno kirchnerista. En palabras de Faurie y del ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, comenzó una etapa de "profundización" de la relación.

"Ha sido una reunión muy positiva, ratificamos la importancia que le da la Argentina a esta relación estratégica integral. Esto tiene que ser un punto de aceleración en nuestras relaciones futuras", destacó Macri en una declaración conjunta que hicieron en el magnífico Palacio del Kremlin.

Según el Presidente, "la Argentina y Rusia comparten intereses que reflejan una cooperación que tenemos que estrechar". En el listado de temas que abordaron se destacaron el desarrollo de la agricultura, la energía, el medio ambiente y la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, ciencia y tecnología, infraestructura y deporte, entre otros.

"Hemos repasado la agenda y tenemos muchas cosas que se pueden desarrollar y evolucionar. Esta cooperación va a generar mayores oportunidades. Estamos confiados en que podemos ser un gran proveedor de alimentos para Rusia", resaltó Macri, que fue agasajado por Putin con un almuerzo típicamente ruso, que incluyó pato y pescado.

"Hemos hecho un repaso de todas las posibilidades que tiene la relación bilateral, que son interesantes. ¿En concreto? Varias cuestiones, se habló de frutos, de algunas cuestiones arancelarias que tiene la soja, del puerto de Ramallo y de otras posibilidades? Mayor presencia de Gazprom en el mercado energético argentino, por ejemplo en Vaca Muerta", repasó Faurie.

Otro de los puntos celebrados por el Presidente y su equipo fue la firma de un memorándum de entendimiento para la exploración y explotación de uranio en nuestro país. El acuerdo, que fue suscripto por el presidente de Uranium One Group, por UrAmerica Argentina y por Faurie, tiene previsto una inversión de 250 millones de dólares, y podría generar unos 500 puestos de trabajo.

A diferencia de lo que ocurrió la última vez que se vieron, el fútbol fue una excusa para distender la reunión, en la que Macri y Putin aprovecharon para alejarse de los ministros para hablar a solas. "Ahora tenemos que profundizar nuestro relacionamiento. Tenemos un vínculo comercial que es poco expresivo para la potencialidad de la Argentina y Rusia", agregó Faurie.

Putin describió que las negociaciones se dieron "en una atmósfera de buen espíritu y amistosa" -firmaron un compromiso de colaboración de 30 puntos en distintas áreas, entre ellas la necesidad de que se reanuden las negociaciones con el Reino Unido por las Islas Malvinas-, y se refirió a la Argentina como "un socio muy importante" en América Latina.

Según el presidente de Rusia, que irá a elecciones nuevamente el 19 de marzo -los sondeos muestran que tiene una intención de voto del 80%-, nuestro país "es un socio muy importante" y destacó que el intercambio comercial creció 3,1% durante el último año.

Putin sostuvo, además, que Rusia y la Argentina comparten "muchas posturas similares, y vamos a incrementar nuestra cooperación en organismos internacionales", como por ejemplo en la ONU. Y resaltó que acompaña las prioridades que la Argentina busca desarrollar como presidente del G-20. Frase que fue muy celebrada por la delegación argentina. Es que, finalmente, Macri se llevó de Rusia lo que vino a buscar.

Postales moscovitas

Las alusiones mundialistas y los homenajes matizaron la visita presidencial

En las manos de Dios y de Messi - "Dios y Messi dirán si podemos ganar o no el Mundial". Como siempre, Macri apeló a referencias futbolísticas para distender la conferencia con Putin. También dijo que espera visitar Rusia dos veces más, para asistir a los primeros partidos de Argentina y para la final. Esta vez, a diferencia de lo ocurrido en su encuentro anterior, Putin pareció entender el mensaje.

Moscú ya tiene una plaza argentina - Yakimanka es un barrio administrativo de Moscú, cuya historia se remonta a los orígenes de la ciudad. Desde ayer, el distrito alberga la Plaza de la República Argentina, situada en la calle Zhitnaya. Juliana Awada, que no tuvo agenda propia en Moscú, acompañó a Macri a la inauguración de la plaza y al acto ante la Tumba del Soldado Desconocido.

viernes, 19 de enero de 2018

EE.UU. aseguró que apoya "fuertemente el programa de reformas de Macri"

EE.UU. aseguró que apoya Por  EZEQUIEL M. CHABAY - Cronista.com
Mientras se prepara para recibir a Edward Prado, el nuevo legado de Trump, el embajador interino destaca el vínculo, que espera incrementar con mayores inversiones.


Cuando el flamante embajador argentino en Washington, Fernando Oris de Roa, se disponía a volar anteanoche a los Estados Unidos para ocupar la vacante que dejó Martín Lousteau en la sede diplomática, la Casa Blanca informaba la nominación del ex juez Edward Prado como representante del gobierno norteamericano en el país.

 Para el encargado de Negocios de la embajada estadounidense, Tom Cooney, la "feliz coincidencia" pronostica un buen año por delante para la relación bilateral, profundizada desde la llegada al poder de Cambiemos, pero con puntos pendientes en materia económica y comercial. Cooney asegura que su país "valora mucho" la relación y quiere ser "un socio de largo plazo para la Argentina".

¿Qué puede decir de la designación del embajador Prado?

Estamos al comienzo de un proceso. Se trata de una nominación de la Casa Blanca y, según las reglas, no puedo tener contacto con él hasta tanto sea aprobado en el Senado. De todos modos, puedo decir que estoy muy entusiasmado con el nombramiento, que habla muy bien de nuestra relación. El candidato tiene el apoyo del Presidente y del secretario de Estado.

¿Por qué se demoró tanto?

Siempre hay algunas demoras cuando hay un cambio de administración, porque la Casa Blanca quiere estar segura de contar con el candidato adecuado para el puesto. Así y todo, sin embajadores, tanto Sergio Pérez Gunella (embajador interino en Washington) como yo hemos avanzado en la relación.

¿Por qué un juez es la persona adecuada?

Es una persona que ha dedicado su vida a la transparencia, un hombre de gravitación, y tiene la confianza del presidente Trump. Habla castellano fluido, y ha venido a la Argentina varias veces. Es una muy buena elección, más cuando este año tendremos mucha gente en la embajada y en Washington prestando atención a la Argentina, que preside el G20.

¿Habrá un encuentro de Macri y Trump en Davos?

No tengo información. Pero en estos encuentros siempre hay oportunidades.

¿Cómo se interpreta que un presidente norteamericano regrese al Foro tras 18 años?

Estados Unidos es la economía más grande del mundo, y es muy importante mantener este tipo de diálogo con otros líderes mundiales, en el marco del G20, de las Naciones Unidas, y en eventos de tanta importancia.

¿El Gobierno los demandará por el biodiésel en la OMC?

No nos consta de parte del gobierno argentino que eso pueda suceder. Lo que sí puedo decir es que tenemos muy buena relación, hemos mantenido un diálogo muy fluido, con mucho respeto. Yo sé que la decisión del Departamento de Comercio y la Comisión para el Comercio Internacional (Usitc) no fue la que esperaban.

¿Es justo el reclamo?

Esta es una queja con legitimidad por parte del sector privado, porque entre 2014 y 2016 hubo una explosión de las exportaciones de biodiésel, que crecieron casi 1000% en sólo dos años. Según nuestra ley, debemos tener una investigación sobre dumping o subsidios. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, hizo lo que pudo para llegar a un acuerdo de suspensión entre privados. No prosperó, y por eso estamos donde estamos. De todos modos, el biodiésel es la excepción que confirma la regla, es decir, la buena relación. Hicimos lo que pudimos.

Ya sin biodiésel para exportarles, ¿la balanza comercial se vuelve a "primarizar"?

Somos dos países superpoderosos en términos agrícolas, por lo que tenemos el desafío de proteger nuestras agriculturas y dar seguridad alimentaria. El enfoque es aumentar el comercio bilateral en ambas direcciones. Tenemos un muy buen diálogo para abrir los envíos de carne vacuna. También queremos traer aquí carne porcina. Estamos avanzando, con paciencia, en forma sostenida.

¿Cuáles son los puntos de acuerdo en el vínculo?

Hay un montón. Tenemos tantos acuerdos en una variedad de temas, desde la cooperación en seguridad, combate del narcotráfico, cooperación aeroespacial. Estamos tratando de profundizar el comercio entre nuestros países, y apoyamos el programa de reformas económicas del presidente Macri. En estos dos años, hemos hecho de todo porque valoramos muchísimo la relación comercial.

¿Cómo se comportará la inversión en 2018?

Todo el mundo me pregunta cuándo llegan los capitales, pero ¡la inversión viene! Nuestras empresas son las mayores inversoras en la Argentina. Tenemos un stock histórico de u$s 14.000 millones invertidos en la Argentina. Tenemos una Cámara de Comercio (Amcham) que cumple 100 años, lo que demuestra el compromiso con este país. Y sólo desde julio del año pasado hubo anuncios por u$s 1500 millones.

Oris dijo que EE.UU. busca respaldo político, y Argentina más acceso a mercados. ¿Es así?

Nosotros estamos interesados en todo: lo político, la seguridad, lo económico. La Argentina también.

Pero siempre hay énfasis...

Sí, pero yo creo que queremos avanzar en todo. Macri está muy interesado en la seguridad ciudadana y el combate del narcotráfico, en combatir la trata de personas y el trabajo infantil, y demás asuntos. También tenemos un muy buen diálogo respecto a la crisis humanitaria y de la democracia en Venezuela. Compartimos la visión sobre Corea del Norte y el uso de armas químicas. Nuestros intereses van mucho más allá.

¿Fue un logro que Argentina no condenara en la ONU la decisión de Trump sobre Jerusalén?

Esa fue una decisión de la Argentina. Cada país debe tomar su decisión. Sí es cierto que el presidente Trump anunció el reconocimiento de esa ciudad como capital de Israel, sin dejar por ello nuestro compromiso con el proceso de paz, que no ha avanzado mucho.

¿Qué puede esperarse de los EE.UU. en el G20?

Esperamos que Trump asista a la Cumbre de Líderes. Hemos compartido nuestras buenas prácticas para organizar eventos tan grandes. Queremos ser un país socio de largo plazo para Argentina, como lo demostramos con el ARA San Juan.

Las imágenes satelitales que prueban la ayuda de China a Corea del Norte para eludir las sanciones internacionales

(Infobae.com) - The Wall Street Journal publicó las evidencias que obtuvo la inteligencia norteamericana de seis buques chinos en puertos norcoreanos, violando las sanciones impuestas por el Consejo de Seguridad de la ONU contra el régimen de Kim Jong-un
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas (The Wall Street Journal)
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas (The Wall Street Journal)

Un día después de que el presidente Donald Trump asegurara que Rusia está ayudando al régimen de Kim Jong-un a eludir las sanciones internacionales, el periódico The Wall Street Journal reveló que la inteligencia norteamericana obtuvo información detallada de seis buques chinos colaborando "de forma encubierta" a Corea del Norte.

Los funcionarios norteamericanos cuentan con imágenes satelitales y otros datos que sirven como evidencia suficiente para certificar que Beijing está ayudando a Pyongyang a hacer frente a las sanciones.

Estados Unidos identificó las naves chinas por su nombre y rastreó sus movimientos, indicó el diario neoyorquino. Asimismo, los buques ingresaron a los puertos norcoreanos y transportaron, de acuerdo a las conclusiones de los agentes de inteligencia norteamericanos, carga ilícita a Rusia y Vietnam.
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas

La otra opción que manejan los funcionarios es que hayan realizado transbordos de barco a barco en el mar.

El informe, presentado al comité norteamericano de sanciones, detalla que los buques chinos realizaron diferentes maniobras en el mar a modo de distracción.
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas

The Wall Street Journal, por su parte, indicó que los seis barcos son propiedad o están gestionados por empresas chinas registradas en Hong Kong.

Durante 2017 el Consejo de Seguridad de la ONU ha endurecido en reiteradas ocasiones las sanciones contra Corea del Norte. En agosto pasado, un proyecto presentado por Washington fue aprobado por el organismo internacional.
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas.

El mismo prohibía las exportaciones norcoreanas de carbón, mineral de hierro, plomo y mariscos, que representaban cerca de mil millones de dólares de ingresos al año para la dictadura de Kim Jong-un.
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas
Foto del gobierno estadounidense enviada a las Naciones Unidas

El pasado mes de diciembre, Washington solicitó al comité de sanciones que incluyera a las empresas responsables de los seis buques en la lista de infractores de las sanciones. China, no obstante, se resistió ante esa solicitud, pero permitió que otras cuatro embarcaciones, sin vínculos aparentes con compañías chinas, fueran incluidas en la lista negra.

Gesto de Macri a Francia: en su visita a París le anunciará a Macron el pago de la deuda con Suez

Por Martín Dinatale - Infobae.com - mdinatale@infobae.com.

El presidente comunicará la decisión de la Argentina de cumplir con el fallo del CIADI

Como una clara muestra de buena voluntad y en plan de bajarle la tensión política a un encuentro que promete temas calientes, el presidente Mauricio Macri llevará a su reunión en París con el primer ministro francés Emmanuel Macron una buena noticia de la Argentina: la decisión del gobierno de pagar la histórica deuda que el Estado tiene con la empresa francesa Suez por la estatización de la ex Aguas Argentinas.

No se trata de un tema menor si se tiene en cuenta que este litigio lleva más de 10 años y que hubo un fallo del  2015 del Centro Internacional de Arreglos y Diferencias de Inversiones del Banco Mundial (CIADI) que resolvió condenar a la Argentina a pagar más de USD 380 millones por la estatización de la ex Aguas Argentinas, al rechazar el pedido de nulidad del laudo, presentado por el país.

Según destacaron a Infobae fuentes calificadas del Gobierno, la idea de Macri es plantearle a Macron un plan de pagos escalonados para cumplir con la deuda del Estado argentino. También se baraja en estos días la posibilidad de que el pago incluya una quita menor de la deuda. El fallo del CIADI favoreció al grupo francés Suez, a la española Aguas de Barcelona y al grupo francés Vivendi. Pero hasta ahora se sabe que el Presidente sólo llevará la intención de la Argentina de pagar a Suez y negociar con Vivendi. Se estima que el pago podría comenzar a darse en marzo de este mismo año.

La señal que quiere dar Macri ante Macron es doble. Por un lado, distender un encuentro que promete temas muy duros como la negociación entre la Unión Europea y el Mercosur por el acuerdo de libre comercio y el malestar de Francia por la decisión de Argentina de no comprar una flota de de cuatro lanchas de patrullaje para el Ministerio de Defensa. Por otra parte, el mensaje de Macri de pagar la deuda a Suez también implicará una señal de confianza al mundo que busca dar la Argentina en estos momentos en que reclama inversión extranjera para levantar la economía.

"El mensaje del Presidente a Francia de cumplir con el fallo del CIADI también le servirá a la Argentina para lograr confianza externa y potenciar la toma de crédito que, por ejemplo, realizará la empresa estatal AYSA a partir de la semana que viene con participación de capital privado", admitió ante Infobae un destacado funcionario de la Casa Rosada.

El embajador de Francia en la Argentina, Pierre Henri Guignard, había dicho en diciembre pasado en diálogo con Infobae que "falta todavía una inversión de empresas nuevas que vean a la Argentina como punto de aterrizaje en América latina". Y a renglón seguido añadió un párrafo que pareció premonitorio del gesto que ahora quiere dar Macri. Guignard había dicho que "mi esperanza es que este asunto de los litigios con empresas francesas que hubo en el CIADI esté arreglado para la visita de Macri. La resolución de estos temas son una señal muy importante. Esto permitirá invertir en Argentina", dijo.

En este  clima de buenas noticias que ahora Macri llevará a Paris el 26 de enero para su reunión con Macron es que se dará ese encuentro. El presidente argentino arribará a Francia luego de su paso por el Foro de Davos y el encuentro que mantendrá la semana que viene con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

En la reunión de Macri y Macron el tema más duro de debate sin dudas será el de la búsqueda de un acuerdo final de libre comercio entre la UE y el Mercosur. Es que este tema estuvo a punto de ser definido en diciembre pasado en Buenos Aires en medio de la cumbre de la OMC pero por reparos que pusieron los franceses todo se frenó. El capítulo relacionado con la exportación de carnes y los productos agrícolas es el que más frenos generó en Paris por la presión de los productores agrícolas no sólo de Francia sino también de Polonia y de otros países de la UE.

Macri quiere cerrar cuanto antes el acuerdo UE-Mercosur para potenciar su imagen de líder regional en América latina y porque cree que será redituable para la economía de ambos bloques. Pero la cuestión no parece sencilla y Francia sigue poniendo objeciones en las reuniones técnicas que se hicieron recientemente en Bruselas.

El otro tema espinoso de la reunión será el de la cancelación de la compra de buques patrullas a Francia. Aunque Macri tiene las mejores excusas para plantearle a Macron sobre esa decisión: la inoportunidad de ese gasto del Ministerio de Defensa en medio de la búsqueda del submarino ARA San Juan y la compensación con la compra de cinco aviones franceses Super Etendard que llegaron en octubre pasado tras una operación que se cerró por 12,5 millones de euros.

martes, 16 de enero de 2018

Macron recibirá a Macri en una audiencia privada para bajar la tensión bilateral

Macron recibirá a Macri en una audiencia privada para bajar la tensión bilateralPor María Laura Avignolo - Clarin.com
El presidente francés recibirá al argentino el 26 de enero. Buscarán un acuerdo sobre una deuda por el gas y la compra de patrulleras.

El presidente argentino, Mauricio Macri; la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro japonés, Shinzo Abe; el presidente galo, Emmanuel Macron; y el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull (de izda a dcha y de arriba a abajo), posan en la foto de familia junto al resto de dirigentes participantes en la cumbre de líderes de estado y gobierno del G20, en Hamburgo (Alemania) hoy, 7 de julio de 2017.

El presidente Mauricio Macri culminará su viaje Rusia y Suiza en París, con un encuentro personal y una comida el 26 de enero con su colega francés Emmanuel Macron y su esposa Brigitte, junto a la primera Dama Juliana Awada.

Desde Davos a París para un intento de “entente cordiale “ entre Francia y Argentina para superar las tensiones de una deuda argentina no pagada de gas que proviene de la dictadura militar,que la administración Macri se había comprometido a honrar ante el ex presidente socialista Francois Hollande y no pagó, y el “imbroglio” de las vedettes patrulleras francesas. Argentina decidió repentinamente no comprarlas, ofendida porque Francia votaba en la Unión Europea contra el ingreso del biodiesel argentino. Pero que Francia considera que había un compromiso de compra.
Imagen relacionada
Ahora Macri estaría dispuesto a cambiar de parecer y desestimar la oferta de la empresa asturiana, que se había ofrecido a hacerlas más baratas e incluso aceptaba construir dos de ellas en los astilleros argentinos estatales para reactivarlos. La decisión sería una forma de calmar las crispadas relaciones bilaterales franco argentinas ante el furioso canciller Jean Yves Le Drian (porque él había hecho el acuerdo por las patrulleras marítimas cuando era ministro de Defensa) y un presidente francés desilusionado con los "incumplimientos repetidos” de Argentina.

Macri y su delegación, sin periodistas a bordo, llegarán en su avión privado muy tarde el 25 a París y se alojarían en el hotel George V, el mismo donde vivió la ex presidenta Cristina Kirchner y una hamburguesa se cotiza a 25 euros. Con espectaculares terrazas y vistas a la ciudad, tienen 3 restaurantes Michelin y memorables arreglos florales a su entrada. El hotel pertenece a Kingdom Holding, propiedad del príncipe billonario Al Waleed bin Talal bin Abdul Azis al Saud, que continúa detenido en el hotel Ritz Carlton de Arabia Saudita por orden de su primo, el príncipe Mohammed, para forzarlo a que entregue parte de su fortuna y él se resiste. Una habitación cuesta 980 euros la noche y una suite entre 4000 a 9000 euros.

Las actividades oficiales se iniciarán con un desayuno en el MEDEF, sede de los capitanes de la industria francesa, con 60 empresarios sentados en la mañana del 26 de enero. La prensa no tendrá acceso a él. Al mediodía el presidente Macri almorzará en el club Cercle de la Unión Interrallie , en 33 rue du Faubourg St Honore, al lado del palacio del Eliseo y de la embajada británica y uno de los más exclusivos de París, con 15 empresarios. Es una invitación del Banco Rothschild, que ahora tiene a Argentina como cliente.

En la lista de invitados figura Laurent Dassault, del grupo de armamentos que produce los aviones de combate Súper Etendard y el Exocet, dueño del diario Le Figaro junto a su familia y propietario del Clos de los Siete, un emprendimiento vitivinícola en el valle de Uco en Mendoza, que realizó junto con Benjamín de Rothschild, otro de los huéspedes, que produce un vino con ese nombre más Flecha de los Andes.

Alrededor de las cuatro de la tarde del 26 de enero, el presidente Macri se dirigirá al palacio del Eliseo para un encuentro con el presidente Emmanuel Macron. Los timbales y clarines de la Guardia Republicana en el perrón del Eliseo le darán la bienvenida, con el presidente saludando a la prensa desde las escalinatas.

Una “operación seducción” se pondrá en marcha.”Emmanuel” y “Mauricio” se tutean pero la relación bilateral se tensó cuando Macri no pagó la deuda que le habían prometido al entonces ministro de economía socialista Michel Sapin, que provenía de la dictadura, y cuando Macri no respondió una carta personal de Hollande por consejo de la cancillería. A Macron y a la cancillería francesa les pareció "una falta de seriedad y cortesía".

La crisis se ahondó cuando el entonces ministro de Defensa Julio Martínez y su vice Ángel Tello llegaron a Paris a buscar patrulleras para poder controlar la porosa frontera argentina. Se encontraron con la solidaridad francesa y la oferta de venderles cuatro lanchas patrulleras vedettes, dos de ellas a construir en Argentina para resucitar los astilleros estatales. Le Drian, el mejor vendedor de armas de Francia y uno de sus más prestigiosos ministros, los recibió y llevó adelante las negociaciones. En los astilleros donde debían construirse en Bretaña una de las directivas era su hermana.

Macri se endureció cuando Francia votó en contra del reingreso del biodiesel argentino a la UE, de donde donde había desaparecido como represalia de España por la nacionalización de YPF. Una empresa estatal española ofreció hacerlas. Una pequeña compañía asturiana se ofrecía a construirlas por menos precio y anunciando que estaba dispuesto a hacer dos de ellas en Argentina. La resolución argentina crispó al gobierno francés, a su canciller, que se negaba a recibir al ministro argentino Jorge Faurie, y hasta al propio presidente Macron. Más allá de las simpatías personales, en Francia se priorizan los intereses y necesitan fondos para reducir su déficit fiscal.

Fuentes militares argentinas informó ayer a Clarín que “Argentina podría comprar patrulleras francesas”. Otros analistas consideraron que había sido una decisión presidencial para calmar a Francia.

La visita finalizará el 27 de enero. Para ese día, la agenda está vacía y el presidente y su comitiva tomarán un avión comercial de regreso a Buenos Aires esa misma noche.

martes, 26 de diciembre de 2017

El extraño caso de Taiwán: quiere invertir en la Argentina pero el Gobierno le pone fuertes trabas

Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com

El embajador de ese país dijo que la administración nacional le pone fuertes reparos a las empresas taiwanesas para invertir; reclamo por un visado libre para el ingreso de turistas.

El apego del gobierno de Mauricio Macri a China resulta ser tan intenso que se pierde uno de los ejes de su política exterior: la apertura al mundo para sumar inversiones. El ejemplo paradigmático de esta tesis lo presenta el extraño caso de Taiwán que dio muchas muestras para invertir en la Argentina pero hasta ahora sólo recibió trabas y objeciones de la Cancillería porque no quieren reconocerle su statu quo independiente de la administración china.

"Es muy doloroso y frustrante para nuestras empresas que quieren invertir en la Argentina pero les ponen trabas burocráticas o directamente no les dejan venir. Todo se hace muy difícil aquí", expresó a Infobae Hsieh Chun-then el embajador de Taiwán en la Argentina que oficia como encargado de negocios de la oficina comercial de su país teniendo en cuenta que la Argentina no reconoce a Taiwán como estado soberano.

Desde el año 1949 en que 1,2 millones de personas se trasladaron de China continental a la isla de Taiwán y comienzan un camino a la independencia con un sistema democrático ajeno al comunismo chino, hay más de 160 países que ofrecen el visado a los taiwaneses y mantienen fuertes relaciones económicas. La Argentina no niega este estatus especial de Taiwán, pero desde hace muchos años que les impuso severas trabas.

El embajador Hsieh Chun-then admite que durante el kirchnerismo, donde había un fuerte lazo con China y una política exterior cerrada, era entendible la estrategia de poner reparos en Taiwan. "Ahora que Macri abrió la Argentina al mundo y su gobierno busca ser más abierto no se comprenden las trabas y el cierre que impone hacia Taiwan". Estos obstáculos diplomáticos implican muchas cosas: que los turistas taiwaneses que quieren venir a Buenos Aires tengan que hacer trámites muy engorrosos y que a las empresas que buscan invertir en estas tierras se les pongan fuertes reparos.

Desde la Cancillería argentina expresaron tajantes a Infobae: "La Argentina sigue los parámetros de reconocimiento de una sola China". En la práctica esto implica no reconocer la soberanía de Taiwan, evitar contactos diplomáticos y mantener relaciones comerciales mínimas. Es que reconocer a Taiwan implicaría para la Argentina perder un importante apoyo económico de China y un reparo de Pekin en su respaldo hacia la Argentina hacia el reclamo de soberanía de las islas Malvinas.

"No pedimos que nos reconozcan como soberanía o como nación independiente de China. Pero somos un país democrático que lo único que busca es invertir en la Argentina y fomentar nuestro turismo en este hermoso país", añade Hsieh Chun-then.

Fuentes del Gobierno admitieron a Infobae en estricta reserva que por temor a eventuales represalias de China en materia de inversiones millonarias en la Argentina la Cancillería se cerró por completo a la administración taiwanesa. Una muestra de ello fue la reciente cumbre de la Organización Mundial de Comercio que se hizo en Buenos Aires y donde Taiwan es miembro. la delegación que llegó de Taipei a la reunión de la OMC pidió reuniones bilaterales con el gobierno argentino y le fueron negadas.

"Nuestros representantes comerciales estaban muy enojados. Como parte de la OMC queríamos dialogar con el gobierno argentino para hacer inversiones y sólo obtuvimos una negativa", dijo el encargado comercial de Taiwan en Buenos Aires. Una paradoja: Taiwan es considerada la economía 21 del mundo por su nivel de producción mundial. Estados Unidos no sólo ha reconocido su status y le da grandes grandes facilidades de ingreso a las empresas o los turistas taiwaneses. Recientemente la administración de Donald Trump reiteró el compromiso de Washington con Taipei en todos los niveles.

La balanza comercial entre la Argentina y Taiwan es escasa: apenas 460 millones de dólares de los cuales US$ 154 millones son exportaciones de nuestro país a Taipei y el resto es lo que se importa de allí en materia de electrónicos, sofware y productos de alta tecnología. Pero el embajador Hsieh Chun-then asegura que estos números podrían jugar a favor de la Argentina si Macri aceptase una mínima apertura.

"Somos un país democrático, tenemos una actitud amistosa y no pedimos que se reconozca nuestra soberanía sino que acepten a nuestras empresas", expresó molesto Hsieh Chun-then. En la Argentina hay unas 50 empresas de Taiwan que desde 1940 se establecieron aquí pero el embajador taiwanés cree que ese número podría llegar a más de un centenar si no existiesen tantas trabas del gobierno argentino. El gobierno de Taiwán intentó flexibilizar esta situación recientemente con el Director de Asuntos Consulares Luis Sobrón. Pero lo único que obtuvo como respuesta fueron evasivas y trabas.

Por las trabas burocráticas los empresarios taiwaneses pueden llegar a estar hasta cinco años para poder establecerse en la Argentina. Entre las empresas que quieren invertir en la Argentina hay papeleras, empresas de software, telecomunicaciones, autopartes, alta tecnología y alimentos. Pero al encontrar muchas trabas en el país desvían sus dólares hacia inversiones en Brasil, Perú, Chile o Colombia. La pérdida de semejante oportunidad es enorme si se entiende que Taiwan es el décimo octavo exportador de mercancías del mundo, tiene un PBI nominal de US$ 529.000 millones y un crecimiento económico del 1,5 por ciento.

Desde el Congreso hubo intentos en cambiar este esquema rígido. En julio del 2016 un grupo de diputados de Cambiemos liderados por Elisa Carrió, Eduardo Costa y Ricardo Alfonsín presentó un proyecto de resolución (expediente 3934D/16) por el que se instruya al Poder Ejecutivo a imponer los mecanismos necesarios a fin de eximir a los habitantes de la isla de Taiwan de contar con visado obligatorio para ingresar a nuestro país. Pero por ahora no se aprobó esa iniciativa que, entre los fundamentos, plantea que "esta situación debería revertirse a partir de nuevas políticas que viene anunciando el nuevo gobierno" de Macri. El dato no es menor: la mitad de los taiwaneses viajan por turismo al exterior (más de 12 millones de personas) y el último año vinieron a la Argentina más de 5.000. Pero Hsieh Chun-then cree que esa cifra podría quintuplicarse si la Argentina diera mayores facilidades de visado.

Las paradojas del extraño caso de Taiwan en la Argentina no terminan allí. Entre el 2015 y el 2017 el gobierno taiwanes de la presidenta Tsai Ing-wen envió donaciones a los gobiernos de Santa Fe y Chubut por las inundaciones. También hubo ayudas e intercambio de comercio con provincias como Mendoza, Corrientes o Jujuy. Pero los reparos que pone el gobierno argentino están a la orden del día: Taiwán ofreció un programa ambicioso para desarrollar un plan de lucha contra el dengue que fue rechazado por la Argentina. "Querenmos colaborar e invertir en la Argentina y un gobierno que sostiene que forma parte del cambio no nos deja", resaltó Hsieh Chun-then en tono resignado.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Mauricio Macri retoma la agenda internacional con tres viajes de alto impacto

Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com
El presidente viajará mañana a Brasil por la cumbre del Mercosur; en enero visitará Rusia y estará en el Foro de Davos.

Después de un impasse por la campaña electoral el presidente Mauricio Macri retomará desde mañana su agenda internacional con tres viajes de alto impacto político: el jueves estará en Brasil por la cumbre del Mercosur y en enero le espera un periplo de una visita oficial a Rusia y en Suiza asistirá al Foro Económico de Davos.

Luego de una escala local en Jujuy durante la tarde de hoy, Macri se trasladará esta noche a Brasilia donde estará el jueves para asistir al cambio de mando del Mercosur. Allí la Argentina entregará a Brasil la presidencia pro témpore del bloque regional con la mirada puesta en el acuerdo de libre comercio que se especula cerrar a mitad de enero con la Unión Europea.

"Todos esperábamos entregar la presidencia pro témpore a Brasil con el acuerdo de la Unión Europea ya firmado pero no va a ser posible. Ahora hay que apurar las negociaciones porque después se vienen las elecciones en Brasil y todo se complicará", dijo a Infobae un encumbrado funcionario del gobierno. Se refería así al frustrado intento de Macri de cerrar en medio de la reciente cumbre de la OMC el acuerdo UE-Mercosur. La dureza de Francia y de otros países europeos de fuerte producción agrícola frenaron el anuncio del acuerdo.

No obstante, en la cumbre de mañana en Brasilia el Mercosur dará un nuevo gesto de unidad y se espera que allí Macri retome las críticas contra el régimen venezolano de Nicolás Maduro. Según dijeron a Infobae fuentes calificadas de la Cancillería otro de los temas que podría surgir del encuentro de presidentes es la decisión de la Argentina de dar un paso al costado en la Unasur. Este es un tema que viene hablando Macri con sus pares de la región. La Argentina no pudo imponer el secretario general de la Unasur durante su presidencia que culmina este mes y tampoco logró que se avance con los proyectos de infraestructura regional. "Tenemos una posición muy críticas del estado actual de la Unasur que vamos a compartir con nuestros vecinos", se limitó a decir anoche un ministro.

En paralelo a esto, se supo que el presidente de Brasil, Michel Temer, al igual que el de Paraguay, Horacio Cartes, coincidieron con Macri en sus críticas a la Unasur y por ello es muy probable que en la cumbre de mañana en Brasilia se aborde el tema en cuestión. Más aun, estos tres presidentes coinciden en acusar a Venezuela por los desplantes que hubo hacia la Argentina en la Unasur.

Luego de las fiestas que en principio Macri las pasará con su familia entre la quinta de Olivos y Villa La Angostura, se prevé un enero movido en materia internacional para el Presidente.

Vladimir Putin (Reuters)El 22 y 23 de enero Macri llegará a Moscú donde lo espera su par Vladimir Putin con una agenda cargada de temas bilaterales: entre ellos, la cooperación en materia de seguridad, el incremento comercial entre ambos países y las inversiones rusas en materia de energía nuclear y astilleros. También se tratará un tema que complica la balanza comercial entre ambos países y que durante la gestión de Cristina Kirchner nunca se resolvió como es la diferencia de números que tienen ambos países a la hora de evaluar la balanza comercial ya que Rusia cataloga los productos importados de la Argentina por origen y nuestro país lo hace por lugar de embarque con lo cual nunca logran coincidir los números de ambas aduanas. Este es un tema que les preocupa a los rusos y que quieren resolver.

A su vez, se sabe que el embajador argentino Ricardo Lagorio está trabajando intensamente en Moscú con una amplia agenda para que Macri y Putin desplieguen para fortalecer las relaciones bilaterales. Allí se incluye la intención de la Argentina de aumentar el volumen de exportaciones de productos alimenticios y trabajar también en forma conjunta por acuerdos de seguridad y defensa. De hecho, el presidente de Rusia se comunicó por teléfono hace un mes con  Macri para enviar un sumergible que estuvo trabajando en el Sur para la búsqueda del submarino ARA San Juan. El buque ruso Pantera Plus estuvo en  Comodoro Rivadavia para las tareas de búsqueda del submarino argentino para determinar señales a 477 metros de profundidad.

La agenda de Macri y Putin se terminó de cerrar hace 10 días cuando visitó la Casa Rosada el consejero nacional de seguridad de Putin, Nicolai Patrushev,  y con una visita de empresarios rusos  que estan interesados en inversiones para astilleros, ferrocarriles y agroalimentos de la Argentina.

Luego de su visita a Rusia, el presidente Macri partirá a Suiza para estar presente en el Foro Económico de Davos, entre el 23 y el 26 de enero. El jefe de Estado argentino estuvo en su primer año de mandato en Davos pero el año pasado se había ausentado. Ahora retomará la agenda internacional con la intención bien clara de atraer inversores. A esta cumbre de empresarios y jefes de Estado  viajarán junto con Macri el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, el canciller Jorge Faurie, Horacio Reyser que es secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería y Fulvio Pompeo, secretario Asuntos Estratégicos Internacionales.

"Tenemos mucho para mostrarle al mundo y esperamos que haya inversores interesados en ver la nueva Argentina que empieza a levantar vuelo y a exponer logros claros en materia económica", dijo a Infobae un funcionario del gobierno que prepara este viaje de Macri a la vidriera del mundo financiero internacional.

En el gobierno sostienen que los tres viajes de Macri, el de Brasil, Rusia y Suiza tienen un "alto impacto" internacional y forman parte de la agenda diplomática que busca retomar el presidente luego de las elecciones de octubre.

Por el momento, se canceló una eventual visita de Macri a París y tampoco viajará a Estrasburgo para estar en el Parlamento Europeo. En rigor, esta última visita había sido pensada si se cerraba el acuerdo UE-Mercosur.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...