jueves, 28 de abril de 2011

Enarsa negocia comprar sin licitación gas por US$ 4.000 millones anuales

Por Marcelo Canton - Diario Clarín
Son cinco millones de toneladas por año de GNL, que vendrían de Qatar.
Enarsa negocia de manera directa con Qatar, sin licitación , la compra de 5 millones de toneladas de gas licuado por año. Ese volumen resolvería gran parte de la necesidad futura de energía del país, pero a la vez comprometería pagos por unos US$ 4.000 millones anuales por las próximas dos décadas.

La negociación arrancó con el viaje de la presidenta Cristina Kirchner a Qatar, en enero pasado. Allí se firmó un acuerdo entre Enarsa y Qatar Gas para la venta de gas licuado. Los qataríes tenían en ese momento gran interés en colocar su producción: Estados Unidos, con el descubrimiento de gas no convencional, estaba dejando de ser un cliente de peso. Las conversaciones avanzaron de a poco, pero ahora se aceleran, y con presión de Qatar, que quiere cerrar ya el contrato.

La semana próxima llegará una delegación qatarí . Hace dos semanas estuvo allá un grupo de técnicos argentinos. Los árabes alegan que ahora cambió la situación: con la crisis nuclear post tsunami, Japón pasó a requerir 14 millones de toneladas anuales, más que los despachos sumados de Nigeria, Trinidad y Perú, tres de los mayores productores del mundo. Así, cuando en el verano se hablaba de un precio del gas qatarí de entre 7 y 11 dólares por millón de BTU, ahora se pasó a discutir un valor ligado al precio del petróleo.
Lo que plantea Qatar Gas es un valor que represente un ahorro de alrededor del 20% respecto a lo que costaría generar la misma cantidad de energía eléctrica con fuel oil o gasoil”, dicen quienes están más al tanto de la operación. En números: unos 4.000 millones de dólares anuales, contra los 5 o 5,5 mil millones que costaría el combustible líquido. “El país se ahorraría US$ 1.000 millones anuales ”, dicen las mismas fuentes.

Los negociadores han hecho contacto con el Grupo de los 8, ex secretarios de Energía que hoy representan el conjunto más compacto de técnicos con peso político. De allí surgió el planteo de que un contrato tan voluminoso, y que sería por 20 años, comprometiendo a los próximos 5 presidentes, debería tener más transparencia, y ser licitado . “Pero los qataríes se niegan a ir a una licitación, ellos dicen que hacen negociaciones directas, y hoy son nuestra opción más barata ”, retrucaron los negociadores argentinos.

“Que será necesario importar gas es claro –dice el ex secretario de Energía, Daniel Montamat, uno de los 8–. En 2010 se compraron 22 barcos y éste serán 50. Pero con estos volúmenes de que estamos hablando habrá que pensar qué pasará con nuestro superávit comercial , porque el rojo del déficit energético no para de crecer”. El acuerdo con Qatar representaría hoy el 18% de la demanda actual de gas del país . “Con la economía creciendo al ritmo actual, eso es lo que crecerá la demanda en un año”, dicen los negociadores.

Para ingresar estos volúmenes de gas licuado al país (más del doble del que hoy entra por Bahía Blanca, por caso), se construiría un puerto específico en el Golfo San Matías, en Río Negro, y un gasoducto de 210 kilómetros hasta una red troncal de gas, el Neuba. Esas instalaciones tendrían un costo de US$ 800 millones , que pagaría la trader que está atrás de esta negociación, la multinacional SBM offshore, aquí asociada con la local Upstream. YPF y el grupo Cirigliano, sin embargo, quieren quedarse con alguna porción de este negocio.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...