martes, 22 de mayo de 2012

TBA: a tres meses de la tragedia en Once, el Gobierno evalúa rescindir el contrato


Por SEBASTIÁN IÑURRIETA - Cronista.com
Fuentes oficiales aseguran que se vuelve a analizar la quita del Sarmiento a los Cirigliano, después de las denuncias por falta de control estatal a la empresa

A tres meses de la tragedia de Once, que dejó 51 muertos y más de 700 heridos, el Gobierno aún analiza el andamiaje jurídico para poder rescindir el contrato de Trenes de Buenos Aires (TBA) en los ramales Sarmiento y Mitre. Si bien es una amenaza que resuena en despachos oficiales desde que la formación 3772 embistió con la barrera de contención de la terminal el pasado 22 de febrero; ahora la Casa Rosada estaría cerca de cumplirla. Con la prorrogada intervención estatal a la empresa, que iba a durar 15 días, y mientras avanza la causa en la Justicia, la última palabra en el eventual anuncio la tiene la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

"Se está trabajando en los resortes que posibiliten dar de baja el contrato", admitió ayer una alta fuente gubernamental sobre el futuro de la concesión que la familia Cirigliano ostenta desde 1994 y que supo tener una fluida relación con el kirchnerismo. Y sin querer ahondar en qué plan estaría más avanzado, lanzó una pista: "El foco está puesto en los cumplimientos e incumplimientos de la empresa para justificar las penalidades". En esa búsqueda estaría abocado el interventor Raúl Baridó. En su informes de gestión, distribuidos dentro del Gobierno, quedan implícitas las supuestas falencias del servicio que brindaba TBA, que a su vez el propio Estado debía controlar. En ese sentido, en la Rosada pretenden que la cancelación no derive en un reclamo de indemnización.

Desde la intervención prefirieron la cautela y reiteraron la frase que lanzó a principios de mes el ministro de Planificación Julio De Vido: "Se está estudiando el resultado del contrato". De esta manera, sembraron apenas sospechas sobre el posible punto final al contrato de TBA.

Más allá del futuro de la concesión, la duda es qué haría el Estado después. Dentro del Gobierno, algunas voces reclaman que ambos ramales vuelvan a manos del Estado. Como fundamento enaltecen la gestión estatal de Baridó, una intervención no exenta de reprimendas de la oposición por "no haber solucionado nada".

A días de cumplirse también los tres meses de la intervención, un informe oficial intenta resaltar las tareas realizadas en este tiempo:

- Se ha logrado estabilizar la oferta de transporte en las bandas horarias pico y se llegó a 19 formaciones en circulación en estos horarios (lo que significaría un incremento del 20% con respecto a los servicios de TBA)

- Se entregaron a los trabajadores del Depósito Castelar 120 cajas de herramientas. También se dotó a todo el personal del taller de cascos de seguridad.

- Se han iniciado las pruebas técnicas de un radar de aproximación para ser utilizado en estaciones terminales de las líneas Sarmiento y Mitre, sobre la base de un láser que generará una señal sonora en la cabina de conducción en caso de excesos de velocidad en la entrada a la estación.

- Mejora de estaciones Ramos Mejía y Ciudadela. El plan prevé continuar con las demás.

- Se colocaron 3200 metros de alambrado romboidal entre Ciudadela e Ituzaingó.

- Además, en el texto se adelanta la inauguración de la sexta formación con 8 coches (4 con doble piso) para el Sarmiento y el arribo de 15 coches holandeses adquiridos por TBA. Y el rea condicionamiento de dos formaciones Toshiba de 8 coches cada una.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...