viernes, 25 de noviembre de 2016

Cómo es el imperio de estancias de Lázaro Báez, que está allanando la Justicia

Por Lucía Salinas - Clarin.com
En los allanamientos ordenados por el juez Sebastián Casanello se encontraron con campos abandonados, cascos destruidos y tierras improductivas.
Una de las estancias más importantes de Báez y que más descuidada se observa. Foto Maxil Failla.
Una de las estancias más importantes de Báez y que más descuidada se observa. Foto Maxil Failla.

Más de 600.000 hectáreas distribuidas por la gran extensión del suelo santacruceño, integran el imperio de propiedades de Lázaro Báez cuyo valor la Justicia busca determinar. Hasta ayer se tasaron 12 de las nuevas 14 estancias que le detectaron al empresario K y que elevarán aún más su patrimonio que ya es de $2.250 millones ( U$S 156 millones).

Las estancias de Lázaro Báez fueron emblemáticas: algunas fueron denunciadas por tener bóvedas, otras contaban con lujosos cascos y otro grupo -cerca del Río Santa Cruz- fue denunciado por lavado de dinero. Después de quedar detenido, sus campos quedaron despojadas de sus complejos sistemas de seguridad y el deterioro es notorio. Otras se encuentran en una zona con potencial minero.

​Un grupo de unas veinte personas se ocupa de cuidar hoy los campos. En la ruta a El Calafate se observan cada tanto, unos pocos cuidadores recorriendo las estancias. Báez mantiene jardineros y serenos a los que les paga $ 9.000 por mes. En algunos casos, se adeudan salarios hace cinco meses como muestra de un imperio en decadencia. La Justicia se encontró en los allanamientos ordenados por el juez Sebastián Casanello, con campos abandonados, cascos destruidos y tierras improductivas.


Vista de estancia Cruz Aike propiedad en El Calafate. Foto. Maxi FaillaVista de estancia Cruz Aike propiedad en El Calafate. Foto. Maxi Failla.
En la provincia que gobernó Néstor Kirchner, Báez compró 41 estancias: más de 600.000 hectáreas. Los campos son diversos en sus instalaciones y extensión. El Tribunal de Tasanción de la Nación sólo a once campos le otorgó un valor de $ 300 millones. El número se modificará en función de los nuevos allanamientos sobre 14 estancias que no había sido declaradas por el empresario preso, ordenados en el marco de la causa de la Ruta del Dinero K.

En la zona sur, Báez conserva la mayor cantidad del ganado: más de 40 mil ovinos y 700 vientres vacunos. Después cuenta con las crías que es lo que se destina a comercializar Austral Agro, firma responsable de administrar los campos.  El escenario más desolador se observa en el norte santacruceño: Grandes campos con cascos arruinados, sin cuidadores, sin hacienda, superficies áridas y sin mantenimiento. Esto se observó al recorrer estos días las estancias La Fe, La Molle y Cerro del Paso.


Una de las estancias de Báez en la zona sur de la Provincia. Foto Maxi Failla.Una de las estancias de Báez en la zona sur de la Provincia. Foto Maxi Failla.
Fuentes judiciales señalaron a Clarín que se encontraron con “casas abandonadas y muy precarias, terrenos sin un solo animal y lugares totalmente abandonados”.
En este punto el trabajo más relevante no es comparar con otras estancias lujosas que en la zona sur tiene Lázaro Báez, como Alquinta, valuada en $ 101.944.000, o un conjunto de tres campos que tienen un valor de $ 43.995.000, o La Entrerriana por $ 27.471.00.

La prioridad es determinar el dinero volcado en la adquisición de miles de hectáreas. “Son estancias inmensas, lo que valen es por la extensión”, indicó una fuente de la causa a Clarín. La Justicia sospecha que los campos fueron adquiridos a través de una maniobra de lavado de dinero.

Entre los campos allanados para su tasación, se ingresó a Coronel Guarumba en cercanías a la Ruta 40 y la intersección con el camino provincial N° 7. Esta estancia tiene varias tranqueras separadas por más de 22 kilómetros, hasta llegar a su casco principal. Su cuidador Raúl Vargas confirmó que trabajaba para el empresario K y contó que le proveen víveres una vez a la semana. El lugar cuenta con dos administradores que con frecuencia llegan al lugar "a preguntar por las novedades", detalló Vargas.

Por la zona de Bajo Caracoles, recorriendo un extenso camino de ripio los efectivos federales se encontraron un conjunto de estancias que administra Austral Agro, empresa dirigida por Leandro Báez (el menor de los hijos del empresario). Esta zona según los lugareños, tiene un importante potencial minero y sospechan de una compra de las tierras vinculada a dicha actividad.

Aníbal Cofre es el encargado de gran parte de estos campos: La Irenita, Los Gurises, Río Olnie, Manantial Alto y Laguna del Asador. Allí se encontró muy poca hacienda. “Todas tienen superficies de 20.000 hectáreas y se tratan de campos poco aptos para la cría del ganado, porque están en muy mal estado”, señalaron a Clarín quienes recorrieron estas estancias.

En contraposición con este desolador panorama, en El Manantial -otro campo allanado esta semana-, se realiza cría de ganado ovino para el consumo y esquila de ganado. Y es uno de los pocos ingresos que tiene hoy la familia Báez, que se vio favorecida durante doce años por la compra compulsiva de inmuebles que realizó el dueño de Austral Construcciones.


Estancia La Julia conectada a Cruz Aike. Foto Maxi Failla.Estancia La Julia conectada a Cruz Aike. Foto Maxi Failla.
Ayer se concluyó el trabajo sobre doce estancias, la mayoría de los cuales se encuentran escriturados a nombre de Austral Agro, Austral Construcciones y en algunos campos figuran los hijos del empresario K, preso hace siete meses.

Uno de los lugares recorridos fue la estancia La Nueva Argentina de 15.500 hectáreas, si bien los peones que la cuidan negaron que pertenezca a Báez, la Matrícula 33883-I indica que el titular registral es Martín Báez (doblemente procesado por lavado de activos). La compra realizada por $ 8.245.024 se hizo con dinero de Austral Agro ante el escribano Leandro Albornoz.

Hoy quedan dos estancias en la zona de El Chaltén, “Los Médanos” y “El Rincón” que serán recorridas para su tasación.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...